Por qué es tan importante el canal de Suez

Rick Gladstone
·5  min de lectura
En una fotografía de la Autoridad del Canal de Suez, un barco equipado con una cuerda, en primer plano, intenta liberar al Ever Given, un buque de carga operado por la naviera Evergreen Shipping, que empezó a bloquear el tráfico del canal de Suez cuando encalló ahí. (Autoridad del Canal de Suez vía The New York Times)
En una fotografía de la Autoridad del Canal de Suez, un barco equipado con una cuerda, en primer plano, intenta liberar al Ever Given, un buque de carga operado por la naviera Evergreen Shipping, que empezó a bloquear el tráfico del canal de Suez cuando encalló ahí. (Autoridad del Canal de Suez vía The New York Times)

La vía navegable artificial de 193 kilómetros de largo conocida como el canal de Suez ha sido un potencial foco de tensión para el conflicto geopolítico desde que se abrió en 1869. Ahora el canal, un pasaje vital para los cargamentos internacionales, es noticia por un motivo distinto: un buque de carga japonés de 402 metros de largo, proveniente de China con destino a Europa, se ha quedado varado desde hace días, por lo que bloquea el paso de más de 100 embarcaciones y suscita preocupaciones en todo el mundo del comercio marítimo.

A continuación, algunos puntos básicos sobre la historia del canal, cómo funciona, cómo se varó la embarcación y lo que eso significa.

P: ¿Dónde está el canal de Suez?

R: El canal está en Egipto y conecta a Puerto Saíd en el mar Mediterráneo con el océano Índico por medio de la ciudad de Suez en el mar Rojo, al sur de Egipto. El pasaje permite el transporte más directo de cargamentos entre Europa y Asia, pues elimina la necesidad de circunnavegar África y ahorra días o semanas de travesía.

El canal es el más largo del mundo sin esclusas, las cuales conectan los cuerpos de agua en diferentes niveles. Sin esclusas que frenen el tráfico, el tiempo de traslado de un extremo a otro es de unas 13 o 15 horas, según una descripción que hizo GlobalSecurity.org.

P: ¿Quién construyó el canal de Suez y cuándo?

R: El canal, que en un inicio fue propiedad de inversionistas franceses, se concibió cuando Egipto estaba bajo el control del Imperio otomano a mediados del siglo XIX. La construcción comenzó en la ribera de Puerto Saíd a principios de 1859, la excavación tardó 10 años y el proyecto requirió un estimado de 1,5 millones de trabajadores.

Según la Autoridad del Canal de Suez, la agencia del gobierno egipcio a cargo del canal navegable, se reclutaban 20.000 obreros cada 10 meses para que ayudaran a construir el proyecto con “mano de obra muy mal remunerada y en condiciones deplorables”. Muchos trabajadores murieron de cólera y otras enfermedades.

El tumulto político en Egipto contra las potencias coloniales del Reino Unido y Francia hizo que los avances en la construcción del canal fuesen lentos y el costo final fuese de aproximadamente el doble del monto inicial proyectado de 50 millones de dólares.

P: ¿Qué país controla el canal ahora?

R: Tras años de negociaciones con Egipto, las potencias británicas que controlaron el canal durante las dos primeras guerras mundiales retiraron sus fuerzas del territorio en 1956 por lo que, en la práctica, le cedieron la autoridad al gobierno egipcio liderado por el presidente Gamal Abdel Nasser.

P: ¿En qué consistió la ‘crisis de Suez’ que casi provoca una guerra?

R: La crisis comenzó en 1956 cuando el presidente de Egipto nacionalizó el canal tras la retirada del Reino Unido. Tomó otras medidas que Israel y sus aliados de Occidente consideraron amenazas a la seguridad, lo cual derivó en una intervención militar por parte de las fuerzas armadas israelíes, británicas y francesas.

La crisis forzó un cierre temporal del canal y elevó el riesgo de involucrar a la Unión Soviética y a Estados Unidos. Todo terminó a principios de 1957 con un convenio supervisado por las Naciones Unidas, que desplegaron a su primer cuerpo de fuerzas de paz en el área. El resultado se vio como un triunfo para el nacionalismo egipcio, pero su legado fue parte del trasfondo de la Guerra Fría.

La crisis de Suez también forma parte de la trama del primer episodio de la segunda temporada de “The Crown”, la aclamada serie de Netflix sobre la familia real británica, que se centró en la dificultad que tuvo el entonces primer ministro británico, Anthony Eden, para saber cómo responder.

P: ¿El canal de Suez estaba diseñado para lidiar con la enorme embarcación que encalló?

R: La embarcación varada, el Ever Given, operada por la naviera Evergreen Shipping, es uno de los buques de carga más grandes del mundo; tiene aproximadamente la misma longitud que el Empire State.

Aunque en un principio el canal se diseñó para embarcaciones mucho más pequeñas, su cauce se ha ampliado y profundizado varias veces; la renovación más reciente fue hace seis años y costó más de 8000 millones de dólares.

P: ¿Qué causó el encallamiento del navío y qué se está haciendo al respecto?

R: Se cree que la escasa visibilidad y los fuertes vientos provocaron que los contenedores apilados del Ever Given actuaran como velas. Eso hizo que se desviara de su ruta y encallara.

El equipo de salvamento marítimo ha intentado varios remedios: jalarlo con remolcadores, dragar el lecho bajo el casco y usar una pala cargadora para excavar el dique oriental, donde está atascada la proa. Sin embargo, hasta la noche del jueves, el tamaño y el peso de la embarcación, de 200.000 toneladas, ha frustrado los esfuerzos del equipo.

Algunos expertos en salvamento marítimo han dicho que quizá la naturaleza logre lo que los remolcadores y las dragas no pudieron. Una marea alta estacional prevista para el domingo o el lunes podría añadir unos 45 centímetros de profundidad al canal, lo cual tal vez ayude a desvarar el buque.

P: Si el Ever Given se queda varado, ¿qué repercusiones habría?

R: Eso depende de cuánto tiempo permanezca cerrado el canal, el cual se cree que maneja un 10 por ciento del tráfico marítimo comercial a nivel mundial. TradeWinds, una publicación de noticias sobre la industria marítima, declaró que dado que hay más de 100 navíos en espera de atravesar el canal, tan solo ese aglomeramiento podría tardar más de una semana en despejarse.

Un cierre prolongado podría ser inmensamente costoso para los propietarios de las embarcaciones que están esperando para usar el canal. Algunos quizá prefieran no arriesgar tanto y desvíen la ruta de sus navíos para rodear África.

El propietario del Ever Given ya enfrenta millones de dólares en reclamos de seguros y el costo de los servicios de salvamento de emergencia. El gobierno de Egipto, que en 2020 recibió 5610 millones de dólares en ingresos por los peajes del canal, también tiene un interés vital en desencallar el Ever Given y reabrir la vía navegable.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company