Infecciones y muertes tras la vacuna de COVID son raras, muestra estudio británico

Kate Kelland
·2  min de lectura
Un trabajador médico prepara una dosis de la vacuna "Comirnaty" Pfizer-BioNTech COVID-19 dentro del palacio de exposiciones transformado en centro de vacunación en Niza

Por Kate Kelland

LONDRES, 30 abr (Reuters) - Un número muy pequeño de pacientes de COVID-19, en su mayoría de edad avanzada o salud frágil, están siendo hospitalizadas y mueren incluso tras recibir una primera dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca, pero esto no significa que las inyecciones no estén funcionando, dijeron investigadores del Reino Unido.

Al presentar el viernes datos de la aplicación de la vacuna en el mundo real sobre un subconjunto de pacientes hospitalizados con COVID-19 en Reino Unido, los investigadores dijeron que los hallazgos mostraban algún nivel de "fallo de la vacuna": casos en los que las personas vacunadas aún se infectan y enferman, pero que esto no fue una sorpresa.

"Ocurre principalmente en el grupo que tiene mayor riesgo de enfermedad grave, que son los ancianos. Estas personas son muy frágiles", dijo Calum Semple, profesor de salud infantil y medicina de brotes de la Universidad de Liverpool, que codirigió la investigación.

"No estamos diciendo que la vacuna no funcione", sostuvo en una conferencia. "De hecho, es una buena prueba de que funciona en el mundo real. Pero también muestra que la vacuna no es perfecta".

Los datos, publicados en un avance el viernes sin haber sido revisados por pares, mostraron que de algo más de 52.000 pacientes hospitalizados con COVID-19 en el estudio, 526 habían sido vacunados con una primera dosis de AstraZeneca o Pfizer al menos tres semanas antes. De ellos, 113 murieron.

La gran mayoría de los casos y muertes por COVID-19 posteriores a la vacunación se produjeron entre personas ancianas vulnerables, dijeron los investigadores.

Se ha demostrado en ensayos clínicos que la vacuna para el COVID-19 de AstraZeneca tiene una eficacia del 76% contra la enfermedad grave, mientras que los ensayos de la inyección de Pfizer detectaron una eficacia superior al 90%.

Utilizando primero las vacunas Pfizer y luego también la de AstraZeneca, Reino Unido tiene uno de los lanzamientos de vacunas de COVID-19 más rápidos del mundo, con más de 33,8 millones de primeras dosis administradas hasta ahora y dos inyecciones en una cuarta parte de los adultos.

A principios de este mes, Public Health England dijo que el lanzamiento había evitado más de 10,000 muertes de personas de 60 años o más hasta finales de marzo.

Peter English, especialista en control de enfermedades transmisibles, dijo que los hallazgos publicados el viernes confirmaron "que la vacuna no es 100% efectiva" y están en consonancia con otros datos que muestran el impacto positivo general del programa de vacunación de Reino Unido.

(Información de Kate Kelland, editado en español por Tomás Cobos y Javier Leira)