En la incertidumbre, futuro de Alberto Capella en QR

·5  min de lectura

CANCÚN, QR., noviembre 12 (EL UIVERSAL).- Luego de separar del cargo a Alberto Capella Ibarra, como secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, y de nombrar a Lucio Hernández como encargado de despacho de la dependencia, el gobernador del estado, Carlos Joaquín González, analiza los perfiles de candidatos a ocupar el puesto del ahora exjefe policiaco, quien dejó de aparecer en la nómina gubernamental.

El dato fue dado a conocer por el vocero del Gobierno del Estado, Carlos Orvañanos, quien fue cuestionado sobre las imprecisiones sobre la situación del jefe policiaco, cuya destitución sigue siendo exigida por la Red Feminista de Quintana Roo, debido a la "brutalidad" con la que se arremetió contra población, desarmada, durante la protesta. "El secretario Capella está en separación del cargo. Ya no está, hoy por hoy, en la nómina. Ya no está cobrando, ya no está tomando decisiones. Lo más probable es que él no se va a reincorporar como titular.

"Sin embargo, el gobernador es el que informará en su momento, en algunas semanas, si se ratifica al licenciado Lucio Hernández o bien, si se evalúan otros perfiles, porque ya hay algunos perfiles que está valorando, que está analizando para quien deba ocupar de manera definitiva el cargo de secretario pública del estado", indicó Orvañanos Rea. Capella Ibarra solicitó su separación del cargo, lo cual le fue aceptado por el mandatario estatal, mientras se desarrollan las investigaciones para determinar su grado de responsabilidad al cumplir o no, la orden que Joaquín González dice haberle dado, de no reprimir, ni incurrir en hostigamiento de las protestas convocadas el nueve de noviembre pasado, en reclamo por el feminicidio de la joven Bianca Alejandrina "Alexis".

Conforme con esa postura, Joaquín González no ha sido claro para establecer si Capella volverá o no a su puesto, en caso de que las investigaciones lo eximan de responsabilidad en el caso. Como coordinador del Mando Único, que le da potestad sobre la policía municipal, quien fuera titular de la Policía Quintana Roo debió transmitir y garantizar el cumplimiento de la instrucción que recibió, al director de Seguridad Pública de Cancún, Eduardo Santamaría. Aquella noche -en el lugar de los hechos- Santamaría vio cómo los elementos a su cargo se lanzaron con armas de fuego, toletes y escudos -sin impedirlo o frenarlo- en contra de la multitud congregada en el Palacio Municipal, a fin de desalojarla de la explanada. Santamaría fue separado del cargo por la alcaldesa "Mara" Lezama, como parte de las investigaciones que, a nivel interno, realiza la Contraloría y para coadyuvar con las indagatorias hechas por la Fiscalía del estado, de acuerdo con sus propias declaraciones.

La edil ha sostenido que ella no giró órdenes para reprimir la protesta y "alguien" dio una contraorden. Al día siguiente de lo ocurrido, responsabilizó al gobierno estatal que, a través del Mando Único, asumió el control de la policía municipal. Orvañanos admitió que es evidente que la orden del gobernador, hecha por escrito, a través de un mensaje, fue desoída o incluso, que hubo una contra orden. "Hay diversos tipos de pruebas y sí se está trabajando en ese tipo de pruebas para contar con todos los elementos que puedan comprobar de dónde vino esa contra orden o de dónde vino la decisión de abrir fuego por parte de estos elementos de policía. "Lo que sí es un hecho es que la decisión del gobernador y el mensaje a su secretario fue 'no utilización de armas', eso debe quedar muy claro. Si abajo alguien incumplió esa orden, es ahí donde vamos a llegar", relató, en entrevista.

El vocero afirmó que en estos momentos "lo jurídicamente y administrativamente más conveniente era aceptar una separación del cargo, sobre todo para que se llevara a cabo la investigación" y añadió que al menos cinco elementos municipales están bajo investigación. Se despide Capella En su descargo, Capella argumentó públicamente que se encontraba fuera del estado, velando a su padre y expresó que de haber estado en la ciudad coordinando la estrategia, esos actos -que calificó como una "estupidez"- no se habrían dado.

Hoy, se despidió de ciudadanos -con quienes mantiene comunicación a través de un chat institucional- lamentando la represión armada por parte de policías municipales de Cancún, hecho que atribuyó a "la deslealtad de mandos y elementos que participaron en tan vergonzoso incidente", para perjudicarlo. "Como ya es público solicité mi separación del cargo como responsable de la seguridad en el estado. Agradezco a quienes nos dieron la confianza, el ánimo y la comprensión necesaria ante tan difícil tarea. También a quienes mantuvieron críticas permanentes algunas con las que coincidimos y otras que nos parecieron subjetivas, pero siempre el debate es bienvenido.

"Lamento mucho lo acontecido el lunes pasado y, aunque la deslealtad de mandos y elementos que participaron en tan vergonzoso incidente, fue principalmente contra su servidor, no eludo mi responsabilidad moral en el tema", les expuso. Aseguró que durante su ejercicio al frente de la corporación, desde octubre de 2018, hubo un "combate frontal a la grave corrupción policial", que redundó en la recuperación y reestructuración de áreas importantes para el desarrollo y profesionalización de la policía y señaló que se lleva "el invaluable sacrificio de los 48 compañeros policías que perdieron la vida en estos dos años por cumplir con su trabajo, esas pérdidas las traeremos en la memoria como una carga permanente".

Enalteció la labor de los agentes caídos en el cumplimiento de su deber y la cooperación de "miles de personas", en su opinión lograron reducir la incidencia delictiva en la entidad, "sin dejar de reconocer que falta mucho por hacer aún". "No permitan que se pierda lo avanzado que afortunadamente es mucho, como mucho también es lo que falta por hacer", cerró.