Qué es la incontinencia urinaria y cómo controlarla

·6  min de lectura
Qué es la incontinencia urinaria y cómo controlarla
Qué es la incontinencia urinaria y cómo controlarla


La incontinencia urinaria se define como la pérdida accidental de orina. En los Estados Unidos, se calcula que unos 25 millones de adultos la padecen de manera temporal o crónica. Aunque puede ocurrir a cualquier edad, es más frecuente en mujeres después de los 50.

A nivel mundial, hasta un 37% de las mujeres de más de 55 presentan incontinencia urinaria, un porcentaje que varía dependiendo de la región, y llega hasta 45% en mujeres en Asia.

Los dos tipos más comunes de incontinencia urinaria que afectan a las mujeres son la incontinencia de esfuerzo y la incontinencia de urgencia, también llamada vejiga hiperactiva.

Esta diferencia de género en la incidencia de la incontinencia podría deberse a que el embarazo, el parto y la menopausia pueden aumentar la probabilidad de esta afección.

Además de los procesos biológicos propios de la mujer, la uretra femenina es más corta que la masculina por lo que cualquier daño o alteración de ese conducto puede fácilmente causar incontinencia urinaria más fácilmente en mujeres.

Aunque en el imaginario colectivo la incontinencia urinaria se asocia al paso del tiempo, no es una parte normal del envejecimiento y puede, y debe, tratarse.

La incontinencia urinaria es una afección que puede alterar la vida laboral y social de manera significativa.

La orina es un líquido producido por los riñones, que filtran los desechos y el agua extra que produce el organismo. Este líquido se alista para abandonar el organismo en la vejiga, que tiene músculos que se tensan cuando se necesita orinar. Es en este momento cuando la orina busca su camino al exterior a través de la uretra.

La incontinencia puede ocurrir cuando los músculos de la vejiga se tensan repentinamente y los músculos del esfínter no son lo suficientemente fuertes como para cerrar la uretra. Esto provoca un impulso repentino y fuerte de orinar que es posible que no se pueda controlar.

La presión causada por reír, estornudar o hacer ejercicio puede hacer que se pierda un poco de orina. La incontinencia urinaria también puede ocurrir si hay un problema con los nervios que controlan los músculos de la vejiga y la uretra.

Tipos de incontinencia

La incontinencia urinaria se manifiesta de distintas formas, y los tipos más comunes son:

Incontinencia de esfuerzo. Ocurre cuando el estrés o la presión sobre la vejiga hacen que se pierda orina. Esto puede pasar al toser, estornudar, reír, levantar algo pesado o realizar actividad física. Sus causas incluyen debilidad de los músculos del piso pélvico y una vejiga fuera de su posición normal

Incontinencia de urgencia. Ocurre cuando se tiene una fuerte urgencia por orinar y se "escapan" unas gotas antes de que se pueda llegar al baño. A menudo se relaciona con una vejiga hiperactiva. La incontinencia de urgencia es más común en personas mayores. A veces, puede ser un signo de una infección de las vías urinarias. También puede ocurrir en algunas afecciones neurológicas, como esclerosis múltiple y lesiones de la médula espinal

Incontinencia por rebosamiento. Ocurre cuando la vejiga no se vacía por completo. Al quedar mucho líquido, se puede perder un poco. Esta forma de incontinencia urinaria es más común en los hombres. Algunas de sus causas incluyen tumores, cálculos renales, diabetes y el consumo de ciertos medicamentos.

Incontinencia funcional. Ocurre cuando una discapacidad física o mental, problemas para hablar o algún otro problema le impide a la persona llegar al baño a tiempo. Por ejemplo, una persona con artritis puede tener problemas para desabrocharse los pantalones, o una persona con Alzheimer puede no darse cuenta de que necesita ir al baño.

Incontinencia mixta. Significa que se tiene más de un tipo de incontinencia. En general, es una combinación de incontinencia de esfuerzo y de urgencia.

Incontinencia transitoria. Es una pérdida de orina causada por una situación temporal como una infección urinar o un nuevo medicamento. Una vez que se elimina la causa, la incontinencia desaparece.

Cuando se moja la cama

Se trata de la pérdida de orina durante el sueño. Esto es más común en niños, y se denomina enuresis. Suele presentarse en la primera infancia, y en muchos casos lo sufren niños cuyos padres también mojaron la cama.

Pero a los adultos también le puede pasar.

En los adultos, las causas por las que se moja la cama incluyen algunos medicamentos, cafeína y el consumo de alcohol. También puede ser causada por ciertos problemas de salud, como diabetes insípida, una infección del tracto urinario, cálculos renales, agrandamiento de la próstata y apnea del sueño.

Quiénes están en mayor riesgo

Los adultos que tienen mayor riesgo de desarrollar incontinencia urinaria son:

  • Las mujeres, especialmente después de pasar por un embarazo, un parto o la menopausia.

  • Los adultos mayores. A medida que se envejece, los músculos del tracto urinario se debilitan, y esto dificulta la retención de orina.

  • Los hombres con problemas de la próstata

  • Las personas que padecen ciertas afecciones como diabetes, obesidad o estreñimiento prolongado

  • Los fumadores

  • Las personas que nacieron con un defecto congénita que afecta la estructura del tracto urinario.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar incontinencia urinaria, el médico hace varias preguntas sobre el historial clínico del paciente. Muchos proveedores de salud le piden a la persona que lleve un diario de su incontinencia unoa días antes de la cita, para poder determinar patrones que puedan ayudar a determinar la causa y diseñar el tratamiento.

También se puede realizar un examen pélvico, en el caso de las mujeres, y rectal, en ambos, mujeres y hombres, para poder palpar la vejiga.

Si estos pasos en el consultorio no son suficientes, probablemente el médico ordene análisis de sangre e imágenes.

El tratamiento depende del tipo y la causa de la incontinencia urinaria. Los que tienen que ver con cambios en el estilo de vida incluyen:

  • Beber una cantidad adecuada de líquido en el momento adecuado

  • Estar físicamente activo

  • Mantener un peso saludable

  • Evitar el estreñimiento

  • No fumar

Entrenamiento de la vejiga: implica orinar siguiendo un determinado horario que el médico indicará de acuerdo a a información recolectada previamente. Esto puede ayudar a estirar la vejiga para que pueda contener más orina

Hacer ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico, llamados ejercicios de Kegel, que implican tensar y relajar los músculos que controlan el flujo de orina

Si estos tratamientos no funcionan, el proveedor puede sugerir otras opciones, como medicamentos que pueden ayudar a relajar los músculos de la vejiga para prevenir espasmos, o que actúan bloqueando las señales nerviosas que causan frecuencia y urgencia urinarias.

También hay dispositivos que se pueden utilizar temporalmente para "educar" a la vejiga.

Si estos métodos no funcionan, el médico puede recomendar una cirugía para mantener la vejiga en su posición normal. Esto se puede hacer con un cabestrillo que se fija al hueso púbico.

En la mayoría de los casos, tratar la afección subyacente que causa la incontinencia urinaria puede ayudar a que yano ocurran esas inoportunas y molestas pérdidas.

Fuentes: Medlineplus, Clínica Mayo, Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, estudios científicos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.