El imperialismo ruso es una amenaza para Europa, no para en América Latina

AP

¿Por qué son pocas las voces en América Latina que se levantan para condenar con firmeza la invasión rusa a Ucrania? Planteamos la pregunta al profesor de historia contemporánea Juan Avilés, la doctora en Ciencias Sociales Adriana Amado y las especialistas en Relaciones Internacionales Ruth Ferrero y Edmé Domínguez.

Para saludar este 2023, los rusos parecen haber decidido dar un salto en el tiempo, al menos hasta la Guerra Fría. En la televisión pública rusa, las canciones, las risas y los bailes acompañaron un discurso altamente nacionalista al tiempo que los bombardeos contra los civiles ucranianos no dieron tregua para esa fecha.

"Si uno miraba la estética, parecía un programa de la época de la Guerra Fría. Confirmaba esa vocación imperialista, el estilo propagandístico, la perspectiva de un mundo que ya no existe. Estamos ante un país con una mirada muy retrógrada, con pretensiones imperiales donde los artistas y los militares asienten. Se nota además el autoritarismo que también debe soportar el pueblo ruso", dice Adriana Amado, doctora en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO, Magister en Comunicación Institucional y Licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires.

Para Ruth Ferrero, profesora de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid e investigadora escrita al Instituto Complutense de Estudios Internacionales, "Putin ha utilizado un discurso que es muy etno-nacionalista. Es un discurso que se sostiene sobre el principio de la superioridad de los rusos como eslavos frente a otros pueblos eslavos y que forma parte también de ese espíritu de expansión imperial que lo caracteriza".

Putin quiere reconstruir el imperio ruso


Leer más sobre RFI Español