La India celebra la fiesta hindú de Diwali ensombrecida por el coronavirus

Agencia EFE
·3  min de lectura

Nueva Delhi, 14 nov (EFE).- La India celebra este sábado la fiesta de Diwali, que marca la llegada del año nuevo para el hinduismo, con casas y calles cubiertas de un manto de luces, una festividad que se ha visto empañada por la pandemia del coronavirus.

Las autoridades indias temen que las visitas a familiares y las tradicionales compras previas a la festividad, con el abarrotamiento de los mercados que suponen, sean el caldo de cultivo perfecto para una nueva ola de la COVID-19 en un país que cuenta con 8,7 millones de casos.

La festividad marca el triunfo mítico del dios Ram contra el demonio Ravana en la actual isla de Sri Lanka y el regreso de la deidad a casa tras pasar catorce años en el exilio, para lo que los habitantes del subcontinente iluminaron con velas el camino de vuelta.

UNA CELEBRACIÓN FAMILIAR

Si tradicionalmente durante Diwali las familias y los amigos se reúnen para cenar e intercambiar regalos y dulces, este año y a causa de la pandemia prima la prudencia en parte de los hogares indios.

"Este año no vamos a pasar por las casas de los vecinos para repartir dulces ni nada por el estilo. Solo voy a estar en casa con mi familia e igual ver a un par de amigos, y ya está", explicó a Efe Dushiant Tanwar, un joven residente en Mumbai pero que se desplazó a Nueva Delhi para pasar Diwali con su familia.

"Está claro que no vamos a lanzar petardos, sería una idiotez lanzar petardos ahora mismo", explicó Tanwar.

PETARDOS Y CONTAMINACIÓN

Y es que la India tradicionalmente se ilumina, no sólo gracias a las tradicionales velas de aceite, sino también con la luz de los omnipresentes petardos.

Antes de la pandemia, los millones de detonaciones y el manto de humo altamente tóxico que dejan tras de sí ya eran fuente de preocupación para las autoridades, especialmente porque ciudades como Nueva Delhi figuran entre las más contaminadas del mundo.

Pero este año, al humo y la bajada de temperaturas se une el coronavirus. La justicia india ha prohibido la venta y uso de petardos en las ciudades más contaminadas, aunque está por ver si la directiva será respetada.

Nueva Delhi registró casi 8.000 nuevos casos de la enfermedad en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Salud indio, y ha registrado números récord esta semana.

El jefe de Gobierno de Delhi, Arvind Kejriwal, ha achacado la nueva ola de casos a la creciente contaminación.

Varios estudios han relacionado la polución del aire a un mayor número de casos de la COVID-19. Entre ellos, uno realizado por Xiao Wu y Rachel C. Nethery, de la Universidad de Harvard, vincula la exposición a largo plazo a materia de partículas finas (PM 2.5) y la mortalidad a causa del virus.

La India es el segundo país más afectado por el coronavirus y en las últimas 24 horas sumó 44.684 nuevos casos y 520 muertes, elevando el total de infecciones a 8.773.479 y a 129.188 los fallecimientos. (foto)(vídeo)

(c) Agencia EFE