India recurre al carbón ante el agravamiento de la crisis eléctrica y la llegada del monzón

·9  min de lectura
En abril de 2022, India fue testigo de una aguda escasez de energía debido a la falta de disponibilidad de carbón, con más de 100 millones de unidades de escasez de energía en ocho días del mes (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
En abril de 2022, India fue testigo de una aguda escasez de energía debido a la falta de disponibilidad de carbón, con más de 100 millones de unidades de escasez de energía en ocho días del mes (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)

Es posible que las plantas de energía en India que se secaron durante la ola de calor sofocante en los últimos meses no tengan un respiro a medida que la temperatura desciende y trae lluvias monzónicas, a pesar de los frenéticos esfuerzos del gobierno para aumentar la producción de carbón del país.

India ha estado sufriendo su peor crisis energética en más de seis años, ya que una ola de calor temprana y extrema aumentó la demanda de electricidad , a pesar de la producción récord de carbón en 2021-2022. Pero lo peor no ha terminado para la India. Según un informe reciente del CREA (Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio), es probable que India enfrente otra crisis energética en julio-agosto debido a una menor reserva de carbón antes del monzón en las centrales eléctricas.

“Los datos recopilados de fuentes oficiales sugieren que las centrales eléctricas de carbón no están en condiciones para enfrentar ni siquiera un pequeño aumento en la demanda de energía y es necesario planificar el transporte de carbón con mucha anticipación”, dijo la agencia de investigación independiente en su último reporte. “Si las existencias de carbón no se reponen a los niveles adecuados antes del monzón, el país podría encaminarse hacia otra crisis energética en julio-agosto de 2022”, dijo CREA.

Si bien los informes iniciales sugirieron que el respiro de las temperaturas provocadas por el monzón y la caída en la demanda de electricidad impulsada por el riego aliviaría la presión sobre las centrales térmicas, los datos actuales muestran que todavía están funcionando con un umbral más bajo de carbón.

India es el segundo mayor productor y consumidor de carbón después de China y es el hogar de la compañía minera de carbón más grande del mundo, Coal India. India también tiene la cuarta reserva de carbón más grande del mundo, y su capacidad de producción esperada de bloques de carbón ya asignados es aproximadamente un 20 por ciento más alta que la demanda esperada en el país para 2030, según otro informe de CREA.

Sin embargo, el país enfrenta una escasez de energía recurrente cada año que provoca apagones durante las temporadas altas, dejando a los residentes y negocios en el limbo. Un análisis reciente de expertos insinúa que la recurrente escasez de energía de India es el resultado de un problema más grande en la cadena de suministro que tiene menos que ver con su enorme capacidad de carbón.

En abril, India fue testigo de una grave escasez de energía debido a la falta de disponibilidad de suministros de carbón, con más de 100 millones de unidades (MU) de escasez de energía en ocho días en el transcurso del mes.

La crisis energética en el país fue un efecto dominó de varios factores, incluido el aumento de la demanda de las industrias después de recuperarse del covid-19, un aumento en la demanda de energía para soluciones de enfriamiento, ya que marzo fue el más caluroso en 122 años, mientras que las existencias limitadas en las centrales eléctricas de carbón podrían no cubrir la demanda.

Un agente de policía de tráfico bebe agua mientras los viajeros circulan por una carretera en un caluroso día de verano en Chandigarh en mayo (REUTERS/Ajay Verma)
Un agente de policía de tráfico bebe agua mientras los viajeros circulan por una carretera en un caluroso día de verano en Chandigarh en mayo (REUTERS/Ajay Verma)

Sin embargo, el reporte del CREA señala que la reciente crisis energética de India no se debió a la producción de carbón sino a la “distribución y apatía oficial”, algo sobre lo que los expertos energéticos del país vienen advirtiendo desde hace mucho tiempo. “La cadena de suministro del carbón es muy vulnerable a la variabilidad de la demanda de energía (debido a las olas de calor como la del verano y la variabilidad del suministro de carbón), las lluvias provocan desafíos logísticos en la extracción y evacuación del carbón”, dijo Himanshu Gupta, director ejecutivo de ClimateAi, para The Independent.

“Sin embargo, el desafío se ve agravado por la insuficiente coordinación de la información entre Coal India, el Ministerio de Energía, los ferrocarriles indios y varios estados”, agregó Gupta. “Más que la falla de producción o distribución, lo llamaré una falla de coordinación de la información en tres niveles: pronóstico de energía, pronóstico del suministro de carbón y, por lo tanto, capacidad de carga ferroviaria requerida para evacuar ese carbón”.

India también pasó por una crisis de energía durante el monzón del año pasado. El reporte señala que “la razón principal de la crisis energética del año pasado fue la inacción de los operadores de las centrales eléctricas para almacenar suficiente carbón antes del inicio del monzón del suroeste”. El reporte agregó: “Los tiempos son cruciales ya que el monzón inunda las minas de carbón, lo que dificulta su producción y transporte a las centrales eléctricas”.

Sin embargo, todavía no hay preparación para la próxima temporada. Lo peor es que se están repitiendo los mismos errores antes de la temporada del monzón, cuando el país ya está al tanto de las reservas disminuidas en las centrales eléctricas. A principios de mayo, a las centrales eléctricas que no están a boca de mina les quedaban solo seis días de carbón, frente a los 20-26 días estipulados, según el informe de CREA. Esta cantidad es suficiente para alimentar al país durante solo siete días, decía.

