La industria mundial de la carne busca minimizar el papel que juega en la crisis climática, afirma investigación

·7  min de lectura
La industria cárnica mundial está 'tomando prestadas tácticas de la industria tabacalera' para restar importancia a su papel en el impulso de la crisis climática (Getty Images)
La industria cárnica mundial está 'tomando prestadas tácticas de la industria tabacalera' para restar importancia a su papel en el impulso de la crisis climática (Getty Images)

La industria cárnica mundial está "tomando prestadas tácticas de las empresas tabacaleras" para restar importancia a su papel en el impulso de la crisis climática, según ha afirmado una importante investigación.

Las principales empresas cárnicas están copiando trucos que también utilizan las empresas de combustibles fósiles para "confundir y retrasar la regulación" de sus actividades que dañan el planeta, según el medio de investigaciones medioambientales Desmog.

Tales tácticas incluyen rutinariamente minimizar sus propias emisiones de gases de efecto invernadero, atacar la ciencia establecida sobre cómo la ganadería está impulsando la crisis climática y poner en duda los beneficios de las alternativas a la carne a base de plantas, según la investigación.

El gigante brasileño de la carne JBS, una de las 10 empresas y grupos industriales incluidos en la investigación, controla las empresas del Reino Unido que abastecen a muchos de los principales supermercados y establecimientos de comida rápida británicos. Las dos subsidiarias de JBS en el Reino Unido representan el 30 por ciento del mercado británico de pollo y cerdo, según Greenpeace.

“La industria del tabaco no cuestionó la existencia del cáncer de pulmón, pero siguieron negando y desviando el vínculo causal [con el tabaquismo], y eso es lo que estamos viendo con la carne de res y los lácteos”, dijo la Dra. Jennifer Jacquet, profesora asociada de estudios ambientales en Universidad de Nueva York a The Independent.

“La carne de vacuno y los lácteos no niegan que existe el cambio climático, pero están llevando a cabo acciones para tratar de convencernos de que la cadena causal no está ahí”.

La investigación examina las tácticas de "lavado del clima" utilizadas por 10 de las empresas cárnicas más grandes del mundo y sus grupos industriales representativos.

La producción de carne y productos lácteos representa alrededor del 14.5 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, y los principales científicos del mundo dicen que las dietas deben cambiar si el mundo quiere cumplir su objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales.

Leer más:Estudio: Cambio climático causa 37% de muertes por calor

Este mensaje se reiteró en la reciente e histórica Estrategia Nacional de Alimentos de Inglaterra, que pedía que el país redujera su consumo de carne en un 30 por ciento en los próximos 10 años.

Desmog afirmó que cuatro de las empresas cárnicas analizadas no informaron sus emisiones anuales, en comparación con las estimaciones de las ONG de agricultura sostenible.

Estas empresas incluyen la empresa estadounidense Tyson Foods, la empresa de carne de cerdo y bovino Danish Crown, Vion y JBS.

Anna Jones, directora de alimentos y bosques de Greenpeace Reino Unido, compartió con The Independent: “esta importante investigación pone de relieve un enfoque peligroso y sistemático de la industria cárnica para encubrir su papel en la crisis climática y natural”.

“La destrucción ambiental y social de JBS se convirtió en un escándalo global en 2009 después de nuestra propia investigación y, sin embargo, la compañía sigue saliéndose con la suya continuando la deforestación a gran escala y enfrenta pocas o ninguna consecuencia”.

“Pero para poner fin a la crisis climática, proteger los bosques y restaurar la naturaleza, debemos hacer la transición a una dieta más sostenible reduciendo el consumo de carne; la ciencia al respecto es clara. La era de la carne grande ha terminado”.

Jonathan Elmer, portavoz del Green Party, declaró que la investigación debería generar una "acción urgente" del gobierno.

“Esta investigación arroja un foco de bienvenida sobre el impacto ambiental de la industria cárnica y ofrece más evidencia de que ahora debemos ver el fin de la cría intensiva para siempre. Es un agujero negro de desperdicio de alimentos, una gran amenaza para la salud pública y un motor clave de la emergencia climática”, advirtió a The Independent.

"Lo que estamos viendo aquí es similar a los esfuerzos históricos realizados por las industrias del tabaco y los combustibles fósiles para ofuscar la ciencia y socavar un mensaje vital, que en este caso es que la gente necesita comer mucha menos carne".

