Incendios: Argentina tiene destinado un presupuesto mucho más bajo del aconsejado

Gabriela Origlia
·6  min de lectura

CÓRDOBA.- Este año fue muy complicado para los incendios forestales en todo el país; las primeras estimaciones rondan el medio millón de hectáreas dañadas. Córdoba fue uno de los principales focos, con unas 300.000 hectáreas quemadas. El presupuesto destinado a la prevención, combate y remediación es muy bajo en comparación con lo que otros territorios asignan. Un trabajo del Instituto Economía de Finanzas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) al que accedió LA NACION señala que a nivel internacional el costo de los incendios para las economías representa, en promedio, el 1% del PBI, razón por la cual, eso es lo que se debe destinar para la remediación. En la Argentina, ese valor monetario sería de US$4000 millones.

En las últimas semanas, en Córdoba, aunque sin la ferocidad anterior, siguen los incendios. En Traslasierra los bomberos llevan cinco días de trabajo. Hay dos frentes contenidos en dirección oeste y sur, hacia el oeste, sobre el paraje Cuesta del Indio, hay un foco activo en un terreno de muy difícil acceso. Hay 150 efectivos desplegados, camiones cisterna y tres aviones hidrantes que realizarán sus recargas de agua en las pistas de Villa Dolores y Chancani.

El incendio se había iniciado pasado el mediodía del domingo en cercanías del paraje Mussi y posteriormente se extendió hacia distintos puntos de esa región, ubicada en jurisdicción de los bomberos voluntarios de la localidad de Salsacate.

El presupuesto nacional proyectado contempla apenas $25 por año para proteger una hectárea de bosque nativo

El presupuesto de este año del Plan Nacional de Manejo del Fuego fue de $682 millones (US$8,7 millones a cotización oficial) y el que viene, si se cumplen las proyecciones de recaudación de un impuesto, $1800 millones. Si se considera solo la prevención, la estimación internacional es una media de US$20 por hectárea fiscalizada como potencialmente inflamable. En el caso de la Argentina, donde según el Senasa hay 33,1 millones de hectáreas de monte nativo y 1,5 millones implantadas, habría que contar con un piso de US$420 millones.

Desde el Ministerio de Seguridad, del que este año depende el Plan de Manejo del Fuego, indicaron que entre enero y agosto en concepto de alquiler de medios aéreos, se pagaron $ 75.308.000 en aviones y $ 222.090.835 por helicópteros. Apuntaron que por haber finalizado la licitación correspondiente a helicópteros, se utilizaron los de las Fuerzas de Seguridad, lo que "significó un mejor aprovechamiento de los recursos con que cuenta el Estado Nacional". La Policía Federal destinó 83 horas de vuelo de helicópteros en el Delta y 25 horas en Córdoba mientras que la Prefectura completó 25 horas en el Delta; a esos servicios se le sumaron los aviones contratados por el Ministerio.

Las fuentes aclaran que debieron tramitar "incrementos y modificaciones presupuestarias" porque "todo esto no estaba contemplado" y la flota estaba en "muy mal estado". Apuntan que las compras de repuestos para toda la flota de helicópteros Airbus y su reconversión rondan los $360 millones que ya "se están tramitando". Claro que el uso de esas unidades no es solo para combate de incendios. Respecto del gasto en personal del Ministerio, en los primeros ocho meses del año, fue de $ 29,5 millones.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente que conduce Juan Cabandié, que pasará a controlar el área el próximo año, señalaron que el presupuesto que ya tiene media sanción de Diputados contempla la creación del Fondo Nacional del Manejo del Fuego para aumentar el financiamiento del área: crea una contribución obligatoria del tres por 1000 en las primas de seguros -excepto las de vida- a cargo de las aseguradoras. Se trata de una acción similar a la que existe para los bomberos, que es de cinco por 1000. El fondo podrá ser instrumentado por un fideicomiso a ser operado por la banca pública. La estimación del secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, es que se reunirían unos $1800 millones con lo que se multiplicaría por tres el presupuesto de este año.

En el caso de Córdoba, hace tres años el Gobierno eliminó el impuesto al fuego que regía desde 2004 y por el cual cada usuario de energía en la provincia pagaba un plus en sus facturas para financiar el Plan Provincial de Manejo del Fuego; la mayor parte de los recursos iban a cuarteles de bomberos. Hasta julio de 2017 se recaudaron por ese tributo $90 millones; ese mes se cortó y la Provincia se comprometió a reemplazar ese monto. Este año fueron $385 millones.

Claudio Vignetta, secretario de Gestión de Riesgo Ambiental, señala que Córdoba es el distrito con mayor presupuesto para prevención y combate de incendios; el monto presupuestado incluye los subsidios por unos $700.000 anuales a los 185 cuarteles de bomberos que hay en la provincia. Además, cinco voluntarios por cuartel de zonas de mayor riesgo reciben una beca de $14.500 mensuales para su capacitación continua. Este año, por la emergencia vivida, se sumaron $170 millones para la compra de nuevo equipamiento y $1000 millones del Fondo de Asistencia en Situaciones de Desastre. La Provincia cuenta con cuatro aviones hidrantes propios (uno es el Air Firebox con capacidad de carga de agua en lagos, único del país) en los que invirtió US$8,6 millones.

Estudio comparativo

Inés del Valle Asís, economista responsable del grupo que realiza el trabajo en la UNC, explicó que buscaron comparar la asignación presupuestaria argentina y cordobesa con la de otros países equiparables. "Surge que la disparidad es muy grande", apuntó, y advirtió que a nivel local no existía una metodología en marcha por lo que tomaron antecedentes internacionales y un trabajo de valoración de tierras del Parque Nacional Quebrada del Condorito (Córdoba) que les ratificó que los valores son comparables.

Repasó que Australia, donde el año pasado el fuego dañó tres millones de hectáreas, destinó US$1400 millones; en España -donde en 2012 hubo daños importantes por las llamas- la valoración económica establece que se destinan hasta US$28 por hectárea. "Lo que vemos es que todo el proceso, desde la prevención a la remediación, siempre dará un promedio de alrededor del uno por ciento del PBI, incluyendo la recuperación del ecosistema natural y humano dañado".

El costo base de una hectárea quemada se calcula en unos US$9000 a nivel mundial, el 40% es el componente ambiental y el resto lo destinado a prevención y extinción (en este último rubro el funcionamiento y mantenimiento de los aviones hidrantes y helicópteros es siempre lo más significativo). "La valoración económica de áreas naturales para Córdoba -en particular la Quebrada del Condorito- no es muy distinta de la de Australia, Francia o Estados Unidos".

Ciudad: Viajar de pie, la habilitación que se proyecta en el transporte público

Asís planteó que la referencia tomada la compararon con la que resultó del programa financiado por Naciones Unidas para Córdoba para el relevamiento y modernización catastral: "Mostró una variabilidad de precio por hectárea que va desde los US$100 en el norte, cerca de las salinas, a US$ 16.000 en la zona de la pampa húmeda. Lo que demuestra que el rango medio es de entre US$8000 y US$10.000. Este valor, permite reforzar el resultado estimado, ya que una hectárea quemada pierde atributos y vale menos".

En función de los parámetros internacionales que destinan entre US$12 y US$28 por hectárea por año a los programas estatales de lucha contra el fuego, Córdoba que cuenta con unas 600.000 hectáreas rurales de bosques nativos -las con mayor potencial inflamable- debería destinar, a tipo de cambio oficial, $600 millones, como mínimo.