Impulsan en Connecticut proyecto para borrar antecedentes por delitos menores

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 21 abr (EFE News).- Varias organizaciones en Connecticut pidieron este miércoles al Senado estatal que lleve a votación un proyecto de ley que borraría el récord criminal a quienes hayan cometido delitos menores, lo que abriría la puerta para que miles de personas puedan rehacer sus vidas tras haber cumplido sus sentencias.

Defensores de la propuesta como Carrie Pérez, que contó su historia durante una rueda de prensa este miércoles frente a la sede legislativa en Hartford, aseguran que esta iniciativa es necesaria para combatir la discriminación contra quienes tengan antecedentes, ya que les impide obtener una vivienda o empleo para continuar con sus vidas.

Tener antecedentes ha significado tener "una sentencia de por vida" aseguró hoy Pérez, que escapó de su hogar a los 15 años y cuya adicción en su adolescencia la mantuvo entrando y saliendo de prisión por delitos relacionados con las drogas.

Pero "nunca ofrecieron tratamiento", indicó Pérez, según WFSB, canal 3, afiliada de CBS.

Recordó que en 2015 salió por última vez de la cárcel tras lo cual fue a un colegio (de dos años) y luego la universidad, donde completó una carrera el pasado agosto.

Pérez, activista con Congregaciones Organizadas por un Nuevo Connecticut (CONECT por siglas en inglés), que ahora estudia para obtener su maestría, lamentó que no importa el tiempo y dinero que invierta al finalizar la universidad no podrá obtener una licencia de su profesión debido a sus antecedentes. Tampoco préstamos estudiantiles.

"No estoy siendo discriminada por mi raza o género", argumentó la mujer durante la conferencia de prensa, en la que destacó además que también le ha sido negado un apartamento y un buen empleo.

"Cuando sales de prisión, ¿qué es lo que se supone que hagas? No importa cuánto me levante, esto siempre será una sentencia sobre mí", afirmó.

Pérez pidió que se dé luz verde al proyecto, que fue aprobado ya por el Comité Judicial y que contiene una disposición que crea un sistema de reparación para la Comisión de Derechos Humanos y Oportunidades si alguien enfrenta discriminación con base en un registro que haya sido borrado.

El proyecto, que cuenta con el apoyo de líderes religiosos, propone eliminar automáticamente los delitos menores y los cargos por delitos graves de bajo nivel entre siete y 12 años después de la condena.

"Necesitamos aprobar esta medida para que gente como yo pueda ser libre. Permítanme ser esa persona productiva que puedo ser", sostuvo.

De acuerdo con datos de CONECT, unas 13.400 personas están en prisiones de ese estado y unas 5.000 salen cada año para rehacer sus vidas.

Los datos señalan además que los afroamericanos tienen 9 veces más probabilidades de ser encarcelados que los blancos, mientras que para los hispanos la probabilidad es cuatro veces superior en Connecticut, cifras incluso mayores que los promedios en el país.

Las personas condenadas por delitos graves, como agresión sexual o violencia doméstica, no podrían borrar sus registros.

(c) Agencia EFE