“¡Es increíble!”: con clases presenciales y playas llenas, Israel disfruta a pleno su nueva normalidad

Steve Hendriz, Shira Rubin
·7  min de lectura
Tras meses de cierres y prevenciones, los israelíes salen a disfrutar del aire libre, como en esta playa de Tel Aviv
MENAHEM KAHANA

JERUSALÉN.- Israel está de fiesta como si fuera 2019. Ahora que la mayoría de los adultos están vacunados contra el coronavirus y van cayendo las restricciones -incluida la obligatoriedad del barbijo en exteriores, que fue levantada esta semana- los felices israelíes van retomando esas rutinas que debieron interrumpir hace más de un año, y nos permiten entrever lo que el futuro puede depararles a otros países.

Los restaurantes están que explotan, afuera y adentro. Los recitales, bares y hoteles están abiertos a quien presente su certificado de vacunación. Y las aulas están funcionando a su capacidad previa al Covid-19.

El coronavirus llega al techo del mundo: primer caso detectado en el Everest

La cifra de nuevos contagios se derrumbó -de un pico de casi 10.000 casos diarios a los actuales 140-, y el número de internados graves en algunos hospitales se cuenta con una mano. La guardia de emergencia Covid-19 del Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv, es nuevamente una playa de estacionamiento, como solía serlo, y las salas de espera de pronto están repletas de pacientes sin Covid-19, que concurren para ponerse al día con otros tratamientos médicos demorados por la pandemia.

“Esta vez la sensación es que se fue definitivamente”, dice Sarah Goldstain, de 24 años, mirando al cielo y a cara descubierta frente al Mamilla Mall, un shopping de Jerusalén. “Puedo respirar y sentir el sol en la cara”.

Una familia camina sin barbijos en la ciudad costera de Netanya
JACK GUEZ


Una familia camina sin barbijos en la ciudad costera de Netanya (JACK GUEZ/)

Las autoridades sanitarias de Israel se ocupan de recalcar que la pandemia no terminó. Los contagios siguen arrasando en otros países del mundo, incluidos los vecinos territorios palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza. Las variantes del virus, además, parecen ser más resistentes a las vacunas y hay que vigilar muy de cerca su evolución.

Pero hasta los epidemiólogos más prudentes dicen que Israel puede respirar más tranquilo y que en el país se está viendo lo que se verá en los países que puedan seguir vacunando. Con casi el 90% de todos los adultos mayores de 50 años vacunados con las dos dosis, los expertos dicen que ahora las unidades de terapia intensiva no corren ningún riesgo de colapsar, como casi ocurrió al principio de la pandemia.

“Tenemos que estar alertas”, dice Hagai Levine, epidemiólogo de la Universidad Hebrea-Hadassah y reciente director de la Asociación de Médicos Sanitaristas de Israel. “Siempre es posible que surjan focos de contagio en escuelas (los chicos no son vacunados), pero es sumamente improbable que eso provoque una crisis de salud pública.”

Y los israelíes están desatados. Volvió la hora pico, y en los restaurantes que hasta hace una semana solo funcionaban con delivery hay que reservar mesa con anticipación. “El primer día que abrimos se llenó”, dice David Aboucaya, de origen francés y propietario del restaurante Par Derriere, en la zona de Jaffa de Tel Aviv. “La gente sale a bailar, va a la playa, ¡es increíble!”

Abrazos, amistad y cercanía después de meses en Tel Aviv
JACK GUEZ


Abrazos, amistad y cercanía después de meses en Tel Aviv (JACK GUEZ/)

Sentado en una playa de Tel Aviv tomando cerveza con un amigo, Tuziriel Arviv empezó a “desprogramar” la extraña memoria muscular adquirida obligadamente durante la pandemia. “Habíamos incorporado un montón de hábitos”, dice Arviv. “Había que controlarse todo el tiempo: ¿Tengo el barbijo? ¿Ya me lavé las manos? Por suerte ahora podemos olvidarnos de todo eso”.

Arviv es soldado, tiene 19 años, y dice que el año pasado, durante una de las tres cuarentenas nacionales que tuvo Israel, le hicieron una multa de 150 dólares por violar las restricciones a los viajes. “Estábamos encerrados en casa y no pude más. Fui demorando el pago de la multa y al final la cancelaron, así que todo bien”.

