Indagan si banda se liga al caso María Ángela

David Fuentes

CIUDAD DE MÉXICO, enero 23 (EL UNIVERSAL).- Agentes de investigación de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina indagan si la desaparición de María Ángela, de 16 años, del paradero de Indios Verdes —y que fue localizada con vida en el municipio de Nezahualcóyotl tres días después— está ligada con un grupo relacionado con al menos cinco desapariciones desde 2022 en esa zona de la alcaldía Gustavo A. Madero.

De acuerdo con las primeras versiones policiales, en las inmediaciones del Centro de Transferencia Modal (Cetram) Indios Verdes, hay una banda que es investigada por la desaparición de tres mujeres y dos hombres, estos dos últimos aparecieron sin vida en el mismo predio donde fue localizada con vida María Ángela.

Sin embargo, las autoridades todavía no han podido establecer el motivo en los casos donde desaparecieron mujeres con anterioridad en esa zona.

Como parte de las indagatorias que han realizado los agentes de la FGJ, también se revisa si en este grupo están vinculados comerciantes ubicados en los alrededores de la estación del Metro e incluso los llamados "vagoneros" , pues varias denuncias anteriores al incidente con María Ángela dan cuenta que estas personas son las encargadas de observar, avisar y detallar a quienes pueden robar, intimidar y hostigar.

Esta línea de investigación se fortaleció por una serie de entrevistas realizadas por peritos de campo; algunos de los ambulantes ubicados en los alrededores de donde la víctima fue vista por última vez dijeron "desconocer los hechos o no darse cuenta de nada", esto a pesar de que en las cámaras de seguridad de los alrededores de la estación se observa que tenían acceso a cámaras.

De igual manera se analiza el actuar del personal de distintas corporaciones asignadas a la vigilancia de los pasillos y corredores del Metro, ya que estos también refirieron que nunca se percataron del momento en que María Ángela desapareció.

"Sintió un Jalón"

En tanto, durante sus primeras declaraciones, la joven aseguró que posiblemente la drogaron, pues revela que no recuerda nada después de un "jalón" que sintió.

También se informó que como parte de los exámenes periciales que se le practican para esclarecer el caso, se hacen pruebas químicas para así ubicar qué clase de droga pudieron utilizar para someterla.

En este sentido, se ha tenido accesos a las cámaras tanto del Metro como de otros negocios particulares y cercanos a la zona donde la joven fue vista por última vez.

María Ángela fue entregada a sus familiares, pero aún tiene el apoyo de especialistas de distintas disciplinas de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.