Impuesto hotelero bajó en el Condado de Orange para enero en racha de recaudos mínimos “históricos”, pero funcionarios ven esperanzas en el futuro

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·2  min de lectura

El Condado de Orange registró una caída en los recaudos de impuesto por estadías e hotel y estancias de alquiler a corto plazo en enero, en una racha mes a mes que comenzó en abril del año pasado, cuando la economía turística de la región colapsó ante la pandemia COVID-19.

El impuesto, un gravamen del 6% conocido como TDT por sus siglas en inglés, recaudó $7,678,100 en enero, una disminución del 70% con respecto al mismo mes del año pasado. Se esperaba una baja para diciembre a causa de la suspensión del Pro Bowl de la NFL que se jugó en la región en 2020.

Además, el estadio Citrus Bowl limitó su capacidad y diciembre es históricamente un gran mes en los parques temáticos, debido a las festividades navideñas.

En diciembre, el impuesto utilizado para promover el turismo, construir y renovar grandes lugares como el Dr. Phillips for the Performing Arts y el Centro de Convenciones del Condado de Orange, aportó $10,592,000 a las arcas del condado, dijo el contralor Phil Diamond.

“Esta cantidad es menos de lo que hemos recaudado en cualquier mes prepandémico desde septiembre de 2004”, dijo Diamond. “En resumen, las colecciones de TDT todavía se encuentran en niveles históricamente bajos”, añadió el funcionario.

En el Centro de Convenciones del Condado de Orange, donde las cancelaciones de ferias y reuniones importantes marcaron el comienzo de la agitación económica local, los funcionarios están optimistas de que los negocios están comenzando a regresar.

El director ejecutivo del centro, Mark Tester, dijo que el fin de semana pasado el edificio tuvo aproximadamente 30,000 invitados en cuatro eventos, incluido un espectáculo de botes y varios eventos deportivos amateur, incluida una competencia de porristas y un torneo de voleibol.

Los eventos produjeron colectivamente 21,000 noches en estancias de habitación, dijo Tester, quien proyectó un impacto económico de $35 millones.

“Estamos realmente optimistas ante el verano y el otoño en el Centro de Convenciones”, dijo Tester, y agregó que el fin de semana pasado fue su “mejor fin de semana hasta la fecha” en medio de la recesión.

El alcalde del condado de Orange, Jerry Demings, dijo que este mes y los meses venideros “lucen muy bien” para el negocio de las convenciones en Orlando y que hasta ahora no se ha relacionado ningún brote de COVID-19 con programas organizados allí.

“Entonces sabemos cómo hacerlo y sabemos cómo hacerlo de manera segura”, dijo Demings. “Así que me alienta que, a medida que avancemos con el resto de la pandemia, veremos que se produce una recuperación económica”.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Ryan Gillespie. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.