Muy importante cerrar campo de refugiados en Matamoros: Jacobson

·3  min de lectura

Víctor Sancho, corresponsal

WASHINGTON, EU, febrero 12 (EL UNIVERSAL).- El gobierno de Estados Unidos mostró su urgencia para "cerrar" el campo de refugiados de Matamoros, Tamaulipas, en el que se agolpan miles de solicitantes de asilo varados a la espera de su turno en el proceso judicial migratorio de ese país por culpa del programa Protocolos de Protección Migratoria (MPP), conocidos como Permanecer en México, impuesto por el gobierno de Donald Trump y que la administración de Joe Biden está empezando a desmantelar con una primera fase para reaceptarlos.

"Es muy importante cerrar ese campamento, y asegurar que hay otras posibilidades para personas que llegan a la frontera que vivir en un campamento como eso", dijo en una llamada con periodistas Roberta Jacobson, asistente especial del presidente Biden y coordinadora de la frontera sud-occidental, a pregunta de EL UNIVERSAL.

La exembajadora estadounidense en México no ocultó que la situación de los migrantes en ese campo de refugiados es "muy dura", y por ese motivo la tramitación de los solicitantes de asilo que están en Matamoros es una "prioridad" por su situación de vulnerabilidad.

Para ello, anunció que el gobierno de Estados Unidos, en colaboración con el gobierno mexicano y el sector privado y fundaciones, se están encargando de aportar los fondos y recursos humanos para atender a la gente que se agolpa en ese campamento, mientras esperan que se resuelve su caso migratorio, un proceso que puede durar semanas o meses.

"Sé que es una respuesta insuficiente, pero nosotros vamos a empujar para más servicios, más estabilidad y seguridad, y para procesar la gente lo más rápido posible a los EU para su proceso de asilo", reconoció Jacobson.

En ese sentido, la funcionaria estadounidense reconoció que el foco de atención en la primera fase para revertir el MPP tiene que ser en los migrantes que están en Matamoros. "Si estamos enfocando en el criterio de vulnerabilidad, tenemos que poner la prioridad en Matamoros", añadió, y por ello urgió a todas las partes a asegurarse que no lleguen nuevas personas a ese campamento. La situación de vulnerabilidad en Matamoros combina no solo la insalubridad sino por la violencia de traficantes de personas y cárteles.

En la comunicación con periodistas, Jacobson se encargó de remarcar la urgencia de que los migrantes tengan "paciencia" y no llegue a la frontera, ya que si hacen caso al espejismo del efecto llamada, "las condiciones van a deteriorar otra vez y no podemos quizá atender". "No escuchen a traficantes y criminales que les digan que la frontera está abierta porque no está así", remarcó.

La revisión del sistema migratorio de Estados Unidos para convertirlo en un sistema "seguro, ordenado y humano" empezará la próxima semana con el inicio de la reaceptación gradual de los migrantes con casos activos bajo el MPP, que serán trasladados a territorio estadounidense para esperar su cita en las cortes. En una primera fase se espera poder procesar a los 25 mil casos activos que se estima que hay, con la apertura en tres puertos de entrada que tramitarán unos pocos centenares de casos al día.

Informó que en los próximos días, y con la cooperación de organizaciones internacionales, anunciarán una página web y un teléfono en el que registrarse para gestionar su trámite, por lo que no deben moverse de donde están y solo deben cumplir órdenes a medida que reciban información oficial. "Si se mueve ahora, se pone en peligro ellos y su familia, no solo por seguridad y salud pública, y no van a conseguir lo que quieren: cruzar la frontera de forma humana y segura", alertó la exembajadora.

El sistema se está diseñando a medida que se toman acciones, "estamos construyendo el avión mientras estamos volando", ilustró Jacobson, y aseguró que a futuro “vamos a crear otras fases, y se van a multiplicar las opciones si tienen paciencia” para poder solicitar asilo en los Estados Unidos. "Lo que no puedo decir es cómo vamos a tratar los casos en las siguientes fases, todavía estamos revisando", reconoció.

Sabiendo que la espera "es difícil", dijo, "queremos mandar el mensaje de esperanza".