Independiente del Valle y Sao Paulo buscan en Córdoba el bicampeonato de la Copa Sudamericana

© José Jácome / EFE, Carla Carniel / Reuters

En un momento donde el fútbol brasileño domina la escena internacional en Sudamérica, el Independiente del Valle ecuatoriano logró colarse en la final del segundo torneo de clubes dentro de la Conmebol. Por otro lado, Sao Paulo asume el compromiso con la mente puesta en, además de salvar un año, borrar la mala imagen del club en la última final disputada por la competición.

En el año 2012, Rogério Ceni era el encargado de custodiar el arco de Sao Paulo FC durante la Copa Sudamericana de ese año. El conjunto brasileño, que accedió al torneo por haber quedado en la sexta posición del campeonato doméstico, no tuvo rivales en cada una de las instancias y encontró su mayor oposición en el club argentino Tigre durante la final.

La serie, disputada a partidos de ida y vuelta, dejó un 0-0 en el primer duelo celebrado en La Bombonera de Buenos Aires. Para el segundo compromiso en el estadio Morumbi de Sao Paulo, los locales ganaban 2-0 en la primera parte cuando el once argentino abandonó el estadio bajo el argumento de haber sido agredidos por efectivos de los organismos de seguridad brasileños.

La ausencia de Tigre le otorgó el primer título de la Copa Sudamericana al once paulista que estaba en su séptima participación dentro del torneo. No obstante, la manera en la que alzó el trofeo sigue siendo motivo de discusión y debate entre los especialistas del balompié.

Pero, como suelen decir los románticos “el fútbol da revancha”, una década después el club vuelve a alcanzar una nueva final de Copa Sudamericana que presenta una condición distinta a la de 2012, será a partido único, por lo que el club tiene poco margen de error si desea quedarse con el título.

Pero, al más allá del citado hecho, el club llega a Córdoba con presión, en parte, por la necesidad de conseguir un nuevo título continental y por las dificultades para titularse en el ‘Brasileirão’, torneo que se les ha hecho esquivo desde el año 2008.

"La presión existe aquí porque es un club gigantesco que no conquista un título internacional. Espero que la mística siga con nosotros para regresar con el título", dijo Ceni, actual director técnico del Sao Paulo, previo al partido.

Independiente del Valle sin presión, pero con responsabilidad

A diferencia de Sao Paulo, que fue fundado en 1930, el Club Especializado de Alto Rendimiento Independiente del Valle desde su creación en marzo de 1958 ha transitado entre el fútbol amateur y el profesionalismo, pero ha sido en la década de 2000 donde ha conseguido la consolidación y el respeto internacional.

Tras ascender desde la segunda división a la Serie A en 2010 tuvo su primera participación en la Copa Sudamericana en 2013. No obstante, en 2016 terminó con el subcampeonato de la Copa Libertadores en su vitrina, en una temporada donde dejó en el camino a River Plate y Boca Juniors de Argentina, en octavos y la semifinal respectivamente, además de los Pumas de la UNAM de México en cuartos de final antes de ceder en la llave final frente al Atlético Nacional de Colombia.

Pero su mayor logró fue alcanzado en 2019 cuando se consagró como campeón de la Copa Sudamericana. Aquella final fue la primera que se disputó bajo el formato de un solo partido y su rival fue el club argentino Colón de Santa Fe que cayó 3-1 en el partido disputado en Asunción, Paraguay.

De aquella final, solamente tres jugadores se mantienen en el equipo. Adicionalmente, cuentan con Martín Anselmi, asistente del español Miguel Ángel Ramírez en 2019, como su actual director técnico.

"Queremos ir por más, que la afición se siga sintiendo orgullosa del equipo que tiene (…) En la cancha no somos más ni menos que nadie, dependemos de nosotros mismos", dijo Anselmi a su llegada a suelo argentino.

De cara al partido del 1 de octubre los dos conjuntos llegan con la similitud de que ambos vienen de ganar en sus torneos domésticos, pero con realidades completamente distintas en el plano general.

Sao Paulo marcha en el puesto 12 'Brasileirão' en 22 fechas mientras que Independiente del Valle ocupa la segunda posición de la Serie A en Ecuador con 23 puntos en 12 partidos.

El público, un factor que regresa a Córdoba junto con la final

La ciudad de Córdoba fue designada por la Conmebol como sede de la final debido a la imposibilidad de llevar a cabo la misma en la ciudad de Brasilia por el desarrollo de las elecciones generales en Brasil el domingo 2 de octubre. Será la segunda ocasión que el estadio Mario Alberto Kempes reciba una final de la Copa Sudamericana, la primera fue en enero de 2021 cuando Defensa y Justicia venció a Lanús, ambos de Argentina, en la segunda final a un solo partido.

En aquella ocasión el estadio no pudo recibir público en sus tribunas debido a la crisis sanitaria derivada por el Covid-19, una situación que cambiará para la final entre Sao Paulo e Independiente del Valle.

De acuerdo con la agencia de noticias EFE, el club brasileño se muestra confiado en que contará con el respaldo de los presentes en el estadio.

A lo largo de la última semana de septiembre, cientos de fanáticos han arribado a la ciudad para disfrutar de todos los eventos organizados por la Conmebol en la víspera del partido.

Con EFE, AFP y medios locales