La increíble reinvención de Carmen Campuzano: lejos de las drogas y un amor tóxico

·4  min de lectura
Carmen Campuzano como un "maniquí viviente" en la tienda de Rafael Hernandez', en una imagen tomada en 2019 en CDMX. (Getty Images)
Carmen Campuzano como un "maniquí viviente" en la tienda de Rafael Hernandez', en una imagen tomada en 2019 en CDMX. (Getty Images)

A finales de la década de los 80 y principios de los 90, cuando era menor de 20 años, la mexicana Carmen Campuzano alcanzó la fama como una de las más cotizadas supermodelos en América Latina, llegando a convertirse en una de las mujeres más cotizadas en las pasarelas, e incluso siendo elegida nada menos que por la mismísima Anna Wintour para ser en tres ocasiones, modelo de portada para la célebre revista Vogue

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Perteneciente a la generación de modelos como Celina del Villar, Martha Cristiana o Constanza Cavalli, Carmen era una sensación, tuvo algunos romances de alto perfil, y a los 28 años, se retiró pata tener unas hermosas hijas gemelas con su pareja de entonces, el actor Mario Carballido, quien en aquel entonces era una joven promesa de las telenovelas (como 'La usurpadora').

Todo marchaba de maravillas hasta que de un momento a otro su vida cambió por completo. Al separarse de Carballido, tras el nacimiento de las gemelas idénticas Camila y Daniela en 1999, Carmen inició una relación con el actor Andrés García y fue ese el comienzo de la espiral de su pesadilla.

Según se reportó de manera sensacionalista en aquellos años la felicidad de la pareja se vio opacada (presuntamente) por la envidia de una sirvienta del actor, quien supuestamente la envenenó con carne podrida, lo que ostensiblemente le provocó enfermarse de leptospirosis, una bacteria en la piel que le provocó a su vez alopecia (pérdida del cabello), caída de piezas dentales, los cartílagos de la nariz se dañan considerablemente e incluso sus órganos vitales sufrieron daños. 

Esto, junto con el consumo frecuente de cocaína, acabó por erosionar su tabique nasal, y ni siquiera los famosos doctores Nassif y Dubrow, del programa de TV 'Botched', pudieron salvarla, casi veinte años después.

Además, y por si fuera poco, la madrugada del 13 de septiembre de 2002, la Campuzano, quien vivía en la casa de Andrés García, se siente mal y pide un taxi para ir al hospital; cuando el taxista baja sobre la carretera Picacho-Ajusco, ella baja imprudentemente del auto y la atropella otro vehículo; se le reporta grave por fractura vertebral, de clavícula, pelvis y húmero. 

Entonces se dio una batalla campal entre 'Ventaneando' y 'La oreja' por obtener información de primera mano (nadie puede olvidar cómo Mónica Garza altaneramente agredió a la reportera de Televisa Lilia Rodríguez —quien, irónicamente, era la pareja de Carballido en ese momento— en vivo y en directo, tratando de ganarle la nota).

Dada de alta el 2 de octubre, buscó la manera de pagar la deuda del hospital, que ascendía a 700 mil pesos. Se dice que los gastos fueron cubiertos por Carballido y García, y que Elisa Salinas, una de las socias de de TV Azteca, le hizo una generosa donación; el romance entre Carmen y Andrés García se agrió y terminó, aunque él la recuerda con afecto: "Carmen fue un gran amor; un amor muy intenso, muy pasional, muy interesante. Uno de los grandes amores de mi vida, efectivamente" —si bien ella dice que el amor de su vida fue el padre de sus hijas.  

Campuzano, quien actualmente tiene 50 años, contó cómo su adicción a la cocaína acabó con su carrera en la industria de la moda y que no sólo la afectó a ella, sino también a sus seres queridos como familiares y amigos, quienes la llevaron una y otra vez a internarla a centros de rehabilitación, hasta que desde 2013 alcanzó la sobriedad: “No vale la pena tirar la vida y llegar a un momento de destrucción a lo pendejo por una sustancia. Era muy triste verme en un espejo y ver solo migajas de lo que fui”.

Uno de los más duros episodios que vivió en su camino a la sobriedad, fue el tener que estar alejada de sus hijas por muchos años, que fueron criadas prácticamente por su abuela materna y su padre, pero pudo rehacer su relación con ellas, gracias, en buena parte, a su expareja y padre de las gemelas, que ya son adultas.

Además, Carmen retornó al mundo del modelaje y en 2020 presentó su primera sesión de fotos editorial en más de 20 años, a cargo de Alberto Lanz, para la publicación alemana Kaltblut Magazine. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La revista hizo un perfil acerca de la mexicana y comentó acerca de su importante carrera, recordando cuando trabajó con diseñadores de alta costura como Thierry Mugler y Oscar de la Renta. Actualmente, Carmen afirma que, aunque su vida tomó un giro con las drogas, después de superar esta etapa de su vida, se ha dedicado a ofrecer pláticas al respecto para generar conciencia sobre una vida sin drogas y que plasmará sus vivencias (algo que ha venido prometiendo desde 2014) en un libro donde contará toda su verdad.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Angelina Jolie ataca al juez que no permite testificar a sus hijos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.