Incertidumbre sobre si Polonia realizará elecciones

VANESSA GERA y MONIKA SCISLOWSKA
Una mujer en bicicleta pasa junto a carteles electorales para el presidente polaco Andrzej Duda, quien busca la reelección para un segundo término en comicios que aún no están seguros apenas a cuatro días de su planeada realización, en Lomianki, cerca de Varsovia, e,l miércoles, 6 de mayo del 2020. El partido de gobierno quiere que las elecciones sean aplazadas por una o dos semanas, pero la oposición pide un aplazamiento más largo. (AP Foto/Czarek Sokolowski)

VARSOVIA (AP) — Polonia tiene programado celebrar elecciones presidenciales en cuatro días, pero nadie puede decir si va a suceder o no.

La fecha para los comicios del domingo fue decidida hace meses, pero la pandemia de coronavirus y el consiguiente encierro decretado por el gobierno lanzaron al caos los preparativos. Agrias disputas entre el gobierno conservador y sus opositores políticos han impedido un acuerdo sobre una alternativa.

La legislación para autorizar una votación por correo sigue en el parlamento, sin garantías de que vaya a ser aprobada. El funcionario del gobierno a cargo de la elección reconoce que no puede realizarse el domingo, pero la votación no ha sido aplazada oficialmente.

El gobernante Ley y Justicia estaba preparándose el miércoles para un aplazamiento de dos semanas y pidió el permiso de la corte suprema.

Hasta ahora, había insistido en mantener las fechas fijadas antes de la pandemia — una elección el 10 de mayo y una segunda vuelta el 24 de mayo, si es necesario — organizando una votación exclusivamente postal.

El líder del partido, Jaroslaw Kaczynski , insiste en que la constitución requiere que la elección presidencial se realice en mayo. Reconoció además que el partido teme que su candidato, Andrzej Duda, pudiera perder la fuerte ventaja que tiene en los sondeos de opinión si se aplaza la votación y los efectos de la tragedia azotan la ahora robusta economía.

Los partidos opositores rechazan realizar los comicios ahora y quieren que el gobierno declare un estado de emergencia que legalizaría un aplazamiento de tres meses. Argumentan que durante un encierro, sus candidatos no han podido hacer campaña adecuadamente, mientras que el presidente Duda se presenta frecuentemente en televisión para hablar e las gestiones del gobierno contra la pandemia.

Todos los expresidentes polacos y varios ex primeros ministros planean boicotear lo que llaman una “pseudo-elección”.