El INAH minimiza daño de tren a sitio

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 16 (EL UNIVERSAL).- Después de que el arqueólogo Octavio del Río difundiera el supuesto hallazgo de un esqueleto humano prehistórico en un cenote debajo del tramo 5 del Tren Maya, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aclaró este jueves en un comunicado que los vestigios referidos ya habían sido encontrados y registrados en 2019 por parte del proyecto de Arqueología del Holoceno, a cargo de la especialista Carmen Rojas Sandoval, perteneciente al INAH.

De acuerdo con información difundida por la agencia AP el 10 de septiembre, Del Río y su compañero de buceo, Peter Broger, vieron un cráneo destrozado mientras se encontraban explorando un cenote debajo del sitio donde el gobierno federal tiene trazado construir el tramo 5 del tren turístico de alta velocidad.

El arqueólogo independiente aseguró a la agencia AP que, dada la distancia en la que se encuentra el cenote, el esqueleto no podría haber sido encontrado sin un equipo de buceo especializado, por lo que es probable que los vestigios tengan unos 8 mil años de antigüedad.

"Ahí está. No sabemos si el cuerpo fue depositado allí o la persona murió en el lugar", comentó. Asimismo, la información difundida por AP señala que Del Río avisó a las autoridades del INAH sobre el hallazgo e hizo un llamado para modificar la ruta de obra del tramo 5 del Tren Maya.

Pero el comunicado del INAH especifica que los vestigios se encuentran a 400 metros de distancia del lugar donde pasará el tren, por lo que no habrá afectaciones al patrimonio arqueológico.

El organismo también señala que "Del Río no trabaja ni realiza colaboración con el instituto, por tal motivo, se deslinda de cualquier acción que pueda llevar a cabo".