India prohíbe los petardos por la pandemia en las ciudades más contaminadas

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva Delhi, 9 nov (EFE).- Un tribunal especializado en casos medioambientales prohibió este lunes la venta de petardos en las ciudades más contaminadas de la India, para reducir así el pico de contaminación que desatan todos los años durante la festividad hindú de Diwali y que preocupa en plena pandemia de la COVID-19.

La prohibición de la pirotecnia, omnipresente durante Diwali -una especie de Navidad hindú que se celebra este sábado- y otros festivales religiosos, llega tras la preocupación de que su uso "puede agravar la amenaza de la pandemia del coronavirus, poniendo en riesgo las vidas y salud de los grupos más vulnerables", dijo el Tribunal Nacional Verde de la India (NGT, en inglés) en su orden.

La India es el segundo país del mundo más afectado por la pandemia en términos absolutos, solo por detrás de Estados Unidos. Este lunes sumó 45.903 nuevas infecciones y 490 muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas, elevando el número de casos totales a 8,5 millones y más de 126.000 fallecidos.

Tanto la venta como el uso de petardos estará prohibida hasta el mes próximo en Nueva Delhi y en las ciudades que durante este mes sufran de unos niveles de calidad del aire "pobre", según el índice de calidad del aire promedio (AQI), ordenó el tribunal.

Además, en las ciudades donde la calidad del aire es "moderada" solo se podrán vender petardos "ecológicos", en teoría menos contaminantes, y su uso estará restringido a una franja de dos horas.

Esta orden hasta ahora inédita, aunque en años pasados la justicia india impuso prohibiciones parciales a los petardos, se emite después de que varios estados indios hubiesen avanzado sus propias restricciones ante el temor de experimentar un aumento del casos de coronavirus por el alza de la contaminación.

Es el caso de Nueva Delhi, que según las autoridades se encuentra sumida en una tercera ola y este lunes registró 7.745 nuevas infecciones de la COVID-19, y donde los niveles de calidad del aire alcanzan niveles "peligrosos" desde mediados del pasado octubre.

Cada año con la llegada de los meses más fríos entre octubre y febrero, el aire en la capital y otras urbes indias comienza a volverse más tóxico, con las nefastas consecuencias para la salud respiratoria que esta situación acarrea.

A ello contribuyen una variedad de factores, como la actividad industrial y la contaminación causada por los automóviles, o la quema de rastrojos por parte de los agricultores del norte de la India.

Las detonaciones masivas de petardos durante Diwali vuelven el aire especialmente irrespirable en los días posteriores a la festividad, dejando atrás un manto de niebla formado por humo y partículas en suspensión.

(c) Agencia EFE