"Hay un inconsciente facho al pedir que nos tiren al río", dijo la mujer de Kicillof

Más destacado

Por primera vez desde el "escrache" que sufrieron a bordo de un barco que volvía de Uruguay, la familia Kicillof se refirió al "angustiante" hecho, apuntó contra un "cierto inconsciente bastante facho" entre quienes los insultaron y aclaró que no tienen una "mansión de dos pisos", sino una casa de verano "de medio pelo".

"Fue un público particular, con preferencias ideológicas y económicas particulares. Lo que han hecho habla más de ellos que de nosotros", aclaró la mujer del viceministro de Economía, Soledad Quereilhac, en diálogo con el diario Perfil.

La esposa del viceministro de Economía apuntó además contra los medios de comunicación, que "contribuyen al clima social porque hablaron de unas polémicas vacaciones". "Quisieron hacer una operación sobre nuestra casa, dijeron que era una mansión de dos pisos y es de medio pelo, muy modesta y sencilla", señaló, respecto a la vivienda de veraneo que poseen en Uruguay.

De todos modos, aclaró que la prensa no tiene "la culpa directa", sino que "la culpa es de la gente que tomó la decisión de hacer eso delante de menores de edad y de una familia en un ámbito cerrado".

"Nos gritaban 'que se bajen, que se bajen'. Eso tiene dos interpretaciones, el delirio del que no observó que estábamos en un barco y no podíamos bajar…Hay un cierto inconsciente bastante facho, por pedirle a una familia que se tire al río", detalló Quereilhac, quien trabaja como profesora de Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.Por último, concluyó: "Seguro que hay un montón de gente que no está de acuerdo con nosotros, pero nunca nos han puteado. Los que se nos acercan es para tirar buena onda".

Cargando...