Indignación al querer imponer un permiso paterno a las nepalíes para viajar

Katmandú, 11 feb (EFE).- Docenas de mujeres protestaron este jueves en Nepal para sumarse a las críticas por la propuesta del Gobierno de obligar a las nepalíes menores de 40 años a presentar un permiso paterno y de una autoridad local para poder viajar al extranjero, con el objetivo así de protegerlas de posibles abusos.

La protesta tuvo lugar frente a la oficina del Departamento de Inmigración en Katmandú, que redactó el borrador de la nueva norma, donde lanzaron consignas contra lo que consideran una norma que restringe el derecho de las mujeres a la libre circulación.

Según la propuesta presentada al Ministerio de Interior, las mujeres menores de 40 años que viajen solas al extranjero deberán obtener una carta de aprobación de una autoridad local en su barrio y una carta de consentimiento de su familia.

Además, deberán contar con un seguro que cubra un mínimo de 1,5 millones de rupias (12.800 dólares) y llevar dinero en efectivo equivalente a 1.000 dólares para gastos de viaje.

En medio de las continuas críticas, el departamento emitió un comunicado hoy aclarando que la disposición ha sido recomendada solo para algunos países del Golfo y de África, donde se han producido abusos frecuentes contra las nepalíes.

El portavoz del Departamento de Inmigración, Tek Narayan Paudel, insistió a Efe en que su propuesta solo busca frenar la explotación en esos países en concreto, no en otros con mayores garantías.

"No estamos tratando de restringir el movimiento de mujeres a países europeos, Estados Unidos, Australia, Canadá u otras naciones, porque estos países son los que más se preocupan por los derechos humanos", afirmó.

Según Paudel, muchas nepalíes han migrado al extranjero por rutas ilegales y han sido víctimas luego de trata y trabajo forzoso, por lo que la norma propuesta "tiene como objetivo poner fin a tales prácticas" porque hay mujeres que siguen viajando a estos países donde los permisos labores estén prohibidos por seguridad.

"La decisión se tomará de tal manera que no se verán restringidos los derechos fundamentales de los ciudadanos", concluyó el portavoz.

CRÍTICAS E INDIGNACIÓN

Las autoridades nepalíes reaccionaron así a la ola de indignación que creció sobre todo en la redes sociales, donde se calificó la medida de retrógrada.

Mohna Ansari, exmiembro de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Nepal, describió a los que proponen normas como esta como individuos que solo "caminan hacia atrás", mientras que la escritora Manjushree Thapa recordó que a finales de la década de 1990 ya se trató de imponer esta normativa, "que fue rápidamente impugnada".

"Su resurgimiento muestra que la clase gobernante nunca ha dejado de fantasear con ejercer un control total sobre las mujeres" en Nepal, consideró Thapa en Twitter.

También la organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) condenó hoy la propuesta como "discriminatoria".

"Esta propuesta política es descaradamente discriminatoria hacia las mujeres y desconoce por completo su derecho a la libre circulación", subrayó en un comunicado la directora de AI en Nepal, Nirajan Thapaliya.

La activista pidió así a las autoridades nepalíes que con el pretexto de "proteger" a sus ciudadanos, no pueden por otro lado "violar sus derechos fundamentales y las libertades garantizadas en la Constitución para todos, independientemente de su género".

(c) Agencia EFE