El incómodo reencuentro de la realeza española en el funeral de Isabel II

·5  min de lectura
El ex rey emérito español Juan Carlos, su esposa Sofía, a la izquierda, el rey Willem-Alexander, al centro, y la reina Máxima de los Países Bajos, a la derecha, llegan al funeral de la reina Isabel II en la Abadía de Westminster
El ex rey emérito español Juan Carlos, su esposa Sofía, a la izquierda, el rey Willem-Alexander, al centro, y la reina Máxima de los Países Bajos, a la derecha, llegan al funeral de la reina Isabel II en la Abadía de Westminster - Créditos: @Bernat Armangue

LONDRES.- En una de las postales llamativas del funeral de la reina Isabel II, Felipe VI de España, Juan Carlos I y sus esposas se sentaron juntos en la Abadía de Westminster, una imagen que no se veía desde hacía más de dos años, cuando el monarca emérito se exilió a Abu Dhabi en medio de investigaciones sobre su fortuna.

En el sector de la abadía reservado a familias reales durante el funeral de Estado, cerca del féretro de la monarca, estaban, de derecha a izquierda, Felipe VI, la reina Letizia, y los eméritos Juan Carlos y Sofía.

Estaba en segunda fila, detrás de Margarita de Dinamarca y su hijo Federico; Carlos Gustavo y Silvia de Suecia; y Guillermo y Máxima de los Países Bajos, que también comparten fila con la princesa Beatriz.

Sofía y Juan Carlos I de España con el rey Felipe VI de España y la reina Letizia de España mientras el ataúd se coloca cerca del altar en el funeral de estado de la reina Isabel II, celebrado en la Abadía de Westminster
Sofía y Juan Carlos I de España con el rey Felipe VI de España y la reina Letizia de España mientras el ataúd se coloca cerca del altar en el funeral de estado de la reina Isabel II, celebrado en la Abadía de Westminster - Créditos: @GARETH FULLER

Felipe VI vestía su uniforme militar de gala, Juan Carlos llevaba traje negro, camisa blanca y una corbata también negra, mientras que sus esposas iban completamente de negro, con sombrero y, en el caso de Sofía, velo.

La imagen de los cuatro juntos no se veía desde enero de 2020, en los funerales de una hermana de Juan Carlos y tía del rey, y hoy fue una de las noticias dominantes en los medios españoles.

Exilio

Unos meses más tarde, el exmonarca se exilió voluntariamente en Emiratos Árabes Unidos a mediados de 2020, acechado por sospechas de corrupción por el opaco origen de su fortuna, dando lugar a un distanciamiento público muy manifiesto con su hijo.

Las dos parejas llegaron por separado a la Abadía de Westminster, como ocurrió la víspera en la recepción ofrecida por el nuevo rey británico Carlos III. En ambos casos, Juan Carlos, de 84 años, que fue operado en los últimos años de rodilla y cadera, se movía con dificultad.

Juan Carlos, al llegar a Westminster
Juan Carlos, al llegar a Westminster - Créditos: @GARETH FULLER

Juan Carlos, que abdicó en 2014 en favor de su hijo, fue invitado por el gobierno británico, y el gobierno español insistió en que el representante de España en los funerales era Felipe VI.

“El jefe del Estado está claro que es el rey Felipe VI, es al que yo acompaño en los funerales de la reina Isabel II”, explicó este mismo lunes por la mañana en Londres el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares. “El rey emérito se encuentra en Londres respondiendo a una invitación a título personal, por lo tanto yo creo que los papeles están claramente definidos”, agregó.

Juan Carlos, ausente por la tarde

Según informó la Casa Real española, Felipe VI participará hoy en la ceremonia religiosa previa al entierro de la reina Isabel II en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor.

Felipe aceptó la invitación formulada por el rey Carlos III a las casas reales para participar en ese servicio religioso, que tendrá lugar este lunes por la tarde y de carácter más íntimo que el funeral de Estado que se desarrolla en Westminster.

La reina Sofía acompañará al rey, mientras que la reina Letizia no podrá asistir al deber tomar un vuelo regular con destino a Nueva York. El rey emérito Juan Carlos, por su lado, declinó la invitación, según la misma fuente.

Juan Carlos I e Isabel II eran primos lejanos -la reina Victoria era tatarabuela de ambos-, y Felipe VI trataba de “tía Lilibeth” a la monarca cuyos funerales reúnen en Londres a decenas de dignatarios mundiales.

Según la Casa Real española, Sofía -quien vive en España- viajó a Londres con el rey y la reina, pero en lugar de quedarse con ellos en la embajada española, se hospedaría en el mismo hotel que su esposo Juan Carlos “por razones logísticas y organizativas”.

Críticas en España

El partido de izquierda español Unidas Podemos, el partido menor en el gobierno de coalición de España liderado por el PSOE, criticó la presencia del rey emérito en el funeral.

“Invitar a un criminal fugado a un funeral de estado muestra lo que es la monarquía en el Reino Unido y en España”, dijo el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, en una conferencia de prensa la semana pasada.

Esta mañana, junto a una foto del funeral, subió la apuesta: “El problema no es que un delincuente fugado vaya a reírse de todos los españoles a un funeral de Estado. El problema es que, mientras esté vigente el art. 56.3 de la Constitución, Felipe VI podría hacer lo mismo que hizo su padre y luego echarse las mismas risas de impunidad”.

Gerardo Pisarello, miembro del parlamento español que representa al partido catalán En Comú Podem de Podemos, dijo al sitio web de noticias español El Debate que las monarquías eran “obsoletas y anacrónicas”. En un discurso en el Congreso de España este lunes insistió: “Basta de engañar a la gente con cuentos de hadas sobre la monarquía (británica y española), hay mucha historia negra a su alrededor”.

Juan Carlos quedó envuelto en medio escándalos financieros y el rechazo público por un viaje de caza de elefantes a África.

Los fiscales españoles investigaron las denuncias de fraude en España y Suiza, pero la investigación se abandonó debido a la insuficiencia de pruebas. Sin embargo, todavía podría enfrentar un juicio en Gran Bretaña en un caso de acoso presentado en su contra por su examante, Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Él negó las acusaciones.

Agencias AFP, EFE y Reuters

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La importancia del castillo de Windsor para la familia real