Impuesto a las Ganancias: el Gobierno habilitará en el Congreso el debate sobre los cambios la semana próxima

LA NACION
·6  min de lectura

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, anunció hoy que el Gobierno nacional habilitará la próxima semana el tratamiento del proyecto de ley de modificación del impuesto a las Ganancias al enviar al Congreso una ampliación del temario de las sesiones extraordinarias, que concluyen el 28 de febrero.

El funcionario dijo además que "la expectativa es que se apruebe cuanto antes" ya que esos cambios van a generar que "1.200.000 personas dejen de pagar Ganancias y eso se va a volcar directamente al consumo".

"La semana que viene vamos a habilitar el debate en el Congreso de la modificación al impuesto a las Ganancias en el período de sesiones extraordinarias con una ampliación del temario a tratar en el mes de febrero", adelantó Cafiero esta mañana en declaraciones a radio 10.

Impuesto a las Ganancias: cómo impactará en el bolsillo el proyecto de Sergio Massa para subir los mínimos no imponibles

Con respecto a cuándo estaría sancionada la modificación al impuesto a las Ganancias, dijo que "la expectativa del Gobierno es que se apruebe cuanto antes" pero "todo depende de los tiempos legislativos".

Sobre la iniciativa presentada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (Frente de Todos), consideró que "esto es algo muy bueno", ya que también "forma parte de la discusión de que los salarios le ganen en términos reales a la inflación".

El proyecto diseñado por Massa propone elevar el mínimo no imponible para que no se les descuente el impuesto a los trabajadores que cobren un salario de hasta 150 mil pesos brutos, es decir, previo a los descuentos por obra social y jubilación.

El jefe de Gabinete destacó que con esta modificación propuesta "1.200.000 personas van a dejar de pagar el impuesto a las Ganancias y eso se va a volcar directamente al consumo porque la gente no tiene especulación financiera, sino que esto da la posibilidad de acceder a un bien más o un servicio más de consumo".

Preguntas y respuestas de los cambios

¿Cuál es el salario más bajo desde el cual los asalariados pagarían Ganancias?

El proyecto busca que cada mes queden al margen del impuesto quienes tengan una remuneración bruta de hasta $150.000, sin contar el aguinaldo. Sí se computarían otros conceptos, por ejemplo bonos extraordinarios. El salario neto (descontados los aportes a la seguridad social) a partir del cual un empleado quedaría alcanzado por el gravamen sería entonces de $124.500, sin importar si se trata de alguien que tiene cargas de familia o no. Actualmente, los salarios más bajos gravados son de $78.810 netos y con el proporcional del aguinaldo incluido si se trata de un asalariado sin deducciones por familia; de $98.963 si es un empleado con cónyuge y dos hijos a cargo y, por ejemplo, de $80.874 si se deduce un hijo.

¿Y en el caso de los haberes jubilatorios?

Se propone incrementar el piso del ingreso alcanzado, para llevarlo de seis a ocho haberes mínimos. Con los montos hoy vigentes, se pasaría de $114.211,74 a $152.282,32 mensuales. Como en marzo subirá el haber mínimo por efecto de la ley de movilidad previsional, la cifra aumentará. La diferenciación de la base imponible respecto de la de los asalariados surgió de una reforma legal impulsada durante el macrismo que está vigente desde 2017. Tiene condiciones: la persona no debe tener ingresos de diferente naturaleza a los haberes previsionales ni debe estar alcanzada por el impuesto a los Bienes Personales.

Impuesto a las Ganancias: preguntas y respuestas sobre los efectos del proyecto de Sergio Massa

¿Hay cambios con respecto a los autónomos?

No. Y ese es un punto cuestionado. El proyecto no contempla mejorar la situación de los autónomos, que tributan a partir de ingresos más bajos que los asalariados, aun cuando esa brecha se achicó en 2018 por una reforma legal. Como regla general, el mínimo no imponible por los ingresos de todo este año para estos contribuyentes es de $503.035,18, en caso de no haber deducciones por familia. Y en el caso de nuevos profesionales y emprendedores, el monto anual es de $586.874,42.

¿Qué pasará en los años siguientes con la cifra de $150.000 de remuneración bruta por debajo de la cual no se tributará?

Esa cifra seguiría la lógica de actualización que tiene desde 2018 el esquema del impuesto. Es decir, se actualizaría una vez al año según la variación que haya tenido entre los meses de octubre previos la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). Más allá de eso, la iniciativa incluye un artículo que le da facultades al Poder Ejecutivo y a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para dictar normas vinculadas a los montos de deducciones. En las últimas dos décadas, el incremento del peso del tributo sobre ingresos que tenían igual o incluso menor poder adquisitivo que antes, fue un hecho recurrente, por la falta de una actualización suficiente de las bases del impuesto frente a la suba de los precios y a las recomposiciones de sueldos. Hasta 2017, el ajuste o no ajuste del esquema dependía de medidas discrecionales de los gobiernos; desde 2018 rige la actualización automática según un índice salarial.

¿Qué pasa con quienes tienen remuneraciones superiores a $150.000?

El proyecto diferencia dos grupos. En el primero están quienes tienen salarios brutos de entre $150.000 y $173.000. En este caso se seguiría pagando Ganancias, pero se faculta al Poder Ejecutivo a elevar deducciones (montos que se descuentan del ingreso sujeto al tributo), para aliviar el efecto distorsivo que se produciría (en caso de regir la nueva ley y no existir alguna disposición específica sobre estos casos) entre quienes queden fuera y quienes queden dentro del impuesto. De no haber correcciones en ese punto, se provocarían inequidades entre los asalariados. Pese a eso, la ley dispondría solo la posibilidad de que haya medidas para este grupo de personas (al hacer la delegación de facultades) y no una modificación concreta. Para quienes tengan remuneraciones mayores a $173.000, no habrá cambios respecto de la situación actual.

Para quienes tengan una remuneración mensual inferior a los $150.000 y ahora están alcanzados por Ganancias, ¿cuál sería el efecto en los ingresos?

Un asalariado sin deducciones de familia, con una remuneración bruta mensual de $120.000 ($99.600 neta de descuentos a la seguridad social) pagaría este año, en caso de no haber cambios, alrededor de $3200 por mes por el tributo, mientras que en el caso de un trabajador bajo relación de dependencia con un salario bruto de $140.000 (neto de $116.200) y deduce cónyuge y dos hijos, el monto que se le descuenta es cercano a los $1800 mensuales. Esas son, aproximadamente, las cifras que se dejarían de pagar.

Con información de la agencia Télam