La inflación empuja a los británicos a los bancos de alimentos

·1  min de lectura

Bajo un cielo nublado por la mañana en Bradford, en el norte de Inglaterra, un flujo constante de personas se dirige al banco de alimentos, impulsados por la peor crisis de costo de vida en décadas que ha hecho temer un invierno devastador.

El banco de alimentos de esta antigua ciudad industrial de 500.000 habitantes tiene el doble de beneficiarios que antes de la pandemia. "Desde que soy voluntario, las cifras no paran de multiplicarse", señaló Karl Carroll, de 33 años, quien fue beneficiario en 2019 antes de ofrecerse a ayudar. "Me quedan apenas 40 libras (50,5 dólares) después de pagar todo", dijo a AFP. Simon Jackson, un desempleado de 43 años que recibe un subsidio de salud desde febrero dijo: "es difícil este momento".

Después de pagar las facturas, no le queda mucho de las 900 libras en ayuda alimentaria mensual. El aumento en los precios solo empeora las cosas. "Lugares como este (banco de alimentos) le salvan a uno la vida" y "realmente ayudan a tomar decisiones, a veces entre la calefacción y la comida", agregó.

- Sobrevivir -

Según la organización benéfica Trussell Trust, sus más de 1.400 centros afiliados han distribuido 2,1 millones de paquetes el último año, 830.000 de ellos para niños, 14% más que antes de la pandemia. En el centro de Bradford, las distribuciones se realizan tres veces por semana y se limitan a tres paquetes cada seis meses para satisfacer la demanda. Hay productos básicos como cereales, sopas, conservas, pasta, verduras, galletas, azúcar, té y café.

- "Cobertura adicional" -


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.