Inestabilidad se toma Chad tras muerte de presidente y desafío de rebeldes y oposición al ejército

Madjiasra Nako y Mahamat Ramadane
·2  min de lectura
Personas cerca del palacio presidencial después de que el presidente Idriss Deby pereció el lunes en el frente de batalla

Por Madjiasra Nako y Mahamat Ramadane

YAMENA, 21 abr (Reuters) - El hijo del fallecido líder de Chad asumió el miércoles como presidente y comandante de las fuerzas armadas, en un momento en que las fuerzas rebeldes amenazan con marchar sobre la capital, profundizando la agitación en un país vital para los esfuerzos para combatir a los militantes islamistas en África.

La oposición política también denunció la toma de control por parte de los militares, calificando la medida como un golpe de Estado y rechazando su plan de transición. Los sindicatos pidieron a los trabajadores que se declaren en huelga.

Idriss Deby, de 68 años, pereció el lunes en el frente de batalla contra los combatientes del Frente por el Cambio y la Concordia en Chad (FACT, por sus siglas en inglés), con sede en Libia, un grupo rebelde formado por oficiales disidentes del ejército.

Su muerte conmocionó a la nación y generó preocupación entre los aliados occidentales, en particular Francia y Estados Unidos, que contaban con él en su lucha contra grupos islamistas como Estado Islámico y Boko Haram.

Deby llevaba en el poder desde 1990 y acababa de ser declarado ganador de una elección presidencial que le habría dado un sexto mandato. Su hijo, el general Mahamat Idriss Deby, fue nombrado presidente interino por un consejo de transición de oficiales poco después de anunciarse la muerte.

El general Deby, de 37 años, actuó para consolidar su posición el miércoles, y el consejo emitió una nueva carta en lugar de la constitución que le otorga las funciones de presidente y le nombra también jefe de las fuerzas armadas.

El vicepresidente del consejo, Djimadoum Tirayna, había dicho con anterioridad que el ejército quería devolver el poder a un gobierno civil y celebrar elecciones libres y democráticas en 18 meses. El miércoles lo reiteró, afirmando en un comunicado que el ejército "de ninguna manera busca tomar el poder".

No obstante, los rebeldes del FACT rechazaron el plan militar y dijeron que seguirán adelante con su ofensiva. "Chad no es una monarquía. No puede haber una devolución de poder dinástica en nuestro país", indicaron en un comunicado.

(Reporte adicional de Nellie Peyton, Aaron Ross y Edward McAllister en Dakar; escrito por Angus MacSwan; editado en español por Carlos Serrano)