El momento incómodo de Lacalle Pou en una ciudad fronteriza con la Argentina: “Defendemos a los que no hacen paro”

·5  min de lectura
El momento incómodo de Lacalle Pou en una ciudad fronteriza con la Argentina: “Defendemos a los que no hacen paro”
Captura

MONTEVIDEO.- Una serie de reclamos y movilizaciones fue el escenario que enfrentó el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, este jueves en Salto, ciudad fronteriza con la Argentina (Concordia). El mandatario llegó a la ciudad litoraleña para inaugurar un conjunto de oficinas públicas, entre las cuales está la Agencia Nacional de Desarrollo, la Inacoop y Salto Grande. Pero entre la muchedumbre que lo esperaba en la puerta del edificio a inaugurar había de todo: los que pretendían sacarse una foto con él y saludarlo, los que querían entregarle cartas con distintos petitorios y manifestantes de distintas organizaciones sociales y sindicales que llevaron pancartas y ollas para golpear.

Al llegar al lugar el presidente los vio, pero primero saludó a los anfitriones y luego se ubicó en la primera fila, de espaldas a los invitados y a los manifestantes que se encontraban a pocos metros.

Volcán de La Palma, en vivo: la caída de lava, la llegada al mar y el nuevo delta en directo

Luego de varios discursos, entre los que estuvo el del intendente de Salto, Andrés Lima, que habló de la “cooperación entre el gobierno nacional y el departamental para concretar las inversiones y generar empleo”, fue el turno de Lacalle Pou. En ese momento los aplausos empezaron a entremezclarse con gritos y cánticos de los manifestantes. El mandatario se refirió al esfuerzo de varios sectores, como el de la salud y la educación. Y en ese sentido, advirtió: “En esta salida de la pandemia, mucha gente está haciendo uso del derecho legítimo a la huelga y el paro, pero mucha gente va a ser defendida por el gobierno, la que quiere trabajar, no hacer huelga y no hacer paro”.

Unió la realidad de Salto, de recuperación en el sector citrícola, al paro en el puerto (que “frenó el país”), y dijo: “Por más esfuerzo que se haga en Salto, si los barcos no pueden salir con los cítricos, no vale la pena el que está agachando el lomo acá”.”El país quiere trabajar y nosotros vamos a respaldar al que quiere trabajar legítimamente”, remarcó Lacalle Pou. “Hay que dialogar, comprender los reclamos, pero no se puede trancar el país”.

Reclamos

Uno de los grupos con más reclamos encendidos era el Colectivo de Ollas y Merenderos de Salto, cuyos integrantes llevaron, además de pancartas, ollas vacías que golpeaban con utensilios de cocina. “¡Hay niños con hambre!”, gritaban mientras el presidente hablaba de los planes para la región y advertía que había en marcha una inversión para un puerto de barcazas que generaría empleo en el departamento.

Junto a la “caceroleada” fueron surgiendo otros planteos relacionados con promesas electorales y algunos improperios que el presidente no ignoró: “Cuando termine de hablar voy a cruzar a escucharlos, pero con respeto; los voy a escuchar porque el presidente siempre está con la gente, no se esconde”, les dijo, provocando el aplauso de quienes habían ido a apoyarlo.Cada vez que hablaba surgían gritos en alusión a los temas que tocaba. Como cuando se refirió a la situación del sistema educativo del país y fue interrumpido por un manifestante que expresó: “¿Y por qué recortás la educación entonces, si es tan importante?”, a lo que Lacalle insistió en que una vez que culminara su alocución hablaría con ellos.

Merck anunció que su píldora contra el Covid redujo en un 50% las muertes y hospitalizaciones

Entre los manifestantes estaban los trabajadores del citrus, que este año ya no cuentan con una extensión del seguro de paro especial para el sector. “Nos vamos a quedar sin nada, no vamos a tener seguro. Se lo acabamos de plantear al presidente y nos dijo que el mismo era hasta este año, pero que de aquí en adelante no podemos contar con ese recurso y ahora no sabemos qué hacer. No fue un no definitivo, pero nos dejó en claro que va a estudiar el tema antes de decir que sí”, dijo a El País la representante del sindicato de los trabajadores de Citrícola Salteña, Miriam Perdomo.

Por otro lado, los integrantes de Ollas y Merenderos de Salto señalaron que la protesta era porque encontraban “un Estado ausente en la problemática alimentaria”.

“En Salto somos alrededor de 25 ollas y 24 merenderos funcionando actualmente, y el Mides no nos da prácticamente nada, entonces no tenemos forma de poder sustentarlos”, afirmó Rosalía Rodríguez referente del colectivo.

También estuvieron los trabajadores que participaron de la obra en construcción de la represa de Salto Grande, que reclaman que el Estado uruguayo asuma la liquidación de los obreros. “Han pasado todos los gobiernos y ninguno se ha hecho cargo de esto. Le entregamos una carta y encontramos por lo menos buena receptividad”, sostuvo Mario de los Santos, delegado de los exobreros de la represa.Luego de que el presidente terminara de hablar, se cumpliera con el tradicional corte de cinta y recorriera las instalaciones inauguradas, Lacalle quiso hablar con los manifestantes pero ya se habían retirado. “¿Dónde están?”, preguntó a quienes lo rodeaban, mientras alguien le respondía en voz baja “parece que se fueron”. “Yo quería hablar con ellos, qué lástima, bo”.

Del centro de Salto partió hacia el hipódromo, donde se encuentra el predio de la Asociación Agropecuaria de Salto, y allí dejó inaugurada la 113ª edición de la Expo Salto, la feria ganadera y de la producción más antigua del interior del país. Allí habló el intendente Lima, que agradeció a Carlos Albisu, su último contrincante en las elecciones departamentales, por la cooperación que hace la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande al departamento. “Es importante reconocer las cosas y decirlas con nombre y apellido, porque las elecciones ya pasaron y tenemos que sacar todos juntos al país y a Salto en este caso, adelante”.

En su oratoria, Lacalle Pou comentó: “Voy a decir algo que a la barra de Lima no le va a caer del todo bien: estoy 100% de acuerdo con Lima en todo lo que dijo”. Agregó que él había llegado a la presidencia con la intención de “unir a todos los orientales”.

El País/GDA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.