Es imperioso generar más justicia social en AL: Alberto Fernández

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 23 (EL UNIVERSAL).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, señaló que no solo no es imposible sino que además es imperioso alcanzar la justicia social en la región de América Latina.

Al hablar ante la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, el mandatario argentino señaló que la Pandemia por Covid-19 ha enfrentado a la Humanidad a un hecho doloroso y desconocido.

La Pandemia, señaló, nos ha obligado a revisar el presente y observar qué es lo que no está funcionando bien.

"Que tomemos el toro por los cuernos, hagamos lo que tengamos que hacer y que se genere más justicia social. Eso no es imposible, es imperioso que lo hagamos, que entendamos porque la pandemia nos lo ha demostrado que la unidad de nuestro continente es central para poder progresar", dijo.

Pidió unidad en la diversidad, señaló, porque, "nada hay menos democrático que el discurso único. Estar unidos es respetarnos en la diversidad, trabajar juntos".

En su discurso ante el Pleno del Senado señaló que ante un ser tan minúsculo que no se puede ver, la Humanidad no ha tenido capacidad de reacción ni ha sabido cómo enfrentarlo; nos ha tocado vivir en una incertidumbre.

El sistema en el que vivíamos era profundamente injusto donde la riqueza se distribuía entre muy pocos y la miseria, entre muchos.

"Era un sistema profundamente injusto. Nos dimos cuenta que cuando el virus nos obligaba a quedarnos en casa, cuánta culpa tuvimos como humanidad para haber construido semejante mundo, tan profundamente desigual", dijo.

La Pandemia dejó a todos en el mismo lugar: el de la incertidumbre y el miedo de no saber cómo enfrentar lo desconocido. En América Latina, dijo, nos encontró dispersos.

"Ni siquiera frente a la Pandemia tuvimos la oportunidad de unirnos para ver qué podíamos hacer juntos y enfrentar semejante flagelo".

Lamentó que aún en medio del drama por el que están atravesando todos los países, 10 naciones ricas se hayan apropiado de las vacunas disponibles contra la Covid-19 y que ante ello, los países más pobres tengan que batallar contra las empresas únicamente para hacer válidos los contratos.