Una indemnización millonaria cierra uno de los homicidios más salvajes de la mafia italiana

Elisabetta Piqué

ROMA.- La justicia italiana decidió darle una indemnización millonaria a los familiares de Giuseppe Di Matteo, asesinado a los 12 años por vendetta y disuelto en ácido por la mafia en 1996, uno de los casos más despiadados de la criminalidad organizada, que marcó un giro brutal en el accionar de la Cosa Nostra.

Un juez del tribunal de Palermo, Sicilia, dictaminó que hay que resarcir a la madre del pequeño Di Matteo, Francesca Castellese y a su hermano Nicola con 2,2 milllones de euros, según informó hoy Il Giornale di Sicilia. El juez Paolo Criscuoli cerró así uno de los casos más atroces de la Cosa Nostra, que el 23 de noviembre de 1993 secuestró al niño, que aún no había cumplido 13 años, para vengarse de su padre, Santino Di Matteo, exmafioso que había decidido colaborar con la justicia y había acusado nada menos que al temido padrino, Giuseppe Brusca.

El niño fue secuestrado cuando estaba tomando clases de equitación por un grupo tipo comando disfrazado de policía, que le hizo creer que lo iba a llevar a ver a su padre. Fue mantenido bajo secuestro durante 779 días, hasta que fue asesinado y disuelto en el ácido para borrar todo rastro del despiadado crimen.

La madre de la pequeña víctima y el hermano ya habían recibido 400.000 euros de indemnización provisional después de un proceso penal. Este dinero será sustraído ahora a la cifra de 2,2 millones establecida por el juez luego de un proceso civil que comenzó en 2015.

Según Criscuoli "ha sido agraviada la dignidad de la persona, el derecho del menor a un ambiente sano, a una familia, a un desarrollo armonioso, en línea con las inclinaciones personales, a una instrucción".

"Las condiciones del secuestro han de hecho suprimido los derechos del menor", agregó el magistrado. Se sabe, en efecto, que el pequeño Di Matteo pasó los últimos seis meses de su vida encerrado en un sótano de una casa de campo.

La indemnización a sus familiares por este espanto debería ser pagada por diversos capos mafiosos de la Cosa Nostra -Giuseppe Graviano, Benedetto Capizzi, Cristoforo Cannella, Francesco Giuliano, Luigi Giacolone y el arrepentido Gaspare Spatuzza-, todos condenados por el brutal homicidio. Pero como no disponen de bienes, será pagada por un fondo que tiene el Estado italiano para resarcir a las víctimas de la mafia.

El atroz homicidio de Giuseppe Di Matteo significó un antes y un después para la Cosa Nostra: entre los hombres de honor una de las reglas era que no se mataba a los niños.

Cuando, en noviembre del año pasado, murió bajo arresto Salvatore "Totó" Riina, el capo de todos los capos de la Cosa Nostra, el papá de Giuseppe, el ex mafioso Santino, también culpable de varios homicidios, pero "pentito" (arrepentido), comentó: "tendría que haber muerto hace 50 años, pero estoy contento, así se cierra un capítulo".