Desesperada búsqueda en Indonesia de un submarino con 53 personas a bordo

Emocionada hasta las lágrimas, Shlomit Dagan, de 52 años, espera en el lobby del Teatro Cameri para ver la primera obra de teatro en meses, una función vespertina titulada Un genio en una jaula. Feliz de poder romper con el distanciamiento social, Dagan no puede evitar abrazar a los demás espectadores. “Un año sin poder tomar aire” dice, reflexionando sobre el cierre de teatros y galerías de arte por la pandemia.

Israel ofrece una lección de paciencia para otros países que esperan ansiosamente que sus cifras de Covid empiecen a ceder. Hace apenas dos meses, incluso mientras los israelíes se vacunaban a toda velocidad, el número de contagios se negaba obstinadamente a bajar.

Pero de repente, una medición clave, el “ritmo reproductivo” —que muestra a cuántas personas contagiará cada persona infectada—, comenzó a disminuir. Ese “número R” se mantuvo bajo incluso cuando los centros comerciales, restaurantes y escuelas empezaron a reabrir.

“Estábamos vacunando rápidamente a la población y, al mismo tiempo, teníamos que atender a un gran número de casos nuevos todos los días”, dice el ministro de Salud israelí, Yuli Edelstein. “Y luego, de repente, hubo un punto de quiebre”.

Una mujer y su hijo durante un festejo patrio en Israel
Ariel Schalit


Una mujer y su hijo durante un festejo patrio en Israel (Ariel Schalit/)

Israel lleva inoculadas casi diez millones de dosis del régimen de vacuna bidosis de Pfizer, que alcanzó 4,98 millones de personas, es decir el 55% de su población total. Otros 400.000 israelíes han recibido una sola dosis. Si a eso se suman los enfermos recuperados, más del 60% de los residentes israelíes tienen actualmente algún nivel de anticuerpos protectores. El virus se está quedando sin cuerpos vulnerables para infectar.

Edelstein jamás dirá que Israel ha alcanzado el codiciado nivel de “inmunidad colectiva”, pero algunos científicos dicen que eso es precisamente lo que explica la dramática caída de los contagios no solo entre los vacunados, sino también entre los millones de jóvenes que aún no son elegibles para recibir una vacuna.

“El umbral de la inmunidad colectiva está muy cerca”, dijo Yoram Weiss, director del Centro Médico de la Universidad Hadassah, Jerusalén. Su hospital está desmantelando las cuatro salas que acondicionó de emergencia para casos de Covid, un operativo que consumía alrededor de una quinta parte de sus recursos médicos y de enfermería. En enero, esas unidades alojaban a más de 150 pacientes con Covid. Esta semana, eran apenas seis. “Lo que estamos viendo ahora es una explosión de otros pacientes, todos los que antes tenían miedo de venir al hospital”, dice Weiss.

Pero incluso después de reabrir su economía, Israel sigue sin suministrarles dosis a gran escala a los cinco millones de palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza, ocupadas por Israel desde 1967.

Vacunación

“En este momento no tenemos vacunas. Ya aplicamos todas las que teníamos”, dice Edelstein. El ministro agrega que Israel proporcionó vacunas para los trabajadores de la salud palestinos, y que su Ministerio había vacunado a casi 130.000 palestinos que trabajan en Israel.

La gente se agrupa en la costanera de Tel Aviv
MENAHEM KAHANA


La gente se agrupa en la costanera de Tel Aviv (MENAHEM KAHANA/)

Por qué Amsterdam quiere ser un destino menos masivo

El lunes, a Gaza y a Cisjordania llegaron 72.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca, como parte del programa global Covax para abastecer a los países pobres. También llegó otra reserva de vacunas donadas, pero la cantidad está muy lejos de lo que los funcionarios palestinos necesitan para alcanzar su objetivo de inocular a entre el 60% y el 70% de su población para el tercer trimestre de este año.

“Estamos muy lejos de eso, y no por culpa del gobierno, sino por los retrasos de los laboratorios que producen vacunas”, dice Yasser Buzaih, director general de vacunas del Ministerio de Salud de la Autoridad Palestina.

En las escuelas israelíes, mientras tanto, los maestros están evaluando lo que se perdió en meses de clases virtuales por Zoom. Según informes de los medios, durante la pandemia quebraron al menos 30.000 pequeñas empresas. Y con el aeropuerto Ben Gurion todavía cerrado a los visitantes extranjeros, para el vital sector turístico de Israel la normalidad también está a meses de distancia.

The Washington Post

Traducción de Jaime Arrambide