Indagador de nexos Trump-Rusia vio a fuente en Casa Blanca

Por EILEEN SULLIVAN
Foto tomada el 22 de marzo del 2017 del presidente de la Comisión de Asuntos de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, hablando con reporteros frente a la Casa Blanca en Washington. (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais, File)

WASHINGTON (AP) — El presidente de la comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, fue a terrenos de la Casa Blanca para revisar reportes de inteligencia y reunirse con la fuente secreta detrás de su aseveración de que las comunicaciones de allegados del mandatario Donald Trump fueron captadas de manera "incidental" durante labores de espionaje, informó el lunes el propio congresista republicano.

La revelación de Nunes generó que el demócrata de mayor rango en la comisión, el representante Adam Schiff, así como líderes demócratas del Senado y la cámara baja pidieran que Nunes se recusara de la investigación sobre Rusia que lleva la comisión.

Schiff dijo que las conexiones de Nunes con la Casa Blanca han generado dudas públicas insalvables sobre si la comisión puede investigar de manera creíble a los allegados a la campaña del presidente.

"Creo que el público no puede tener la confianza necesaria en que los asuntos en torno a la campaña presidencial o al equipo de transición se puedan investigar con objetividad o ser supervisados por el presidente de la comisión", dijo Schiff el lunes por medio de un comunicado.

Nunes confirmó el lunes que se reunió con una fuente en el complejo de la Casa Blanca, pero negó que existiera coordinación con los asistentes del mandatario.

Tras revisar la información la semana pasada, Nunes convocó a una conferencia de prensa para anunciar que las agencias de espionaje de Estados Unidos podrían haber captado de manera accidental a Trump y a sus allegados durante una vigilancia rutinaria a las comunicaciones de extranjeros.

Trump aprovechó rápidamente las declaraciones y dijo que eran una reivindicación, al menos parcial, de sus afirmaciones de que el presidente Barack Obama intervino los teléfonos en la Torre Trump, aunque Nunes, Schiff y el director del FBI James Comey han dicho que no existe evidencia de ello.

La comisión de inteligencia del Senado también realiza una indagatoria a la interferencia de Rusia en las elecciones y sus posibles vínculos con la campaña de Trump. El lunes, anunciaron que el yerno de Trump, Jared Kushner, acordó ser entrevistado. La Casa Blanca confirmó que Kushner, alto asesor de Trump, se ofreció voluntariamente a la entrevista sobre el arreglo de reuniones con el embajador ruso y otros funcionarios.

Kushner es el cuarto allegado a Trump en ofrecerse a ser interrogado por las comisiones del congreso que indagan las turbias relaciones con Rusia. El ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, el asesor de Trump Carter Page, y Roger Stone, una persona del círculo cercano al presidente, también se ofrecieron la semana pasada a comparecer.

"Sin duda el señor Kushner no será la última persona a la que la comisión llame a testificar, pero esperamos que brinde respuesta a preguntas clave que han surgido durante nuestra pesquisa", dijeron el senador Richard Burr, presidente de la comisión; y el demócrata de mayor rango, Mark Warner; en un comunicado conjunto, en una clara muestra de bipartidismo.

El mismo Trump insinuó el lunes que la comisión de la Cámara de Representantes debería investigar los tratos de Bill y Hillary Clinton con Rusia. "La historia de Trump Rusia es una farsa", tuiteó.

Además de las dos comisiones del congreso, también el FBI investiga las relaciones entre Rusia y la campaña de Trump.

En tanto, la investigación de la cámara baja se ha visto plagada por divisiones partidistas bajo el liderazgo de Nunes.

El presidente no le dijo al demócrata de mayor rango en la comisión sobre el encuentro en terrenos de la Casa Blanca. Es sumamente raro que un presidente de comisión y un miembro de alto rango no se coordinen en reuniones relacionadas con la investigación.

___

Las periodistas de Associated Press Vivian Salama y Jill Colvin contribuyeron a este despacho.