Inflación en México alcanza tasa anual de 8,7 por ciento; la más alta desde el 2000

·2  min de lectura

La crisis sanitaria generada por el covid-19 provocó que, la mayoría de los países alrededor del mundo, sufrieran graves afectaciones en su economía. México no fue la excepción, pues su inflación registró un incremento notable. En 2018, la tasa era de 4,9 por ciento; descendió a 3,6 por ciento en 2019; y bajó aún más en 2020, cuando se registró en 3,4 por ciento. Sin embargo, en 2021, este indicador subió a 5,7 por ciento.

El PIB (Producto Interno Bruto) de México se situó en los 1,22 billones de dólares; en 2019, creció a 1,27 billones, de acuerdo con datos del Banco Mundial; pero fue hasta el 2020 con el inicio de la pandemia, que este indicador descendió hasta los 1,09 billones de dólares. En 2021, el PIB se posicionó en los 1,29 billones de dólares, según cifras del Gobierno.

En días recientes, el INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor) aumentó 0,70 por ciento en el mes de julio, lo que provocó un alza no registrada desde el 2000, año de la alternancia política entre el PRI (Partido Revolucionario Institucional) y el PAN (Partido Acción Nacional), según informó el Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

Los productos y servicios que sufrieron un aumento considerable en sus precios y que tuvieron una mayor incidencia en la inflación fueron las tortillas de maíz; cebolla, papa y otros tubérculos; refrescos envasados; así como el pan dulce, la naranja y otros alimentos preparados. Respecto a los servicios, las loncherías, taquerías y restaurantes incrementaron sus costos de operación.

Algunos productos y servicios como el aguacate, el pollo, huevo, plátano, chayote, gas doméstico e, inclusive, transporte aéreos y paquetes turísticos, fueron algunos de los que tuvieron los precios más bajos en México.

Cabe mencionar que, a cuatro años de distancia del triunfo electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), los indicadores económicos distan de ser los resultados que prometió durante su campaña a la Presidencia.

Otro de ellos es el desempleo, ya que la tasa se ha mantenido relativamente estable pero con tendencia al alza. Al inicio de la administración de AMLO, esta registró un nivel de 3,3 por ciento; en 2019, esta incrementó a 3,5 por ciento; y fue hasta el 2020, cuando esta alcanzó uno de sus picos más altos, con 4,4 por ciento. Se mantuvo en el 2021 con ese mismo nivel, a pesar de la recuperación económica ocasionada por la pandemia.