Indonesia comienza el reto de vacunar a sus 270 millones de habitantes

Yakarta, 13 ene (EFE).- Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo con alrededor de 270 millones de habitantes, comenzó este miércoles una compleja campaña de vacunación contra la covid-19 con la inoculación al presidente, Joko Widodo, de la primera dosis de la vacuna de la farmacéutica china Sinovac.

El mandatario quiso ser el primero para servir de ejemplo para el resto de la población sobre la confianza depositada en la vacuna, con el nombre de CoronaVac, en un acto retransmitido en directo desde el Palacio Presidencia en Yakarta.

A la inoculación al presidente le continuaron la de algún ministro y otros responsables de las autoridades, como el jefe de la Policía, Idham Azis, y del Ejército, Hadi Tjahjanto, o el director de la Asociación Médica, Daeng M. Faqih, entre otros.

Aunque miembros del Gabinete, como el vicepresidente, Ma'ruf Amin, de 77 años, no serán vacunados con el medicamento de Sinovac hasta que las autoridades recaben más datos sobre la efectividad del fármaco en personas con una edad superior a los 59 años.

Estas primeras vacunaciones marcan el inicio de la primera fase de la campaña que prioriza administrar las dosis en 1.46 millones de trabajadores sanitarios, para más adelante continuar con otros 17,4 millones de trabajadores públicos de entre 18 y 59 años.

En abril, y ya con el fármaco de Pfizer y AstraZeneca, comenzará la vacunación de 21,5 millones de personas mayores, apuntó el martes frente al Parlamento el ministro de Salud, Budi Gunadi.

Las autoridades ya han empezando a distribuir 3 millones de dosis recibidas de la vacuna de Sinovac entre las 34 provincias del archipiélago.

Indonesia, con un vasto territorio conformado por más de 17.000 islas (6.000 de ellas habitadas), afronta importantes retos para alcanzar todos los rincones del país.

El ministro de Salud reconoció que todavía no se podía asegurar la distribución en algunas provincias "porque la capacidad de almacenamiento de la cadena de frío no es suficiente".

Indonesia, el país con el mayor número de musulmanes del mundo, es el primero en autorizar el uso de la vacuna de Sinovac, que según las pruebas clínicas realizadas en el propio país ha mostrado una efectividad del 65,3 por ciento y que se ha sido certificada como halal ( apta para los musulmanes).

El país espera recibir la mayor parte de las vacunas, que serán gratuitas, a lo largo del segundo semestre del año y, según sus planes iniciales, tiene previsto completar la inoculación de dos tercios de su población, 181.5 millones de personas, para marzo de 2022.

Actualmente, Indonesia, el país del Sudeste Asiático más azotado por la covid-19, registra un fuerte aumento en el número de casos diarios confirmados con el virus y ya acumula desde el inicio de la pandemia más de 840.000 pacientes, incluidos unos 24.500 fallecidos.

Además de con la farmacéutica China, Indonesia ha firmado acuerdos de compra con Pfizer y AstraZeneca para adquirir un total de casi 330 millones de vacunas. EFE

sh-nc/raa/jpd

(foto)(vídeo)

(c) Agencia EFE