¿Por qué la inflación de EE.UU. es tan alta y cuándo podría disminuir?

·8  min de lectura
¿Por qué la inflación de EE.UU. es tan alta y cuándo podría disminuir? (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)
¿Por qué la inflación de EE.UU. es tan alta y cuándo podría disminuir? (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.)

El implacable aumento de la inflación no se limitó a mantenerse en junio. Se aceleró.

Durante los 12 meses previos a junio, el índice de precios al consumidor del gobierno se disparó un 9,1 por ciento, el cambio anual más rápido desde 1981.

Y eso no fue nada comparado con lo que pasó con los precios de la energía: impulsados por la gran demanda y por la invasión de Rusia a Ucrania, los costos de la energía se dispararon casi un 42 por ciento en los últimos 12 meses, el mayor cambio desde 1980.

Incluso si se descartan los precios de los alimentos y la energía, que son notoriamente volátiles y han provocado gran parte del aumento de los precios, la llamada inflación subyacente se disparó un 5,9 por ciento durante el año pasado.

Los consumidores han notado esta carga en sus gastos cotidianos. La gasolina sin plomo ha subido un 61 por ciento en el último año. Trajes, chamarras y abrigos de caballero, un 25 por ciento; boletos de de avión, un 34 por ciento; huevos, un 33 por ciento; las salchichas para el desayuno, un 14 por ciento.

Bajo la presidencia de Jerome Powell, la Reserva Federal nunca previó una inflación tan severa o persistente. Sin embargo, después de haber sido una mera idea tardía durante décadas, la alta inflación se reafirmó con una velocidad feroz, ya que la escasez de mano de obra y suministros se enfrentó a un aumento propulsivo de la demanda de bienes y servicios en toda la economía.

En febrero de 2021, el índice de precios al consumo se situaba apenas un 1,7 por ciento por encima del nivel de un año atrás. A partir de ahí, se aceleró, superando el 2 por ciento en marzo, el 4 por ciento en abril y el 5 por ciento en mayo. En diciembre, los precios de consumo superaron la barrera del 7 por ciento anual. Y así sucesivamente: 7,5 por ciento en enero, 7,9 por ciento en febrero. Y los aumentos han superado el 8 por ciento todos los meses desde marzo.

Estados Unidos ha soportado antes una inflación peor, pero no en las últimas décadas. El pico de inflación posterior a la Segunda Guerra Mundial alcanzó casi el 20 por ciento en 1947, como resultado del levantamiento de las restricciones de precios en tiempos de guerra, la escasez de suministros y la demanda contenida de los consumidores. La inflación de los años 70 y principios de los 80 alcanzó un máximo del 14,8 por ciento en marzo de 1980, antes de que la Reserva Federal exorcizara los altos precios con agresivas subidas de tipos que provocaron brutales recesiones consecutivas en 1980 y 1981-1982.

Durante meses, Powell y algunos otros caracterizaron la alta inflación como un mero fenómeno “transitorio” mientras la economía se recuperaba de la recesión pandémica más rápido de lo que nadie había previsto. Ya no. Ahora, la mayoría de los economistas esperan que la inflación siga siendo dolorosamente elevada mucho después de este año, con una demanda que supera la oferta en numerosas áreas de la economía.

Así que la Reserva Federal ha cambiado radicalmente de rumbo imponiendo una sucesión de grandes subidas de tipos. El banco central está haciendo una apuesta de alto riesgo de que puede desacelerar la economía lo suficiente como para frenar la inflación sin debilitarla tanto como para provocar una recesión.

La economía en general parece saludable por ahora, con un mercado laboral sólido y un desempleo extremadamente bajo. Pero muchos economistas advierten que el endurecimiento constante del crédito por parte de la Reserva Federal probablemente provocará una recesión.

____

¿QUÉ PROVOCÓ EL ALZA EN LA INFLACIÓN?

Buenas noticias, en su mayoría. Cuando la pandemia paralizó la economía en la primavera de 2020 y se iniciaron los confinamientos, las empresas cerraron o redujeron sus horarios y los consumidores se quedaron en casa por precaución sanitaria, los empresarios recortaron la impresionante cifra de 22 millones de puestos de trabajo. La producción económica se desplomó a una tasa anual récord del 31 por ciento en el trimestre abril-junio de 2020.

Todo el mundo se preparó para más miseria. Las empresas recortaron la inversión y pospusieron la reposición de existencias. Se produjo una grave recesión.

Pero en lugar de hundirse en una recesión prolongada, la economía protagonizó una recuperación inesperada, alimentada por grandes inyecciones de ayuda gubernamental y la intervención de emergencia de la Reserva Federal, que redujo los tipos, entre otras cosas. En la primavera del año pasado, la aplicación de las vacunas había animado a los consumidores a volver a los restaurantes, bares, tiendas, aeropuertos y lugares de ocio.

