Implican a Bielorrusia en campaña cibernética contra la OTAN

·2  min de lectura
CIBERSEGURIDAD-BIELORRUSIA (AP)
CIBERSEGURIDAD-BIELORRUSIA (AP)

Bielorrusia está implicada en una campaña híbrida de hackeo y desinformación contra miembros de la OTAN en Europa del este desde 2016 con el fin de sembrar la discordia en la alianza militar, robar información confidencial y espiar a los disidentes, afirman investigadores en ciberseguridad.

El informe de la prominente firma de estadounidense de ciberseguridad Mandiant, conocido el martes, parece implicar por primera vez a Bielorrusia en la campaña conocida como Ghostwriter (autor fantasma). Países de la Unión Europea han dicho que sospechaban de la participación de Rusia, aliado estrecho de Bielorrusia, y Polonia ha acusado directamente a Moscú de hackear correos electrónicos de funcionarios y filtrarlos online.

Mandiant dijo que tenía pruebas forenses contundentes de la participación de Bielorrusia en el hackeo —cuyos blancos incluyen legisladores alemanes— pero que no tenía pruebas directas de la participación rusa, aunque ello no la descarta y atribuir ciberoperaciones puede ser difícil.

El gobierno de Bielorrusia no respondió de inmediato a un pedido de declaraciones. Un funcionario de prensa en la embajada rusa en Washington no quiso hacer declaraciones sobre la presunta participación rusa en Ghostwriter. Los funcionarios rusos rechazan rutinariamente las acusaciones de hackeo y desinformación.

Mandiant es una de las empresas de investigación cibernética más cuidadosas y respetadas. Colabora estrechamente con las policías y agencias de inteligencia occidentales y ha estado rastreando la actividad de Ghostwriter, sobre la que emite periódicamente informes actualizados.

Si director de análisis de ciberespionaje, Ben Read, no quiso entrar en detalles acerca de por qué Mandiant tiene tanta certeza de que el gobierno bielorruso asistió técnicamente a los piratas y por qué dice que probablemente están radicados en Minsk, la capital del país. Se limitó a decir que dejaron huellas digitales y que otras fuentes corroboraron las conclusiones de Mandiant. Tampoco explicó por qué los investigadores creen que las fuerzas armadas bielorrusas también están implicadas con los hackers para proteger sus fuentes y métodos.

Los blancos principales de la campaña de hackeo y desinformación han sido Polonia, Lituania y Letonia, miembros de la OTAN en la tensa frontera oriental de la alianza, así como Ucrania, que mantiene un conflicto militar de bajo nivel con separatistas respaldados por Rusia desde 2014.

También atacaron a medios de prensa y opositores políticos del autócrata bielorruso Aleksander Lukashenko, un estrecho aliado de Moscú, antes de la elección de 2020. Se le acusa de haber amañado su reelección, lo que provocó enormes protestas callejeras reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad. Algunos de los opositores fueron arrestados, dijo Mandiant.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.