Inclusión e igualdad, demandas de las mujeres para la Cumbre Iberoamericana

Santo Domingo, 18 ene (EFE).- Las mujeres en Iberoamérica siguen conquistando espacios tanto a nivel público como privado, pero aún falta un buen camino para alcanzar la inclusión y la igualdad, dos temas que serán llevados a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará en Santo Domingo en marzo.

Así lo dijo este miércoles en una entrevista con EFE la ministra de la Mujer de la República Dominicana, Mayra Jiménez, al subrayar que "la inclusión está estrechamente vinculada a la democracia".

"No podemos pensar en democracia plena si no hay oportunidad de que las mujeres participen en todos los espacios que les corresponden", señaló Jiménez en la víspera de la celebración en la capital dominicana de la IV Conferencia Iberoamericana de Género, cuya última edición tuvo lugar en 2011.

La aspiración de Jiménez es que "haya mayor compromiso con la inclusión", cuestión que plasmarán en la declaración que emitirán el viernes al cierre de la reunión y que entregarán a los jefes de Estado y de Gobierno asistentes a la cumbre de marzo, una cita al más alto nivel que se centrará en temas como la equidad y la sostenibilidad.

"Los hombres no pueden seguir ocupando los puestos que nos corresponden", afirmó de manera tajante la ministra dominicana, quien agregó que "no puede haber pleno desarrollo si la mitad de la población está ocupando el espacio que le corresponde" a la otra media.

DEMOCRACIA E INCLUSIÓN, EJES DE LA CONFERENCIA

Los asuntos principales de la reunión de estos días serán la inclusión y la democracia y, en ella, responsables de los ministerios de Mujer y Género de Iberoamérica y expertos abordarán, además, la prevención de la violencia machista y el empoderamiento femenino.

"Son temas centrales para el futuro de las mujeres en estos países" de Iberoamérica, una región donde, apuntó Jiménez, ha habido avances respecto a los derechos de las mujeres.

Sin embargo, subrayó, "no podemos negar que tenemos desafíos muy importantes".

Además de Jiménez, en la cita intervendrán entre otros el secretario general Iberoaméricano, Andrés Allamand; la secretaria de Estado de igualdad y contra la Violencia de Género de España, Ángela Rodríguez; la exvicepresidenta de Costa Rica Epsy Campbell y la directora regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, María Noel Vaeza.

LA LACRA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

La violencia contra la mujer es un tema "grave" en Iberoamérica, a pesar de que la mayoría de los países de la región cuenta con normativas para prevenir y sancionar esta lacra.

Jiménez se refirió especialmente a República Dominicana, uno de los países de América Latina más peligrosos para las mujeres.

Un promedio de 130 mujeres fueron asesinadas por su pareja o expareja en los últimos quince años.

Hubo un descenso en 2022, pero los últimos feminicidios, sin embargo, son cada vez más "atroces", reconoció la ministra, quien asumió el cargo en agosto de 2020.

Se siguen contando víctimas "producto de esa cultura machista que hace que los hombres se sientan dueños de las mujeres por el hecho de haber iniciado una relación", denunció Jiménez.

En ese sentido, propuso "educar desde las escuelas para transformar la cultura machista".

En su opinión, la "igualdad y equidad no pueden estar fuera de los temas que reciben los niños y las niñas desde que inician su formación escolar hasta que la terminan".

IMPORTANCIA DE LA AUTONOMÍA ECONÓMICA

Otra de las cuestiones que se tratarán en la reunión del jueves y el viernes y que se llevará a la cumbre iberoamericana es el de la autonomía económica, que ayude a cerrar la brecha de género.

Uno de los reclamos, detalló, será que se garanticen trabajos y salarios "dignos", que contribuyan al empoderamiento femenino.

Jiménez es partidaria de la colaboración regional para tratar todos estos asuntos, ya que existen "buenas experiencias" en países como Argentina, Chile o México.

"No es lo mismo que las mujeres empujemos en conjunto que lo hagamos de manera individual", resaltó.

Marta Florián

(c) Agencia EFE