Un incendio destruyó su casa familiar de toda la vida. Tiene 84 años y no la puede reconstruir

·5  min de lectura

Juanita Williams vivió en una casa de color azul intenso en Homestead durante más de siete décadas. Entonces, el 16 de enero de 2017, descubrió una tubería que goteaba y llamó a un fontanero. Este encendió un soplete para hacer la reparación. Un incendio comenzó en la cocina, se extendió a su dormitorio y carbonizó la casa.

Desde entonces no ha podido vivir allí.

“Perdimos un montón de cosas”, dijo suspirando esta mujer de 84 años. “El fuego iba muy rápido y me costó salir de la casa. Me quedé con lo que pude”.

En la actualidad, las cuentas se acumulan y la trabajadora jubilada de una cafetería se esfuerza por moverse tras lesionarse la cadera. No tiene un transporte fiable y –mientras está atrapada en un apartamento lejos de su casa– suspira por el terreno familiar de su juventud.

Williams nació en 1937 en Florida City, la novena de 11 hijos. Su tío, George Williams, construyó la casa de 1,400 pies cuadrados en un campo abierto en la esquina de Southwest Third Avenue y Seventh Street. Una vez terminada la casa en 1949, se mudó con su hermana, Mildred.

Asistió a la escuela solo hasta el séptimo grado. A los 15 años se casó y nació su primer hijo, James Edward Williams. Vivió con su marido y su hijo durante años antes de que llegara Chris en 1967.

De su juventud, Chris Williams recuerda: “Era una casa familiar, siempre pasábamos buenos momentos en esa casa. Siempre que había algo que hacer. Navidades, Thanksgiving, cumpleaños, todo eso”.

Juanita consiguió un empleo en el Neva King Cooper Educational Center como trabajadora de la cafetería en 1965 y pasó la mayor parte de sus años de trabajo allí. Más tarde le ofrecieron un puesto de supervisora, pero no pudo aceptarlo porque no pudo completar el papeleo debido a su falta de educación. Luego pasó a ser monitora de autobús, pero no trabajó mucho tiempo porque tuvo que operarse de la cadera, lo que le dificultaba subir los escalones del autobús. Se jubiló en julio de 1997.

En los años que siguieron a su jubilación, Williams pasó sus días en casa con su familia, cuidando de su hijo James Edward, que había caído enfermo tras un derrame cerebral. Asistía regularmente a la iglesia Greater New Mt. Zion A.M.E. en Homestead.

Cumple un deseo. Haz la diferencia

Cómo ayudar: Wish Book está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura aquí.

Entonces, en 2017, Chris se dio cuenta de que la tubería goteaba antes de dirigirse al trabajo. Williams llamó a un fontanero que había contratado dos veces antes. Chris no se fiaba del tipo. “Una vez lo caché usando un soplete y le dije: ‘No vuelvas a usar un soplete aquí porque esta es una casa con estructura de madera’ ”, recuerda.

El fontanero hizo caso omiso de sus deseos y usó un soplete para arreglar la tubería. Juanita recuerda que ella y James Edward vieron humo y salieron corriendo de la casa.

Chris acababa de salir del trabajo cuando recibió una llamada sobre la casa en llamas. Volvió a casa en bicicleta tan rápido como pudo. “Vi los camiones de bomberos y pensé: ‘Oh, Dios mío’ ”, dijo. “Lloré”.

La gente que estaba cerca ayudó a la familia a sacar las pocas cosas que se pudieron salvar.

“Todas mis cosas en la cocina...” recordó Juanita, quedándose sin palabras.

Williams y sus hijos se mudaron a un hotel cerca de Palm Drive después del incendio, que fue causado por cables cruzados. El fontanero fue multado con $150 por realizar trabajos de fontanería sin licencia, pero por lo demás salió indemne.

El 2 de abril de 2019, James Edward murió después de una serie de accidentes cerebrovasculares. Chris ahora cuida de Juanita mientras trabaja en un Texas Roadhouse en la preparación de alimentos y como lavavajillas. La mayor parte del tiempo está sentada en su apartamento con poca luz esperando volver a su casa, que está a más de una hora de camino. No tiene coche y usa un bastón.

Juanita Williams, en la foto con su primo Ulysses Harris, no ha podido volver a instalarse en la casa familiar que se quemó hace casi cinco años.
Juanita Williams, en la foto con su primo Ulysses Harris, no ha podido volver a instalarse en la casa familiar que se quemó hace casi cinco años.

“Lo extraño todo”, dice. “Es muy incómodo estar aquí. No puedo conseguir que me lleven. Tengo que esperar a que alguien venga a llevarme a la tienda. A veces ni siquiera tengo con qué pagar en la tienda debido a todas estas cuentas”.

“Está tan preocupada por volver a esa zona, pero está tan lejos que ni siquiera puede ir a la iglesia”, dice Ulysses Harris, su primo.

Williams sigue asistiendo a la iglesia cuando puede, pero está a una hora de camino de su actual casa. Chris la lleva a misa cuando no está trabajando.

En cuanto a su casa, no tenía seguro y no puede pagar las reparaciones. Chris le ayuda con los servicios del apartamento y Harris colabora cuando puede.

“Ella estaba muy preocupada por sus impuestos, así que la ayudé a pagarlos este año”, dijo Harris. “Intentamos ayudarla con la cuenta de la luz, pero le pesa el alquiler”.

Grant a wish. Make a difference.

How to help: Wish Book is trying to help this family and hundreds of others in need this year. To donate, pay securely at MiamiHerald.com/wishbook.

Juanita fue nominada para el Wish Book por Eric Fryar de Concerned Committed Brothers of The Community, una organización sin fines de lucro.

“Escuché su historia el año pasado”, dijo Fryar. “Sé que es un pilar en su familia, ella hace un trabajo serio en su iglesia y lo ha hecho durante años. Es simplemente una buena persona con un buen corazón que necesita una mano amiga en este momento”.

Juanita agradecería cualquier tipo de ayuda, como asistencia financiera para restaurar la casa o servicios de reparación donados para hacerla habitable de nuevo.

Cómo ayudar

Wish Book está tratando de ayudar a centenares de familias necesitadas este año. Para donar, pague de forma segura en MiamiHerald.com/wishbook. Para obtener información, llame al 305-376-2906 o envíe un correo electrónico a wishbook@miamiherald.com. Los artículos más solicitados frecuentemente son computadoras portátiles y tabletas para la escuela, muebles y camionetas accesibles.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.