De repente, las empresas tuvieron que esforzarse para satisfacer la demanda. No podían contratar con la suficiente rapidez para cubrir las vacantes ni comprar suficientes suministros para satisfacer los pedidos de los clientes. A medida que el negocio se recuperaba, los puertos y los almacenes de carga no podían manejar el tráfico. Las cadenas de suministro globales se paralizaron.

Al aumentar la demanda y disminuir los suministros, los costos se dispararon. Y las empresas se dieron cuenta de que podían trasladar esos costos más elevados en forma de precios más altos para los consumidores, muchos de los cuales habían conseguido acumular ahorros durante la pandemia.

Los críticos culparon, en parte, al paquete de ayuda contra el coronavirus del presidente Joe Biden, de US$1.900 millones, con sus cheques de US$1.400 para la mayoría de los hogares, por sobrecalentar una economía que ya estaba arrancando de nuevo por sí misma. Muchos otros atribuyeron una mayor culpa a la escasez de suministros. Y algunos argumentaron que la Reserva Federal mantuvo los tipos de interés cerca de cero durante demasiado tiempo, con lo que posibilitó el gasto desbocado y los precios inflados de las acciones, las viviendas y otros activos.

____

¿LA ALTA INFLACIÓN AFECTA SOLO A ESTADOS UNIDOS?

Ni por asomo. Los precios están subiendo en casi todo el mundo, en parte como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania, que ha elevado los precios de la energía y los alimentos, y en parte por los cuellos de botella en la cadena de suministro que han hecho subir los precios en Estados Unidos.

Eurostat, el servicio estadístico de la Unión Europea, dice que espera que la inflación anual se sitúe en el 8,6 por ciento el mes pasado con respecto al año anterior en los 19 países que comparten la moneda del euro, y que aumente con respecto a un incremento anual del 8,1 por ciento en mayo.

El Fondo Monetario Internacional ha pronosticado que los precios al consumo en las economías avanzadas del mundo se dispararán un 5,7 por ciento este año, la mayor cifra desde 1984. El FMI prevé una inflación del 8,7 por ciento en los países más pobres de los mercados emergentes y en desarrollo, la tasa más alta desde 2008.

____

¿CUÁNTO TIEMPO VA A DURAR?

Nadie lo sabe con seguridad. La elevada inflación de los precios al consumo podría perdurar mientras las empresas se esfuercen por satisfacer la demanda de bienes y servicios de los consumidores. La recuperación del mercado laboral (los empresarios crearon un récord de 6,7 millones de puestos de trabajo el año pasado y una saludable media de 457.000 al mes en lo que va de año) significa que los estadounidenses en su conjunto pueden permitirse seguir gastando.

La Reserva Federal prevé que la inflación se mantenga por encima de su objetivo del 2 por ciento anual hasta 2024. Pero el alivio de los precios más altos podría estar llegando. Los precios del petróleo han caído por el temor a una recesión económica. Las cadenas de suministro atascadas están mostrando algunos signos de mejora, al menos en sectores como el del transporte. Los precios de las materias primas han empezado a bajar. Los aumentos salariales se han ralentizado. Y las encuestas muestran que las expectativas de los estadounidenses sobre la inflación a largo plazo han disminuido, una tendencia que suele apuntar a un aumento más moderado de los precios con el tiempo.

Además, el giro de la Reserva Federal hacia una política agresivamente antiinflacionaria podría acabar reduciendo la demanda de los consumidores. La propia inflación está erosionando el poder adquisitivo y podría obligar a algunos consumidores a reducir el gasto.

Al mismo tiempo, las nuevas variantes del covid-19 podrían empañar el panorama, ya sea provocando brotes que obliguen a cerrar fábricas y puertos y perturben aún más las cadenas de suministro o manteniendo a más personas en casa y reduciendo la demanda de bienes.

___

¿CÓMO AFECTAN LOS PRECIOS MÁS ALTOS A LOS CONSUMIDORES?

La solidez del mercado de trabajo está impulsando los salarios de los trabajadores, aunque no lo suficiente como para compensar la subida de los precios. Según el Departamento de Trabajo, tras contabilizar el aumento de los precios al consumo, los ingresos por hora de los empleados del sector privado cayeron un 3,6 por ciento el mes pasado respecto al año anterior, lo que supone la decimoquinta caída consecutiva.

Hay excepciones: después de la inflación, los salarios aumentaron más del 4 por ciento para los trabajadores de la hotelería y el 3 por ciento para los que trabajan en bares.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.