La India supera los 10.000 casos de covid-19 en plena expansión de ómicron

·2  min de lectura

Nueva Delhi, 30 dic (EFE).- La India superó este jueves la barrera de los 10.000 casos de coronavirus en medio de la rápida subida de infecciones por la variante ómicron, que ya alcanza los 961 contagios y amenaza con revertir la curva de recuperación tras varias semanas de sostenida bajada.

El país asiático notificó un total de 13.154 nuevos casos de coronavirus, un 43 por ciento más que la pasada jornada, en la que se reportaron poco más de 9.000 positivos.

Tras varias semanas experimentando una sostenida bajada, la India volvió a superar la barrera de los 10.000 casos diarios, una subida que se achaca principalmente al auge de casos de la nueva variante de covid, que se ha detectado ya en 22 estados indios, y que amenaza con ocasionar una tercera ola si no se detiene a tiempo.

Si bien aún no se conoce cuál es el total de la muestra analizada, o la proporción de cada variante detectada, los 961 de ómicron detectados en el país en menos de un mes sugieren que cada vez hay más casos de esta variación.

La mayoría de positivos por ómicron se concentran sobre todo en Nueva Delhi, donde hasta el momento se registraron 263 casos; y en el estado occidental de Maharashtra, el más golpeado por la pandemia, con 252 casos, según el último parte emitido por el Ministerio de Salud del país.

La capital india, que lleva varios días percibiendo un aumento exponencial de casos, notificó 923 nuevos positivos en las últimas 24 horas, cuadriplicando las cifra de infecciones de hace tan solo una semana (195).

Por su parte, Maharashtra, cuya capital es Bombay, reportó 3.900 nuevos contagios por coronavirus en un solo día, después de que ayer superase el millar de infecciones tras varias semanas reportando unos poco centenares de casos.

Pese a la tendencia al alza de los datos, los casos activos en el país se mantiene por debajo del 1 % del total de contagios y la tasa de positividad se sitúa en el 1,2 %, unas cifras que todavía están lejos de las del pasado marzo, cuando lo peor de la pandemia aún estaba por llegar.

La India atravesó a mediados de abril y mayo una virulenta ola de contagios que llegó a registrar 400.000 casos y 4.500 muertes diarias y dejó imágenes de hospitales al borde del colapso, crematorios saturados y una crisis de suministros y oxígeno médico.

Con todo, el país suma 34,8 millones de casos desde el inicio de la pandemia, y las 268 muertes reportadas en las últimas 24 horas elevan el total de fallecidos a 480.860, siendo así la segunda nación más afectada en términos absolutos, solo por detrás de Estados Unidos (53,6 millones).

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.