Fin del impuesto al plástico descartable en Israel: una concesión a los judíos ortodoxos

Getty Images - Catherine McQueen

En un momento en que la tendencia mundial es reducir los residuos plásticos, Israel va a contracorriente. El nuevo Ministro de Economía, de extrema derecha, ha anunciado la supresión de una tasa suplementaria a los objetos plásticos de uso único, medida introducida por el anterior gobierno. Debido a su régimen y las familias numerosas, los sectores religiosos usan vajilla descartable.

Por Sami Boukhelifa, corresponsal de RFI en Jerusalén

Esta decisión parece estar motivada por razones tanto políticas como religiosas. Los judíos religiosos comen kosher, igual que los musulmanes comen halal. Pero si el halal se refiere principalmente a la carne y al sacrificio ritual, el kosher o kashrut es mucho más complejo. Se trata de un estricto código dietético, escrupulosamente respetado por los judíos practicantes.

En pocas palabras, la carne y los productos lácteos no deben mezclarse. En casa, hay que tener dos de cada cosa: platos, ollas, sartenes y cubiertos. Una parte de los platos está reservada exclusivamente a la carne y la otra a los productos lácteos.

En este contexto, el plástico descartable puede parecer una bendición. No hay que preocuparse por platos, cuchillos y tenedores de un solo uso. Entre los judíos religiosos, especialmente los ultraortodoxos, hay muchas familias numerosas. Les gustan las grandes cenas y las reuniones familiares. La vajilla desechable es, por tanto, más práctica.

Por ello, el nuevo Ministro de Hacienda, a petición de sus aliados de los partidos ultraortodoxos, ha anunciado el fin del recargo sobre el plástico de un solo uso. Demasiado para el medio ambiente.

"No debemos estigmatizar a los ultraortodoxos”

Supresión del recargo sobre las bebidas azucaradas


Leer más sobre RFI Español