Tras incendios en Sierra de Santiago, podrán regresar a comunidades

·2  min de lectura

MONTERREY, NL., marzo 27 (EL UNIVERSAL).- A partir de este domingo podrán regresar a sus viviendas habitantes de 11 comunidades de la sierra de Santiago, al considerarse que ya no hay riesgo para su seguridad una vez que se han logrado avances en el control del incendio, informó Protección Civil de Nuevo León.

Los pobladores que regresarán a sus viviendas son los lugareños de La Mesa del Nopal, El Chupadero, La Jacinta, Las Adjuntas, San José, San Antonio, La Cotorra, San José de las Boquillas, El Terrero, La Peñita y El Cilantrillo.

Asimismo, los habitantes de otras cinco poblaciones todavía no podrán hacerlo ni aquellos que hayan sufrido la pérdida total de sus casas, hasta que hayan sido reconstruidas.

Todavía deberán esperar indicaciones los vecinos de Ciénega de González, La Escondida, San Juan Bautista, Cañón del Álamo y San Isidro.

El gobernador, Jaime Rodríguez Caslderón señaló que hoy sobrevoló en helicóptero la zona afectada y refirió que se coordinarán acciones con el gobierno de Coahuila para fortalecer por aire el combate del incendio en ambos estados, con el uso de un avión DC10.

El esfuerzo del trabajo coordinado y la efectividad durante los últimos 12 días, con participación de brigadistas de los tres niveles de gobierno y voluntarios, arroja un panorama alentador en el control del voraz incendio en la Sierra de Santiago, como resultado de un Sistema de Comando de Incidentes, que se ha puesto en práctica y por el trabajo de más de 500 brigadistas en tierra y el apoyo de siete aeronaves, señaló PCNL.

Este sábado, el gobernador Rodríguez Calderón acudió al centro de operaciones que se instaló en la Cola de Caballo, y acompañado por representantes de la Conafor y Miguel Perales, director de PCNL, realizó un sobrevuelo en helicóptero para evaluar la situación en las zonas afectadas.

Una vez que se analizó la situación, se determinó que a partir de este sábado podrán regresar a sus hogares la mayoría de los más de mil 100 habitantes de las comunidades que tuvieron que ser evacuados ante el riesgo que, avivado por fuertes vientos durante la noche del martes y la madrugada del miércoles, representaba el avance del incendio forestal.