Indígenas denuncian ataque en región amazónica, escenario de doble crimen

En esta foto de archivo tomada el 23 de junio de 2022, indígenas de diferentes etnias protestan exigiendo justicia por el asesinato del periodista británico Dom Phillips y el indigenista brasileño Bruno Pereira y por los derechos territoriales, frente a la Corte S

Pescadores ilegales que operan en la remota región amazónica de Brasil donde un periodista y un activista fueron asesinados este año, amenazaron de muerte y abrieron fuego contra un grupo de indígenas, denunciaron el viernes organizaciones de derechos humanos.

El ataque es el episodio más reciente de violencia en el Valle del Javarí, la región donde el corresponsal británico Dom Phillips y el experto indigenista y activista brasileño Bruno Pereira fueron asesinados a tiros en junio pasado, presuntamente por una banda de pescadores ilegales.

La región, cerca de la frontera con Perú y Colombia, alberga la mayor concentración de tribus aisladas del mundo, pero se ha visto afectada por un aumento de la tala, la caza y la pesca furtivas, así como por el tráfico de drogas.

La tribu Kanamari dijo que unos 30 miembros de su comunidad viajaban en bote para preparar una reunión del consejo indígena cuando se cruzaron con pescadores ilegales que conducían botes llenos de peces y tortugas.

Los pescadores intentaron sobornarlos para que no los denunciaran por caza furtiva en la reserva indígena, que es un área protegida, dijo la Asociación de los Kanamari en el Valle del Javari (Akavaja) en un comunicado.

Cuando una líder indígena se negó, los pescadores la amenazaron con un arma de fuego, aseguró la asociación.

"Actitudes como esa son las que hicieron que nuestra gente matara a Bruno y Dom. Tú serás la próxima", habría dicho un pescador.

"Si no hubiera niños presentes, te mataría ahora mismo", prosiguió, según la nota.

Los Kanamari dijeron que los pescadores cortaron los cables del motor del bote del grupo indígena y se alejaron a toda velocidad, abriendo fuego contra ellos.

Los disparos perforaron uno de los botes de gasolina del grupo indígena, según el comunicado.

El incidente, que ocurrió el 9 de noviembre, se hizo público esta semana.

Los líderes indígenas aseguran que pidieron a la policía que abriera una investigación.

"Este nuevo ataque muestra que la investigación de las muertes de Bruno y Dom está lejos de terminar", dijo el Observatorio de  Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas Aislados (OPI) en un comunicado.

"Es una clara señal de que la violencia está escalando nuevamente. El riesgo de que ocurran nuevas muertes es concreto", agregó.

Phillips, de 57 años, y Pereira, de 41, estaban en un viaje de investigación en el Valle del Javarí cuando fueron asesinados.

Pereira, profundo conocedor de la región, había recibido amenazas de muerte por su trabajo organizando patrullas indígenas contra la pesca ilegal.

La policía arrestó a nueve sospechosos por ese caso.

derechosjhb/msi/mel/dg