Indocumentados en Nueva York celebran un ayuno de protesta para exigir ayudas

Agencia EFE

Nueva York, 16 jul (EFE).- Cerca de cien inmigrantes indocumentados, en su mayoría de origen lationamericano, dieron este jueves la cara en Nueva York para participar en un ayuno de protesta para pedir a las autoridades estatales que aprueben un paquete de estímulos para apoyar a los trabajadores sin papeles que se han quedado fuera de las ayudas federales.

"Estoy apoyando a mis compañeros que tienen la necesidad de que se nos dé un estímulo económico como se les dio a las personas que tienen documentos. Que a nosotros también se nos dé y principalmente a nuestros hijos, que nacieron en este país y que fueron injustamente excluidos de cualquier ayuda", asegura a Efe Pedro Peña, un jornalero indocumentado que se ha desplazado hasta la plaza Madison, en el bajo Manhattan, para participar en el ayuno.

Como muchos otros trabajadores y trabajadoras indocumentadas, Peña cuenta las dificultades que ha sufrido estos meses y cómo ha sobrevivido gracias a la caridad de organizaciones y parroquias que han distribuido comidas, que a veces no llegaban para todos, como relatan varios de los presentes.

ORGANIZADO POR ACTIVISTAS Y POLÍTICOS

Fueron convocados por varios políticos locales como la senadora estatal Jessica Ramos, o la asambleísta Maritza Dávila y por una decena de organizaciones activistas como Make The Road, Judíos por la Justicia Racial y Económica o Comunidades por el Cambio.

En círculos que se hacen y se deshacen en distintos puntos de la plaza como las ondas que hacen las piedras al romper la superficie de un lago, muchos de los presentes comparten sus angustias y sus esperanzas.

"Somos la base de la economía del país, hacemos el trabajo que nadie quiere hacer y cuando necesitamos ayuda todos miran para otro lado", asegura una de las participantes en uno de esos corros en los que uno tras otro y mayoritariamente en español se comparten miserias y motivaciones.

Entre varios puestos de estampados de camisetas con el lema "Financien a los trabajadores excluidos", una zona de juegos para los niños o un espacio para recibir ayuda psicológica, el español se convierte en la única lengua de comunicación y en español todos gritan en coro frases como "Esenciales excluidos" o "No somos uno, no somos cien, somos millones, cuéntanos bien".

"Vivo con cuatro hijas y hemos vivido de la caridad de las organizaciones que ofrecen comida, pero a veces hay que hacer una fila de mucha gente y llega el número y ya no hay comida, por eso estamos aquí, para decirle al (gobernador de Nueva York Andrew) Cuomo y a las autoridades y quienes tienen mucho dinero que nos tomen en cuenta como inmigrantes y como parte de la ciudad", dice a Efe Sonia Pérez, una vendedora ambulante que se quedó sin trabajo con la llegada de la pandemia.

Pérez, que se enorgullece de vender "desayunos mexicanos" ha acudido con dos de sus hijas que le han ayudado a preparar bebidas y 300 tamales para ofrecer a los participantes como última comida antes de comenzar el ayuno, que se prolongará toda la noche.

UN IMPUESTO PARA LOS MULTIMILLONARIOS

La protesta, que se celebra cerca de la residencia que el máximo ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, posee en la Quinta Avenida de Manhattan, también pide la aprobación de una ley a nivel estatal para aumentar los impuestos de las 118 personas más ricas de Nueva York.

"Mientras millones de neoyorquinos han perdido su trabajo durante el coronavirus, se estima que los 118 multimillonarios de Nueva York aumentaron su riqueza neta en unos 45.000 millones de dólares hasta alcanzar la cifra récord de 566.000 millones entre marzo y mayo", asegura un comunicado de los organizadores.

En un vídeo publicado con motivo de la protesta, la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez aseguró que piden a "Cuomo que grave con impuestos a quienes se están beneficiando de esta pandemia, para apoyar a las familias trabajadoras que se están enfrentando a inseguridad para mantener su vivienda y para conseguir comida".

Ante los manifestantes en la plaza Madison, junto al emblemático edificio Flatiron, la asambleísta estatal Davila aseguró que el trabajo que hacen los inmigrantes indocumentados "no todo el mundo quiere hacerlo" e insistió en que este colectivo ha contribuido a la economía de la ciudad con 1.400 millones de dólares y que es hora de que se les ayude con el dinero que han aportado con su trabajo.

Jessica Ramos, de origen colombiano, es una de las legisladoras responsables de impulsar las dos leyes que los participantes en el ayuno respaldan: la ley de impuestos a los multimillonarios y el fondo de rescate a los trabajadores, que aspira a recaudar 5.500 millones para los "trabajadores excluidos".

"Millones de neoyorquinos están sufriendo durante la pandemia sin una red de seguridad social. Mientras tanto, la riqueza de los multimillonarios de Nueva York creció en 45.000 millones de dólares. Rescatemos a los trabajadores, no a los multimillonarios", dijo Ramos en un breve tuit de apoyo a los trabajadores entre los que había jornaleros, empleadas de la hostelería y salones de belleza y vendedores ambulantes.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.