Una inflación anual del 2% enciende las luces rojas en la Unión Europea

·4  min de lectura
Supermercado en Niza, Francia
ERIC GAILLARD

PARÍS.- El Banco Central Europeo (BCN) se declaró dispuesto a hacer lo necesario para calmar los mercados, nerviosos por el aumento de la inflación en la zona euro, que registró su nivel más alto en casi tres años: 2% anual, el tope fijado por la institución.

Las luces rojas se encendieron este martes no solo por las cifras de la inflación anual de la zona euro, publicada por Eurostat, la oficina de estadísticas europea, sino porque, al mismo tiempo, su homóloga alemana anunció un alza anual de 2,5% (provisoria) del índice de precios al consumidor. Y eso, después de una progresión de 1,3% en febrero, 1,7% en marzo y 2% en abril.

El barco más grande de la armada iraní se hundió bajo circunstancias poco claras

Ese aumento aleja a Alemania -la principal economía del bloque- del objetivo fijado por el BCE, es decir, una tasa inferior a 2%. Según el informe del Bundesbank publicado el 21 de mayo, “la progresión de precios debería acelerarse hacia fin de año y la inflación alcanzar temporariamente el 4%”.

Como en los meses precedentes, fueron los precios de la energía quienes impulsaron el indicador alemán, con un salto de 10%, tanto de los carburantes como de la energía doméstica. Los alimentos, por su parte, registraron una moderada alza de +1,5%.

En el resto de Europa, España fue el país de la zona euro que vio confirmarse su curva inflacionaria, que progresó 2,4%. Es el tercer mes consecutivo que ese país registra un aumento del índice de los precios al consumidor, después de un año de presión deflacionaria.

Cómo es el nuevo pase sanitario que permitirá viajar por 27 países europeos

Estos primeros resultados publicados en mayo confirman la tendencia observada por Eurostat el mes pasado. El organismo anunciaba entonces, para los 19 países de la eurozona, una progresión anual del índice de los precios al consumo de 1,6% (contra 0,3% en abril de 2020). Con +1,6%, Francia se inscribe en el promedio de los países de la zona.

Para recordar: la Comisión Europea prevé una inflación en zona euro de 1,7% en 2021 y de 1,3% en 2022. Para el conjunto de los 27 países de la Unión Europea (UE), esa inflación alcanzaría el 2%, contra el 0,7% un año antes.

Fuera de los países del bloque, Gran Bretaña, sexta potencia mundial, también debe enfrentar un aumento de la inflación: 1,5% anual, el nivel más alto desde marzo de 2020. Esa progresión responde a la explosión de los precios del sector inmobiliario residencial (+10%).

En Estados Unidos, donde varios economistas temen que la inflación sea “exportada” hacia Europa en particular debido al incremento del precio de las materias primas, las cifras también alcanzan récords. La inflación creció 4,2% en relación a abril de 2020, contra 2,6% en marzo, según el índice del consumo CPI, publicado el 12 de mayo por el departamento de Trabajo.

Pero la mayoría de los especialistas descartan el peligro: “El aumento de la inflación en Estados Unidos y en menor escala en Europa es muy probablemente transitoria y no durará. Por esa razón no debería dar origen a un alza visible de las tasas de interés”, analiza el jefe economista del banco francés Natixis, Patrick Artus.

Los responsables del Banco Central Europeo tampoco parecen alarmarse con esa tendencia inflacionaria y no han dado signos de querer ajustar la actual -y flexible- política monetaria de la institución. Fabio Panetta, miembro del directorio del BCE, sostuvo recientemente en una entrevista que la progresión de los precios al consumidor es “temporaria”. El lunes, Ignazio Visco, miembro del consejo de gobernadores del banco, anunció que la institución responderá a toda alza brutal de las tasas de interés que no sea justificada por las condiciones económicas.

Algunos economistas señalan, sin embargo, la fragilidad de la coyuntura económica, como lo demuestran las cifras del desempleo, que retrocede muy lentamente en Europa después de haber progresado en forma robusta durante un año de pandemia.

La tasa de desempleo en la zona euro se redujo levemente en abril, alcanzando el 8% de la población activa, tras el 8,1% en marzo. Pero sigue en alza de 0,7% sobre un año, según Eurostat. Para el conjunto de los 27 países de la UE, la tasa de paro llegó al 7,3% en abril (sin cambios en relación a marzo). Incluso el desempleo de los jóvenes de menos de 25 años permaneció estable en abril (17,2%), mientras el año pasado alcanzaba el 16,4%. Eurostat estima que 15,38 millones de personas carecían de trabajo en abril en la UE, cuya población activa asciende a 214.243 personas, sobre un total de 447,7 millones.

Si la tendencia a la inflación en Europa continúa su progresión, la reunión sobre política monetaria de la BCE, prevista para el 10 de junio, será propicia para que los gobernadores tomen decisiones. Muy probablemente la institución basada en Fráncfort continúe comprando deuda en los mercados en el tercer trimestre del año, como lo hace desde marzo para frenar un indeseado aumento de las tasas obligatarias. Pero ahora a un ritmo “mucho mayor”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.