La ganadería es particularmente contaminante porque el ganado expulsa metano, un potente gas de efecto invernadero. Además, se arrasan grandes áreas de bosque para dejar espacio para el pastoreo del ganado y la alimentación animal. El bosque tropical más grande del mundo, el Amazonas, está particularmente amenazado por la ganadería a gran escala y la producción de alimentos para animales.

Pero el gigante holandés de alimentos Vion, una de las empresas analizadas por Desmog, afirma públicamente que “comer menos carne no contribuirá necesariamente a una mayor sostenibilidad”.

Mientras tanto, dos de los principales grupos de la industria cárnica, la Animal Agriculture Alliance (AAA) con sede en Estados Unidos y la Secretaría Internacional de la Carne (IMS) con sede en Francia, han atacado públicamente las principales investigaciones científicas sobre cómo comer menos carne podría beneficiar al planeta y la salud humana.

Un informe histórico sobre cómo un cambio en la dieta podría impulsar la salud humana y planetaria, dirigido por un destacado nutricionista de la Universidad de Harvard, fue calificado de "elitista", "sesgado" y "no científicamente fundamentado" por el secretario general del IMS y "drástico" por la AAA .

En respuesta a una solicitud de comentarios, un portavoz de Animal Agriculture Alliance le comentó a The Independent que el grupo estaba "orgulloso de nuestro papel en la comunicación de estos principios y abordar los mitos y la información errónea sobre el impacto ambiental de la agricultura animal".

Hsin Huang, secretario general de la IMS, también apoyó sus comentarios. En una extensa declaración, le señaló a The Independent que creía que "los beneficios para la salud de comer carne roja a menudo se ignoran" y que "el sector ganadero es con demasiada frecuencia representada injustamente" como un impulsor de la crisis climática.

Además de restar importancia a sus emisiones y atacar la ciencia, los actores de la industria cárnica también intentan habitualmente presentarse a sí mismos como una solución a la crisis climática, según la investigación.

Por ejemplo, la Junta de Desarrollo de la Agricultura y la Horticultura (AHDB) del Reino Unido, una junta de impuestos que representa a los agricultores británicos, es uno de los muchos grupos que promueven la idea de que el pastoreo de ganado podría ayudar a abordar la crisis climática al estimular el suelo para que absorba más carbono de la atmósfera.

En una presentación sobre “tener conversaciones positivas sobre la carne y los lácteos”, el grupo afirmó que “la gestión del ganado de manera eficaz puede secuestrar toneladas de carbono atmosférico en los suelos”.

Sin embargo, los científicos han cuestionado la idea de que la carne de res alimentada con pasto puede ser una solución climática. Un informe de investigadores de la Universidad de Oxford encontró que las vacas alimentadas con pasto liberan más emisiones de gases de efecto invernadero a través de los eructos y el estiércol de las que pueden compensar aumentando los niveles de carbono del suelo. Esto significa que la carne de res alimentada con pasto sigue siendo un contribuyente neto a la crisis climática.

En respuesta a una solicitud de comentarios, un portavoz de la AHDB declaró que todas sus afirmaciones están respaldadas por "pruebas y datos".

“Hay una serie de informes y estudios que respaldan la afirmación de que 'manejar el ganado de manera efectiva puede secuestrar toneladas de carbono atmosférico en los suelos'”, aseguró el portavoz. "Tenga en cuenta que esto no pretende que se capture más carbono del que se emite".

The Independent se acercó a todas las empresas y grupos industriales mencionados para hacer comentarios.

Un portavoz de JBS afirmó que la compañía reconoce la "importancia de reducir nuestro impacto ambiental para combatir el cambio climático".

"A principios de este año, JBS se convirtió en la primera gran empresa mundial de carne y aves de corral en comprometerse con cero emisiones netas para 2040", expuso el portavoz.

“Para respaldar nuestra ambición neta cero, nos hemos comprometido a reducir las emisiones directas de nuestras operaciones en un 30% para 2030”.

Relacionados

Consumo de carne se vuelve tema caliente en España

Argentina asegura cortes de carne para mercado interno

El hackeo de JBS puede haber venido de Rusia, dice la empresa de carne a la Casa Blanca

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.