Imputan a José Alperovich por presunto abuso sexual y piden que la causa se unifique en Capital

Iván Ruiz

El exgobernador de Tucumán y senador nacional en licencia fue denunciado por violación por una sobrina

El Ministerio Público Fiscal imputó ayer al exgobernador de Tucumán José Alperovich por el presunto abuso sexual de una familiar y pidió que el caso sea unificado en el expediente que se tramita en la ciudad de Buenos Aires. El senador nacional, que se tomó licencia en su cargo, quedó así formalmente imputado por la Justicia.

Los fiscales Santiago Vismara y Mariela Labozzetta (Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres) dieron impulso ayer a la investigación y sostienen que es necesario que la causa sea unificada en esta ciudad, ya que la denunciante también había realizado una presentación en la provincia de Tucumán. La decisión quedará ahora en manos del juez en lo Criminal y Correccional Osvaldo Rappa.

Los fiscales argumentaron que el primer caso de abuso sexual denunciado ocurrió en un departamento de Puerto Madero, informaron fuentes judiciales. Y agregaron que la unificación de casos similares es habitual en este tipo de delitos para evitar la "victimización continua" del denunciante en varios expedientes sobre el mismo tema.

"El Ministerio Público Fiscal solicitó que se declare la incompetencia de la Justicia de esa provincia [Tucumán], donde la víctima radicó otra denuncia, y que sea remitida por su conexidad con la causa que tramita en la Justicia nacional", escribieron los fiscales en un comunicado que se publicó este mediodía.

La denunciante viajó anteayer a esta ciudad desde Tucumán para ratificar la acusación y amplió su declaración durante cuatro horas ante los fiscales. Durante ese lapso brindó detalles sobre la acusación de los dos hechos denunciados en un departamento de Puerto Madero donde se alojaba Alperovich.

En los tribunales porteños crecen las sospechas sobre la posibilidad de que realmente prospere la investigación en la Justicia tucumana, informaron fuentes judiciales. Las dudas sobre la posibilidad de que la demanda no prospere en los tribunales locales son abonadas por un hecho tangible: decenas de jueces y fiscales fueron designados por Alperovich durante sus tres mandatos consecutivos como gobernador, entre 2003 y 2015.

Tal como informó LA NACION, la fiscal que tiene a su cargo la investigación por abuso sexual en Tucumán es María del Carmen Reuter, quien fue designada por Alperovich en 2015 como titular de la Fiscalía Penal III de los tribunales de la capital provincial. En septiembre de 2018 quedó al frente de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual.

El juez Facundo Maggio, en cuyo despacho quedó la causa por violación, no fue nombrado por Alperovich, sino por Manzur, en mayo de 2018. Sin embargo, hay vínculos políticos que lo unen con el exgobernador. Maggio es sobrino político de Edmundo Jiménez, el hombre al que Alperovich nombró jefe de los fiscales luego de contar con sus servicios como ministro de Gobierno durante más de una década.

La postura de la joven

Pese a esos vínculos, Milagro Mariona, la periodista que fue designada como vocera de la víctima, le dijo esta semana a LA NACION que "si se llegara a definir la unificación del expediente, se debería establecer que el caso quede en Tucumán, ya que se debe priorizar a la jurisdicción más cercana al domicilio de la víctima". Señaló que así lo entiende también el equipo de profesionales que asesora y contiene a la sobrina del exgobernador.

"Confiamos en la Justicia tucumana. Nuestra tarea es realizar todos los pasos que corresponden y vamos a ir hasta las últimas instancias en este caso y tenemos confianza plena en la Justicia y en su independencia", expresó Mariona.

La vocera de la víctima destacó el trabajo realizado hasta ahora por la fiscal Reuter. "Es importante que se haya caratulado la causa como 'abuso sexual con acceso carnal', porque es lo que establece el artículo 119 del Código Penal, y se contemplaron los agravantes por la desigualdad de poder entre la víctima y el victimario", argumentó.

Mariona consideró que el senador "debería renunciar a sus fueros para que la Justicia pueda actuar sin condicionamiento de ningún tipo, entendiendo la gravedad de la denuncia en un momento histórico como el que vivimos, donde el mensaje del Poder Judicial en defensa de las víctimas de abuso debe ser contundente".

Alperovich fue acusado hace dos semanas por su sobrina, que lo denunció por abuso sexual y, al mismo tiempo, difundió una carta pública con detalles de los abusos. "Mi tío se llama José Jorge Alperovich, por quien fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre de 2017 hasta mayo de 2019. Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor. Tanto que ni siquiera pude ponerlo en palabras", escribió.

Con la colaboración de Fabián López