India presenta un Presupuesto con un aumento del 137 % en el gasto en sanidad

Nueva Delhi, 1 feb (EFE).- El Gobierno indio presentó este lunes un presupuesto para el año fiscal 2021-2022 (de abril a marzo) que aumenta en un 137 % el gasto en sanidad respecto al año pasado y se centra en las inversiones en infraestructuras, mientras se espera que la economía del país asiático se desplome un 7,7 % este año fiscal 2020-2021 a consecuencia de la pandemia.

La ministra de Finanzas, Nirmala Sitharaman, desgranó el proyecto de Presupuestos ante el Parlamento indio, donde el partido gobernante BJP goza de una amplia mayoría, al tiempo que reveló que el déficit fiscal rozará el 9,5 % del producto interior bruto (PIB) al término del ejercicio fiscal.

MÁS DINERO PARA LA SANIDAD

Sitharaman afirmó que el Gobierno destinará más de 2,2 billones de rupias (30.653 millones de dólares) a sanidad en el año fiscal 2021-2022, un incremento del 137 % respecto al gasto del ejercicio precedente.

El gasto en sanidad pública ascendió el año pasado en la India a apenas un 1,5 % del PIB, una cifra considerada insuficiente, por lo que el aumento de esta partida era esperada por los expertos en el contexto de la pandemia del coronavirus.

La India es el segundo país más afectado por la pandemia en términos absolutos, con 10,7 millones de infecciones, y el cuarto por muertes, con 154.392. En este contexto, el país asiático se encuentra sumido en una campaña de vacunación en la que espera inocular a 300 millones de personas en la primera mitad de 2021.

Solo este año, la India dedicará 350.000 millones de rupias (4.795 millones de dólares) a la compra de vacunas contra la COVID-19.

"Estamos determinados a proporcionar fondos adicionales si es necesario", dijo Sitharaman ante el Parlamento.

INVERSIONES Y PRIVATIZACIONES

Uno de los ejes principales del Presupuesto presentado hoy es el gasto en infraestructuras para reactivar la maltrecha economía india, cuyo PIB se desplomará un 7,7 % en el presente año fiscal (entre abril de 2020 y marzo de 2021), según las previsiones del Ministerio de Finanzas.

El Gobierno espera sin embargo una rápida recuperación económica con un crecimiento del 11 % en el año fiscal 2021-22, un repunte al que espera contribuir invirtiendo unos 1,1 billones de rupias (16.000 millones de dólares) en carreteras y cerca de 1 billón de rupias (15.000 millones de dólares) para infraestructuras ferroviarias.

Este aumento del gasto público no saldrá obviamente gratis a la India, que antes de la llegada del coronavirus confiaba reducir el déficit fiscal al 3,5 % en el presente ejercicio fiscal.

Sitharaman desveló ante el Parlamento que el déficit fiscal ascenderá este año fiscal al 9,5 % del PIB, a consecuencia del parón en la actividad a causa del coronavirus y de los paquetes de ayudas anunciados el año pasado para apoyar la economía, mientras que el año próximo se reducirá al 6,8 %.

Ante estas cifras, el Gobierno indio pretende continuar su programa de "desinversiones estratégicas" con la "privatización de dos bancos públicos y una compañía aseguradora". Sitharaman espera ingresar 1,75 billones de rupias (23.975 millones de dólares) este año con estas y otras privatizaciones ya anunciadas anteriormente.

(c) Agencia EFE