“Es impresionante”: más de 100.000 argentinos coparon Punta del Este

Se estima que entre el 22 de diciembre y el domingo pasado ingresaron a Uruguay unos 105.000 turistas argentinos
Se estima que entre el 22 de diciembre y el domingo pasado ingresaron a Uruguay unos 105.000 turistas argentinos - Créditos: @Ricardo Figueredo / LA NACION

PUNTA DEL ESTE (Enviada especial).- El verano en Uruguay ya no es solo una expectativa. Según datos revelados en las últimas horas por autoridades de Migraciones, más de 100.000 argentinos ingresaron a este país en lo que el gobierno de Luis Lacalle Pou definió como el mejor inicio de temporada en años.

Así se pueden ver restaurantes sin reservas disponibles hasta mitad de la quincena y hoteles de máxima categoría con ocupación plena hasta el 10 de enero. El termómetro de Punta del Este subió por encima de las proyecciones que las autoridades tenían para este verano. “Podíamos esperar una buena afluencia, pero lo que no podíamos prever es la inmensidad de vuelos privados. Fue impresionante”, explicó el viceministro de Turismo del Uruguay, Remo Monzeglio, en diálogo con LA NACIÓN.

“Nunca vi una cosa así”: récord de barcos en Punta del Este, con mayoría de argentinos y lista de espera en el puerto

“Todo el movimiento que hay, las fiestas de fin de año –algunas de 450 dólares la entrada-, los hoteles que trabajan muy bien, todo eso me hace decir que en cuarenta años de carrera nunca vi un inicio de temporada como esta”, reforzó Monzeglio con optimismo, aunque destacó: “Después vamos a ver qué pasa”.

La alegría uruguaya parece, en gran medida, estar conectada con la brasileña. Y es que, si bien históricamente por cada cinco turistas argentinos se registraba uno de Brasil, hoy la proporción es de tres a uno. “Si bien puede haber una retracción en la cantidad de turistas argentinos, hubo incremento en la cantidad de turistas brasileños”, destacó Monzeglio.

La bajada de la playa Bikini, en Manantiales, un lugar donde se volvió casi imposible estacionar en el verano
La bajada de la playa Bikini, en Manantiales, un lugar donde se volvió casi imposible estacionar en el verano - Créditos: @Ricardo Figueredo / LA NACION

En total, según fuentes de Migraciones, más de 105.000 argentinos entraron al Uruguay entre el 22 de diciembre y el domingo pasado. E se número representa el 61% de los ingresos al país , mientras que los brasileños son casi el 20,5% de los ciudadanos que cruzaron la frontera. El tercer lugar en el podio para los turistas foráneos es para los estadounidenses, que representan un 3,8%.

Una tendencia generalizada

El fuerte movimiento turístico, que comenzó principalmente después de Navidad, se dio en todos los barrios que atraviesan a Punta del Este. En Punta Ballena, el histórico restaurante y club de jazz Medio y Medio –enclave ideal para músicos argentinos– celebró el comienzo de temporada. “Hasta ahora todo está siendo muy, muy bueno. Punta del Este está viviendo una temporada muy especial. Está al nivel de la temporada previa a la pandemia, e incluso un poco más”, evaluó Leandro Quiroga Ferreres, dueño del establecimiento, que también integra la dirección de Cámara de Empresarios Gastronómicos en el Este. “Esto es algo generalizado y lo observamos todos los socios”, resumió.

La playa Montoya, una de las más elegidas por los jóvenes en Punta del Este
La playa Montoya, una de las más elegidas por los jóvenes en Punta del Este - Créditos: @Ricardo Figueredo / LA NACION

En la otra punta del corredor esteño, en José Ignacio, las playas Brava y Mansa desbordaron con locales y turistas que se sorprenden al ver la ciudad inmersa otra vez en un mar de turistas, a pesar de no estar cerca de los niveles récord. “Obviamente, no es una temporada normal por dos motivos fundamentales: el mundo cambió y la Argentina no es la misma de los años dorados del turismo en el Uruguay ”, evaluó Monzeglio.

Las reservas en lugares más solicitados, como el clásico Parador La Huella, son difíciles de conseguir. Hasta al 14 de enero no hay una mesa disponible en el sistema para conseguir un cubierto. En Osaka, una de las propuestas novedosas de esta temporada, la realidad también superó las perspectivas iniciales. A tal nivel, que la sede pop-up con origen en Lima, Perú, extenderá su atención hasta fines de febrero. A pocos kilómetros hacia Rocha, en Las Cárcavas, cientos de turistas se reunieron el 30 en una noche lírica bajo las estrellas protagonizada por el tenor Duilio Smiriglia, el pianista Leonardo Marconi y el ensamble de cuerdas de la Orquesta Sinfónica del Sodre.

En La Barra y Manantiales, foco neurálgico para los jóvenes, se concentra una amplia oferta gastronómica de la ruta 10, muchas de las que ya pasaron a abrir sus puertas los 365 días del año. Allí se despliega también gran parte de las fiestas que, a pesar de que las entradas superan los 100 dólares, se llenan y multiplican al pasar los días.

En el parador de Montoya, las minutas son la opción elegida para almorzar
En el parador de Montoya, las minutas son la opción elegida para almorzar - Créditos: @Ricardo Figueredo / LA NACION

“Es impresionante. Hay una mezcla de todas las edades, todo está repleto con buenas propuestas de música tecno”, evaluó Miranda Zayas, de 20 años, rodeada de amigas. El grupo se movía en la presentación del DJ francés, David Guetta, quien hizo bailar a más de 10.000 personas en la Península.

Y es que en el centro histórico de Punta del Este el movimiento también es impactante. La ocupación en los llamados The Big Five –cinco resorts de máxima categoría– supera el 90% para la primera quincena, mientras que hasta el Día de Reyes llega al 100% en la mayoría de los casos.

“La temporada hasta ahora supera expectativas”, sostuvo el gerente general del hotel Enjoy, Ignacio Sarmiento, y ejemplificó: “En la cena de fin de año hicimos 2000 cubiertos, todos los restaurantes están con listas de espera de horas, el hotel se encuentra en ocupación plena hasta el 6 de enero y todos los fines de semana de enero y febrero. El resto de los días, por ahora estamos al 90% de capacidad”. El icónico establecimiento de la playa Mansa también tiene parte de su temporada en pleno arranque, con más de una docena de shows por delante.

El pronóstico

El rendimiento del resto de la temporada de verano se mantiene en una incógnita, aunque en un contexto alentador. Si bien autoridades y referentes de la industria turística ya advierten que los datos probablemente sean más óptimos que el último año, se verá el clásico declive acompañado por la salida del flujo de turistas después del domingo 8 de enero.

La presidenta de la Cámara de Hoteles de Punta del Este, Analía Suárez, señaló que a partir de la pandemia se instaló la tendencia de dejar las reservas a último momento. “Así se vuelve más complicado definir cómo continuará la temporada” , advirtió a este medio.

El parador y restaurante de Montoya, repleto a la hora del almuerzo
El parador y restaurante de Montoya, repleto a la hora del almuerzo - Créditos: @Ricardo Figueredo / LA NACION

En esa contexto, Monzeglio observó: “Así como con la lectura previa a la temporada fuimos optimistas y nos vimos gratamente sorprendidos por múltiples factores, el resto de la temporada no tiene por qué hacernos pensar en una caída catastrófica, aun dándose una caída en la cantidad de público, de vuelos privados, en alquileres y en consumo”.