Inadi: sorpresa en Mendoza por la renuncia de la delegada local

Pablo Mannino
·3  min de lectura

MENDOZA.- Los movimientos de Victoria Donda, titular del Inadi, quien está siendo investigada por el escándalo con su empleada doméstica, parecen impactar también en la provincia cuyana. Sorpresivamente, la delegada local del instituto, Karina Ferraris, presentó la renuncia por "diferencias políticas y de gestión con la conducción del organismo". Aunque no se logran determinar aún los motivos que provocaron el alejamiento de la funcionaria mendocina, lo que quedó en claro es que existe una fuerte interna y un claro malestar con la cabeza del organismo nacional. En su lugar se designó a la activista trans kirchnerista, Consuelo Marianela Herrera.

Inicialmente, un año atrás, Ferraris tuvo el apoyo de Donda para comandar el organismo local, ya que compartían el mismo espacio político, denominado Somos, además de que ambas habían sido parte de la agrupación Libres del Sur, hoy vinculada al radicalismo mendocino. Sin embargo, cuando a mediados del 2020 se rompió el partido Somos, la funcionaria nacional dio un paso al costado, lo que comenzó a evidenciar cierta inquietud de Ferraris, que continuó bajo esa estructura política, que hoy es parte del Gobierno nacional.

Vale aclarar que Ferraris es una dirigente con historia en el partido Libres del Sur, que la llevó luego a acercarse al radicalismo liderado por Alfredo Cornejo en Cambia Mendoza, llegando a conseguir un lugar en el Concejo Deliberante de la comuna de Las Heras. Por tal motivo, el justicialismo local puso el grito en el cielo y se opuso a la postulación que hizo Donda para que la mendocina comandara la sede provincial del Inadi.

"Quiero contarles que no cumplo más funciones como Delegada del Inadi en Mendoza. Diferencias políticas y de gestión con la conducción del organismo hacen que ya no ocupe ese lugar", se limitó a comunicar Ferraris a través de las redes sociales. Asimismo, más allá de la sorpresiva salida, dejó en claro que continuará en las filas del Frente de Todos, militando en los barrios con "los movimientos sociales y el feminismo popular comunitario" y dejó clara su pertenencia al Frente de Todos: "Seguiremos aportando y construyendo nuestro gobierno del Frente de Todos, con Alberto y Cristina, para poner a la Argentina de pie", indicó en relación a Somos.

Sin embargo, fuentes peronistas consultadas por LA NACION aseguran desconocer los motivos del cortocircuito, aunque creen que Ferraris prepara el terreno para volver a las filas radicales en la comuna de Las Heras, comandada por Daniel Orozco, hombre cercano a Julio Cobos. "Cuando la nombraron en el Inadi se armó gran revuelo porque ella le respondía a Orozco. Y en ese momento, en el peronismo se acordó dejarla unos meses y luego sacarla. Las supuestas diferencias con Donda parecen tener más que ver con su intención de volver a Las Heras", justificaron en las filas kirchneristas locales.

De igual forma, hay voces en el oficialismo local que aseguran que la mendocina se cansó de las diferencias políticas y los manejos de la cúpula del Inadi, que se agudizaron luego de que saliera a la luz el escándalo de Donda con su empleada doméstica que buscaba jubilarse y a quien le ofreció un cargo en el organismo para evitar cumplir con los aportes correspondientes. Asimismo, indicaron que luego del quiebre de Somos, Ferraris quedó más cerca del otro líder del partido, Daniel Menéndez, por lo que finalmente se vio afuera del instituto nacional. "Karina se quedó con Menéndez, por eso Donda buscó correrla del Inadi. Pasando en limpio: no se fue, la fueron", indicaron a este diario.

Así, la salida de Ferraris tuvo rápidamente un remplazo. Se designó en su puesto a Consuelo Marianela Herrera, quien tiene 29 años y es una militante travesti-trans. Herrera es estudiante de Trabajo Social de la UNCuyo y tiene una amplia trayectoria laboral en sectores populares, particularmente con la comunidad LGTTIBQ+ de Mendoza, según detalla el organismo local.