Incluirán campañas de donación de órganos en tiempos oficiales

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 3 (EL UNIVERSAL).- Los diputados federales aprobaron por 484 votos a favor, reformar la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para establecer que se incluirán materiales que incentiven la donación de órganos dentro de los tiempos gratuitos de difusión del Estado en las transmisiones de los concesionarios.

Asimismo, en dicha legislación quedó estipulado que a la Secretaría de Salud (SSa) le corresponderá elaborar, promover y difundir dicho contenido para el fomento a la cultura de la donación de órganos y tejidos. El dictamen aprobado fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

El diputado Luis Alberto Mendoza Acevedo, del PAN, fundamentó el dictamen y señaló que la reforma va encaminada a aumentar el número de trasplantes y salvar más vidas humanas de las personas que lo necesitan para mejorar su calidad de vida.

Explicó que la reforma incorpora el tema a las transmisiones gratuitas diarias que se difunden en cada estación y por cada canal de programación.

Por su parte, el diputado Alejandro Carvajal Hidalgo, de Morena, refirió que la donación es un acto indispensable para salvar la vida de miles de mexicanos, y una de las principales afectaciones ha sido la detención del registro de donación de órganos.

El diputado Ángel Miguel Rodríguez Torres, de Morena, presentó una reserva para incluir en el contenido que tendrá que crear la SSa, las células y sangre y sus componentes para efectos de transfusiones y otros terapéuticos, además de los órganos y tejido; la cual fue aprobada por 481 votos a favor.

El dictamen presentado señala que, de acuerdo al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, las modificaciones propuestas a la ley no generan un impacto presupuestario.

También, que la crisis sanitaria impactó de manera significativa en los sistemas sanitarios, con un efecto negativo en los programas de donación y trasplante, dando como resultado que dicha actividad se redujera.

Por lo que el Estado tiene la obligación de trabajar en pro de las personas que padecen enfermedades crónicas, frecuentemente degenerativas. Ocasionalmente secundarias a una enfermedad trasmisible, que producen la pérdida de la función de órganos vitales.