Impensable, crecimiento económico sin acción climática: PNUD

* “Costos de recuperación económica tras pandemia son incalculables”

Nueva York, 14 May (Notimex).- El bloqueo global resultante de la COVID-19 está dando al planeta un respiro, al menos temporalmente: la productividad industrial ha disminuido y los vuelos y el transporte por carretera se han detenido, lo que ha provocado un fuerte descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las imágenes satelitales de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA) y la Agencia Espacial Europea, muestran que la calidad del aire ha mejorado significativamente desde que comenzó la pandemia.

La modelización preliminar en la Unión Europea (UE) determina que sus emisiones de gases de efecto invernadero pueden caer un 24.4 por ciento en comparación con su objetivo de emisiones para 2020. En China, se desplomaron a 200 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2), lo que representa una disminución promedio del 25 por ciento en febrero, en comparación con antes del brote.

La tendencia a la baja es evidencia de que se pueden lograr mejoras dramáticas rápidas en la calidad del aire y el cambio climático, afirma el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El grupo de expertos con sede en el Reino Unido, Carbon Brief, proyecta que este periodo de emisiones globales reducidas significará un recorte del 5.5 por ciento para fines de 2020, si la trayectoria de la pandemia continúa.

Hay una renovada esperanza de que los objetivos del Acuerdo de París todavía se puedan lograr: reducir las emisiones a la mitad para 2030 y alcanzar el cero neto para 2050.

Pero las ganancias para el cambio climático y el Día de la Tierra 2020 vienen con intercambios brutales: los cientos de miles de personas muertas, el trauma psicológico asociado con la escalada de la violencia doméstica, la inseguridad del ingreso familiar y los temores por la salud de trabajadores de primera línea y esenciales, por nombrar algunos.

La pandemia provocó que la demanda de petróleo cayera a un cero histórico el 21 de abril. A medida que los países se esfuerzan por reiniciar sus economías, los objetivos globales para implementar el Acuerdo de París pueden verse frustrados, lo cual tendrá un gran costo para el medio ambiente si hay un resurgimiento de la demanda de petróleo barato.

A medida que las economías se recuperan, las emisiones de carbono pueden volver a los niveles previos a la pandemia, o incluso superarlos, como fue el caso de la crisis financiera de 2008, debido en gran parte a disfunciones estructurales no abordadas en los mercados y sistemas financieros.

No repetir el pasado requiere que los países reflexionen sobre las lecciones aprendidas e inviertan en cambios sistémicos derivados del Acuerdo de París y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), requiere superar una brecha crítica de financiamiento global de entre 2.5 y 3 billones de dólares por año.

Ahora con la pandemia, los costos de recuperación económica para un mundo mejor son casi incalculables.

El bloqueo ha inspirado la apreciación de las posibilidades en paisajes urbanos previamente contaminados, ya que ahora vemos aire limpio, cielos despejados y el regreso de la naturaleza. Con esto, a la humanidad se le está dando una idea de cómo podría ser el planeta si los países promueven una vida sostenible.

Las personas también han demostrado grandes actos de solidaridad y han adoptado nuevos valores sociales, como aprender a vivir de manera menos extravagante y reflexionar sobre el consumismo y los estilos de vida sostenibles.

Se requiere más cooperación global para respetar los cambios en los valores sociales y preservar los logros alcanzados para el clima antes de la pandemia. Esto significa trabajar más para una economía baja en carbono.

El PNUD trabaja con socios en más de 100 países, a través de su Climate Promise, una extensa cartera de cambio climático global que ayuda a los países a abordar simultáneamente la crisis climática y la pandemia de la COVID-19.

También apoya a varios países a través de la iniciativa Solar For Health, que ha instalado más de 900 sistemas solares en centros de salud y clínicas en comunidades rurales y desatendidas en países como Angola, Chad, Liberia, Libia, Namibia, Nepal, Sudán, Sur Sudán, Yemen, Zambia y Zimbabwe.

En 2019, el cuidado del planeta se centraba en la protección de especies y ecosistemas. Este año, y en las próximas décadas, se debe hacer hincapié en la desinversión de combustibles fósiles, aumentar la energía renovable y trabajar con la naturaleza para fortalecer el planeta.

“Se requiere una ambición renovada para reconstruir el planeta y mejorar la vida de las personas más rezagadas en el desarrollo global. Esto puede comenzar ahora, integrando la acción climática y las soluciones basadas en la naturaleza en paquetes de estímulo, fondos de solidaridad y respuestas socioeconómicas”, concluyó la agencia de la ONU.

-Fin de nota-

NTX/MADA/AEG