“La producción de carbón de India este año fue la más alta de su historia e, irónicamente, millones de personas quedan vulnerables a cortes de energía en medio de severas olas de calor y otros caprichos del clima indio”, dijo Sunil Dahiya, analista de CREA. “Los funcionarios también saben muy bien que los monzones afectarán la minería y el transporte. Sin embargo, no se tomaron medidas preventivas para resolver esta crisis”.

Sin embargo, el pánico en torno a la crisis energética hizo que el gobierno indio buscara más formas de adquirir carbón y ampliar aún más su producción para hacer frente a la escasez, a costa de ignorar sus objetivos climáticos. Y a pesar de que las temperaturas están volviendo a un nivel normal, gracias a las primeras lluvias monzónicas, es posible que aún no traiga un respiro para las centrales eléctricas.

El ministro de carbón de India, Pralhad Joshi, anunció que India había aumentado su producción en un 6 por ciento en abril, en comparación con el mismo mes de 2020. El gobierno también revocó una política para reducir las importaciones de carbón térmico y planea reabrir minas cerradas para abordar el aumento de la demanda de energía.

La situación ha llevado a Coal India a emitir una licitación a corto y mediano plazo la próxima semana para importar carbón. Esta es la primera vez desde 2015 que la minera más grande del mundo importará combustible fósil.

“Las olas de calor en la India son una cuestión de vida (las personas mueren por insolación) y de sustento (más de 200 millones de indios empleados en la agricultura y la manufactura informal dependen de un suministro confiable de electricidad)”, declaró Gupta. “No podemos darnos el lujo de tener apagones y, por lo tanto, la única solución a corto plazo es aumentar la producción de energía de carbón para aumentar la utilización de las centrales eléctricas de carbón existentes”.

Sin embargo, dijo que no aboga por aumentar la capacidad de energía del carbón. “A mediano plazo, deberíamos reducir los desafíos logísticos y de coordinación [y tener] mejores sistemas de pronóstico para evitar este tipo de crisis a largo plazo”, aseguró Gupta, y agregó que las energías renovables y el almacenamiento energético en red pueden hacer la transición del sector eléctrico de India de una manera limpia, confiable y justa.

Un informe anterior de CREA también advirtió contra el aumento de la capacidad de carbón del país. Dijo que aumentar la producción de carbón más allá de lo requerido conducirá a un exceso de oferta, creando estrés financiero y activos varados.

El carbón representa casi el 75 por ciento de la generación de energía de la India. La enorme dependencia que tiene India de los combustibles fósiles fue motivo de preocupación en COP26, donde el primer ministro del país, Narendra Modi, afirmó que reduciría esta carga, generando la mitad de su energía gracias a energías renovables para 2030 y llegando a cero neto para 2070.

India es uno de los tres países que más invierten en centrales térmicas de carbón (Statista)
India es uno de los tres países que más invierten en centrales térmicas de carbón (Statista)

Sin embargo, ninguno de esos objetivos se ha presentado oficialmente como las nuevas contribuciones determinadas a nivel nacional de la India ante el registro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático todavía. De hecho, aún está lejos de cumplir sus objetivos anteriores a pesar del enorme progreso en los últimos años.

“Modi fue el hombre del momento en COP26 con sus compromisos para aumentar la energía verde y acelerar los recortes de emisiones. Los seis meses transcurridos desde Glasgow han sido un doloroso recordatorio de por qué es importante que India cumpla estas promesas”, dijo Tom Evans, asesor de políticas sobre diplomacia climática con sede en Londres en el grupo de expertos E3G.

“Con más energías renovables y menos carbón, India tendría un sistema energético más diverso, resistente y seguro, y menos contaminante que puede ayudar a evitar futuras olas de calor devastadoras”, dijo Evans. “Avanzar con un objetivo climático claro y ambicioso para 2030 es fundamental para garantizar que Modi cumpla sus promesas de acelerar la transición limpia y convertirlo en la estrella de COP27 una vez más”.

Un análisis realizado por el grupo de expertos Climate Risk Horizons muestra que India podría haber evitado esta crisis energética si el progreso hacia su antiguo objetivo de energía renovable de 175 GW hubiera estado en buen rumbo.

“La generación adicional de energía solar y eólica habría borrado la escasez de energía y habría permitido que las plantas de energía conservaran sus reservas de carbón cada vez más reducidas para los periodos pico de la tarde cuando la generación solar cae”, dijo Abhishek Raj, analista de Climate Risk Horizons. “La generación adicional de energía renovable se habría traducido en un ahorro de al menos 4,4 millones de toneladas de carbón”.

En 2016, India se fijó el objetivo de alcanzar los 175 GW de energía renovable para este año y, a partir de abril, tenía 95 GW de energía solar y eólica en funcionamiento. Esto implica un desvío del objetivo de alrededor de 51 GW, señaló el informe.

“Dos cosas son ciertas: sin el crecimiento masivo de las energías renovables desde 2016, la crisis energética de abril habría sido mucho, mucho peor. Al mismo tiempo, si hubiéramos estado en camino a los 175 GW para fin de año, no habría habido ninguna crisis de energía”, dijo Ashish Fernandes, director general de Climate Risk Horizons.

“Las restricciones logísticas en la cadena de suministro del carbón son una característica permanente y seguramente se repetirán, al igual que las olas de calor; la mejor salvaguardia es diversificar nuestra mezcla eléctrica. Esto refuerza la necesidad de que los gobiernos central y estatal amplíen rápidamente su despliegue de energía renovable y reduzcan la dependencia del carbón”, agregó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.