La incidencia semanal sigue a la baja en Alemania y se sitúa en 60,1 casos

Agencia EFE
·3  min de lectura

Berlín, 13 feb (EFE).- La incidencia acumulada de covid-19 sigue a la baja en Alemania, hasta situarse este sábado en los 60,1 casos por 100.000 habitantes en siete días, menos de la mitad que una semana atrás, con 139 positivos.

Según los datos actualizados por el Instituto Robert Koch de virología (RKI), en las últimas veinticuatro horas se verificaron 8.354 nuevas infecciones y 551 fallecidos. Una semana atrás, los nuevos contagios fueron 10.485 y las víctimas mortales 689.

El pico de contagios en un día se registró el 18 de diciembre, con 33.777 casos; el de muertes fue el 14 de enero con 1.244; la mayor incidencia acumulada se dio el 22 de diciembre, con 197,6 positivos en siete días por 100.000 habitantes.

Este descenso se observa de manera similar en todo el país. En el "Land" de Berlín, el nivel de incidencia está en 57,4 casos semanales; en los estados más afectados del este del país, como Turingia, se bajó por primera vez en meses a menos de 100, con 98,8.

El total de positivos verificados en toda la pandemia en Alemania se sitúa en los 2.328.447 casos -de los cuales 2.112.000 se consideran recuperados. El número de fallecidos asciende a 64.742.

EL OBJETIVO DE LOS 35 CASOS SEMANALES

Pese a ese descenso, la canciller alemana, Angela Merkel, y los líderes regionales acordaron el pasado miércoles prolongar el cierre de la vida pública hasta el 7 de marzo. Desde noviembre está cerrada la restauración, el ocio y la cultura, a lo que se sumó en diciembre el cierre de los comercios no esenciales.

Merkel marcó ayer, en una entrevista con la televisión pública ZDF, la pauta para una reapertura gradual si se logra una incidencia estabilizada en 35 casos semanales por 100.000 habitantes.

"Hay que esperar a que haya un ciclo de infecciones estabilizado para plantearnos sucesivas fases de reapertura", indicó Merkel. Ese nivel de incidencia debe quedar por debajo de los 35 positivos durante dos semanas para poder ser considerado estable, concretó.

La canciller insistió en que lo prioritario debe ser la reapertura de la actividad escolar; desde diciembre están interrumpidas las clases presenciales.

Esta cuestión es competencia de cada "Land" --estado federado--, pero hay consenso en que la reapertura se inicie a partir del 22 de febrero, según el criterio y niveles de incidencia de cada región.

Tal como acordaron Merkel y los líderes de los 16 "Länder", se plantea asimismo la reapertura de las peluquerías el 1 de marzo como primer paso hacia esa relajación de las restricciones.

La canciller insiste en que las nuevas variantes de la covid pueden dar al traste con la evolución positiva observada en las últimas semanas. Advierte así de que esas mutaciones --británica, sudafricana o brasileña-- pueden acabar siendo las dominantes, por lo que se debe actuar con total cautela.

La reapertura de la vida pública podría arrancar por museos y galerías de arte, seguido de comercios --no grandes superficies--, para continuar con instalaciones deportivas y restauración.

(c) Agencia EFE