La India celebra orgullosa el recuerdo de Kamala Harris a sus orígenes indios

Agencia EFE
·3  min de lectura

Nueva Delhi, 8 nov (EFE).- La India celebró este domingo orgullosa las continuas referencias de la vicepresidenta electa de los Estados Unidos, Kamala Harris, a sus orígenes indios, sobre todo en la persona de su madre, la mayor influencia de su vida.

En el discurso más importante de su carrera, tras conocerse que el tándem con el presidente electo, Joe Biden, había superado la cifra mágica de 270 compromisarios que necesitaban para la victoria, Harris dedicó la hazaña a la principal "responsable": su madre, Shyamala Gopalan, y luego siguió profundizando en sus raíces.

"Cuando llegó aquí desde la India con 19 años, tal vez no imaginaba este momento, pero creía profundamente en unos Estados Unidos donde un momento como este es posible, y por eso estoy pensando en ella y en las generaciones de mujeres, mujeres negras, asiáticas, blancas, latinas y nativas estadounidenses de toda la historia, que han abierto el camino para este momento", subrayó.

Su madre, una investigadora contra el cáncer, era originaria de Chennai, capital del estado meridional indio de Tamil Nadu, y sus abuelos provenían de los pueblos de Thulasenthirapuram y Painganadu, en la misma región.

Fue durante la jornada del domingo, después de que en la madrugada india se conociera la victoria de Harris, que los vecinos de estos pueblos salieron a la calle para celebrar el logro, lanzando petardos y compartiendo dulces entre imágenes de la vicepresidenta electa colocadas en carteles y pancartas.

El origen indio de Harris llega incluso hasta su nombre, Kamala, que significa "loto" y es una de las denominaciones de la diosa hindú Lakshmi. Así su madre afirmaba en 2004 al diario Los Angeles Times que "una cultura que adora a las diosas produce mujeres fuertes".

LAS TIAS DE KAMALA

Las reacciones oficiales a la victoria Biden-Harris habían llegado de madrugada, con el primer ministro indio, Narendra Modi, y líderes de la oposición, remarcando el orgullo que significaba para el país el origen indio de la vicepresidente electa.

"Tu éxito es pionero y un motivo de inmenso orgullo no solo para tus chittis (tías, en tamil), sino también para todos los indo-americanos. Estoy seguro de que los vibrantes lazos entre la India y los Estados Unidos se fortalecerán aún más con tu apoyo y liderazgo", escribió Modi.

Que el primer ministro indio citara la palabra "chittis" tiene un espacial significado, ya que a sus "chittis" se refirió Harris en su discurso para aceptar la candidatura a la vicepresidencia, lo que supone una referencia cariñosa a sus tías de Tamil Nadu.

Una de esas "chittis" es la doctora Sarala Gopalan, que afirmó hoy al canal delhí NDTV que "siempre" supo que su sobrina ganaría, y aunque aún no ha podido hablar con ella, aseguró que viajará a Washington en enero para la toma de posesión.

"Siempre has sido una trabajadora. Sigue así", lanzó a Harris, al tiempo que se refirió a su hermana, que "hizo de Kamala lo que es hoy. Se habría derrumbado (de alegría). La extraño", lamentó.

La doctora Gopalan recordó que cuando su sobrina obtuvo un escaño en el Senado, ofreció un centenar de cocos en un templo de Chennai como gratitud por haber atendido sus peticiones, una ofrenda que ahora repetirá en el pueblo de sus antepasados Thulasenthirapuram.

"Mi padre y madre habrían estado orgullosos de su nieta", concluyó.

Antes, durante la madrugada, el septuagenario tío de Harris, Gopalan Balachandran, se había mostrado también "feliz y orgulloso".

"La victoria de Biden-Harris es lo que queríamos ver. Y, dados los números, ayer le dije a Kamala que iba a ganar", aseguró Balachandran en Nueva Delhi a la agencia india PTI.

A las raíces indias de Harris se suman las jamaicanas por parte de padre.

Precisamente por su origen, como mujer de raza negra y de procedencia asiática, Harris se convirtió no solo en la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia, sino también en la primera persona negra en ocupar ese puesto y la primera de origen indio o asiático en hacerlo.

(c) Agencia EFE