Tanto impresionó este boxeador cubano al público de México, que hasta le pagaron una cena en San Antonio

·2  min de lectura

Después de su derrota ante Gilberto “Zurdo’‘ Ramírez, Yunieski González sonó como si su carrera en el ring había llegado al final. Ahora su entrenador confirma que el boxeador cubano seguirá en los trajines del boxeo y le esperaría otra pelea importante en el horizonte.

Franco González, quien estuvo en la esquina del Monster para su pelea del sábado pasado en DAZN, reveló que justo al terminar el encuentro los jerarcas de Golden Boy Promotions, Oscar de la Hoya y Bernard Hopkins mostraron mucho interés en el siguiente capítulo de la carrera del cubano.

“Oscar y Hopkins hablaron con él y le dieron palabras de aliento, por la actuación que había tenido’‘, comentó Franco, quien está a punto de renovar su gimnasio en Miami. “Le dijeron que alguien con su corazón y entrega siempre tendrá un lugar encima del cuadrilátero’‘.

González se marchó de San Antonio no solo con su reputación intacta, a pesar de la derrota por nocaut técnico en el décimo asalto, sino con la promesa de que Golden Boy exploraría la posibilidad de traerlo de vuelta en otro combate televisado a nivel nacional,.

Muchos expertos pronosticaban que Ramírez iba a triunfar de manera temprana por su mayor experiencia y trayectoria, pero González demostró que estaba dispuesto a luchar hasta el final, pese a que el mexicano llevó la voz cantante en la mayoría de los asaltos.

A pesar del resultado, González hizo gala de su estilo de venir adelante sin pensar en consecuencias y mostró una resistencia que frustró al mexicano, cansado de darle buenos golpes y sin lograr el resultado que esperaba, porque era el súper favorito de la mayoría.

“Algo que mucha gente no sabe es que Yunieski peleó con una lesión en el pie derecho’‘, reveló Franco. “El médico Osvaldo Nodarse hizo una gran labor, pero durante el combate volvió a padecer de un espolón que le molestaba mucho y no le permitía desplazarse como él quería’‘.

González sobrevivió a duras penas en el cuarto asalto, pero de alguna manera se mantuvo en pie, resistiendo los embates de Ramírez y devolviendo cuando podía algún que otro golpe, recordándole al mexicano que su poder no era cosa para tomar a la ligera.

Finalmente, el ataque final en el 10mo round encontró a un González ya incapacitado para resistir y defenderse, de forma que el tercer hombre en ring decidió intervenir y poner punto final a una pelea que capitalizó la última cartelera de DAZN en la temporada.

“El público mayoritariamente mexicano reconoció el corazón de Yunieski’‘, agregó Franco. “Al final nos fuimos a comer a un restaurante y cuando íbamos a pagar, la mesera nos dijo que la cuenta estaba pagada y nos mostró a una mesa donde unos mexicanos nos saludaban con gestos de respeto’‘.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.